7 artículos que nunca debes compartir

Doctora nos advierte sobre los objetos que deben ser de uso estrictamente personal
7 artículos que nunca debes compartir

Como parte de la buena crianza, desde niños se nos inculca el valor del compartir, sin embargo la generosa acción tiene su prohibición cuando se trata de ciertos artículos que son netamente personales.

Y es que como señala la Dra. Mariasol Peña, especialista en Enfermedades Infecciosas y vinculada a Kaiser Permanente en Downey, California, “el compartir ciertos artículos de uso personal puede convertirse en una vía de transmisión de varios tipos de gérmenes que pueden causar enfermedades e infecciones con bacterias, virus y parásitos”.

Entre las enfermedades delicadas que se pueden transmitir se encuentran, por ejemplo, la hepatitis tipos B y C.

Es así que ante estos comprobados peligros, la experta en enfermedades infecciosas te recomienda nunca compartir los siguientes artículos:

1. Cepillo de dientes

“La boca alberga diferentes tipos de microorganismos que se transfieren al cepillo de dientes cuando lo usamos”, explica la Dra. Peña. “Algunas enfermedades que se pueden contraer por el cepillo de dientes son caries por Streptococcus mutans [la bacteria que causa caries], herpes labial y hongos’.

Fuera de esto, cuando  las encías sangran, esto también puede causar la transmisión de enfermedades infecciosas que hasta pueden llegar al corazón. En personas con sistemas inmunes comprometidos el entrar en contacto con los gérmenes de alguien más, puede ser especialmente peligroso, resalta la doctora.

2. Ropa interior y trajes de baños

Estas prendas deben ser de uso súper personal debido a que todos tenemos bacterias y microorganismos en la piel de nuestras partes íntimas.

“Además, como producimos un flujo corporal en esas zonas,  cuando compartimos estas prendas estamos compartiendo posibles infecciones producidas por hongos, parásitos, virus y algunas bacterias”, acentúa la Dra. Peña. “Entre las más comunes están la candidiasis, producida por un hongo llamado Cándida Albicans y la vaginosis bacteriana”.

La candidiasis es una de las enfermedades que se transmiten tras usar la ropa interior o los trajes de baño de otras personas o prestar las prendas de uno.
La candidiasis es una de las enfermedades que se transmiten tras usar la ropa interior o los trajes de baño de otras personas o prestar las prendas de uno./Shutterstock

3. Artículos de belleza y brochas de maquillaje

A través del maquillaje y las brochas se puede compartir ciertas bacterias en la piel, la boca y los ojos y contraer infecciones como la conjuntivitis. Esto también puede resultar en la aparición de acné u orzuelos en los ojos.

La conjuntivitis es una de las infecciones a los ojos que se transmiten al compartir maquillajes, pinceles o brochas.
La conjuntivitis es una de las infecciones a los ojos que se transmiten al compartir maquillajes, pinceles o brochas. /Shutterstock

4. Corta uñas y rastrillos

Los cortaúñas, al igual que las limas y las piedras pómez, son utensilios que pueden transportar gérmenes y bacterias de una persona a otra. Si alguien tiene un hongo y otra persona usa su lima de uñas o cortaúñas,  puede terminar sufriendo de lo mismo. Además, cuando tenemos alguna pequeña herida o lesión en la piel, aumenta el riesgo de transmisión de infecciones, tales como Hepatitis C y ciertas infecciones de estafilococo. Es por eso que se aconseja que después de cada uso se limpien de manera rigurosa con alcohol.

El compartir rastrillos o rasuradoras (u otro tipo de artículos que se usan para retirar el vello de rostro, axilas, piernas y zona púbica) resulta también peligroso, ya que, cuando uno se afeita, la navaja recoge las células muertas de la piel y se mezclan con las bacterias que viven en nuestra piel. En algunas personas, estas pueden ser inofensivas, pero en otras pueden ser nocivas. Y aunque es poco probable, si existe un riesgo de contraer ciertas enfermedades al compartir rastrillos si hay alguna cortadura.

Los corta uñas y las rasuradoras son personales, al compartirlas se umenta el riesgo de transmisión de infecciones, tales como Hepatitis C y ciertas infecciones de estafilococo.
Los corta uñas y las rasuradoras son personales, al compartirlas se aumenta el riesgo de transmisión de infecciones, tales como Hepatitis C y ciertas infecciones de estafilococo. /Shutterstock

5. Jabón en barra y toallas

Uno pensaría que el jabón en barra se autolimpia, sin embargo se ha comprobado que después de cada uso, la barra se cubre de microrganismos presentes en la piel. Y si la barra se encuentra en una “jabonera”, la humedad produce un mayor número de bacterias, hongos y virus, llegando a causar norovirus (gastroenteritis) y la temida MRSA (o methicillin-resistant Staphylococcus aureus, una bacteria infecciosa que es altamente resistente a los antibióticos).

Es así que para prevenir las enfermedades e infecciones que se adquieren por estar compartiendo el jabón de barra, la recomendación es optar por el uso del jabón líquido, que pueden aplicarse en el cuerpo simplemente con la mano o con esponjas que también deben ser de uso personal.

Asimismo, el compartir la toalla de baño después de ser usada puede propagar infecciones, transmitir hongos en la piel, bacterias que causan el acné  e incluso conjuntivitis. Esto se debe a que la humedad ayuda a cultivar los gérmenes que nos quitamos al secarnos el cuerpo.

Las barras de jabón no se comparten. Éstas se cubren de microrganismos presentes en la piel que que pueden crear afecciones.
Las barras de jabón no se comparten. Éstas se cubren de microrganismos presentes en la piel que que pueden crear afecciones./Shutterstok

6. Aerosol nasal

Vale la pena resaltar este artículo en esta temporada de resfríos, ya que el uso de aerosoles nasales es común y no se debe hacer.

La pieza (del aerosol0 que se introduce en la nariz —dice la experta— puede contener muchas bacterias y virus que se encuentran en la vía respiratoria, como el staphylococcus aureus [estafilococo áureo o estafilococo dorado], una bacteria que se encuentra ampliamente distribuida por todo el mundo.

El aerosol nasal de otra persona puede contener bacterias o virus.
El aerosol nasal de otra persona puede contener bacterias o virus. /Shutterstock

7. Cepillo para el cabello

Este artículo es súper personal ya que el cuero cabelludo contiene bacterias y en ciertos casos también puede tener piojos.

“Al cepillar el pelo, los piojos se pueden adjuntar al cepillo y estos organismos se pueden transmitir a otras personas si usan el mismo cepillo”, detalla la Dra. Peña.