Caso de ‘Baby Hope’ se convierte en batalla sobre libertad de prensa

Abogado defensor dijo que Conrado Juárez está "muy frustrado" por lo mucho que se ha tardado en comenzar el juicio
Sigue a El Diario NY en Facebook
Caso de ‘Baby Hope’ se convierte en batalla sobre libertad de prensa
Conrado Juárez ha estado más de tres años esperando por su juicio.
Foto: AP

Conrado Juárez ha pasado tres años y tres meses en la cárcel esperando que comience el juicio sobre el asesinato de su prima Anjélica Castillo. Lo que se supone que sea un juicio sobre la trágica muerte de una niña, se ha convertido en una batalla legal sobre el periodismo en el estado de Nueva York.

En una audiencia este lunes en la Corte Criminal de Manhattan, la jueza Bonnie G. Wittner nuevamente pospuso el caso hasta el 20 de marzo ya que la fiscal Melissa Mourges está apelando la decisión de la Corte de Apelaciones que determinó que la periodista Francis Robles no tiene que testificar en el caso.

El cuerpo de Castillo fue encontrado por jornaleros en unos matorrales en el sector de Inwood, en el Alto Manhattan, el 23 de julio de 1991. En ese entonces no se sabía la identidad de la pequeña y los miembros del Departamento de Policía (NYPD) bautizaron a la pequeña como ‘Baby Hope’ o bebé esperanza.

Pero no fue hasta el 2013, que una pista llevó al arresto de Juárez el 11 octubre del 2013. Durante un interrogatorio que duró 14 horas sin abogado, el hombre confesó que había violado a la niña de 4 años y luego ahogado con una almohada, cuando la menor se había quedado en su apartamento en 1991.

Aunque le confesó a la Policía, Juárez se declaró no culpable ante la corte.

Días después que le presentaron un cargo de asesinato en segundo grado por la muerte de Anjélica, la periodista del New York Times Francis Robles entrevistó al hombre en la cárcel de Rikers Island. Allí, él le dijo que ayudó a esconder el cuerpo de Castillo pero que no la asesinó.

Según la Ley de Protección del estado, los reporteros no tienen que entregar sus notas o testificar en la corte a no ser que tengan pruebas “críticas y necesarias”.

En agosto del 2016, la jueza Bonnie Wittner ordenó que Robles sí tenía que testificar ante la corte, pero el fallo fue desestimado por la corte de apelaciones el 20 de octubre del mismo, luego que se determinara que las notas de la entrevista de Robles no eran “críticas o necesarias” para el juicio.

Ahora la Fiscalía está apelando esa decisión.

Entre tanto, Juárez está en el limbo en el sistema correccional de Nueva York y “muy frustrado” por todo el tiempo ha pasado, según indicó su abogado Michael J. Croce.

El defensor no aprueba en lo absoluto que la Fiscalía esté tratando de hacer que la reportera testifique. “Yo creo que están usando los credenciales y prestigio de esta reportera para darle crédito a una declaración que él nunca le dio a la reportera”, expresó.

Croce alega que el video donde su cliente confesó fue una coerción policial. El abogado dijo que la Policía pudo haber grabado toda la interrogación. “Si estos oficiales no tienen nada que esconder, ¿por qué no lo grabaron? La contestación es simple, ellos no quieren que sepas cómo es que hacen a las personas hablar”, expresó.

La Fiscalía de Manhattan indicó que no puede hacer comentarios sobre casos abiertos.

Los abogados volverán a la corte criminal el 20 de marzo.