Volkswagen Fun Cup Miami 2017 pasión por el Beetle

La Volkswagen Fun Cup Miami 2017, que compitió por primera vez en su historia en Estados Unidos, es una serie que hace verdadero honor a su nombre, pues sus pilotos participan por el placer de manejar en pista, mucho más…
Sigue a El Diario NY en Facebook

Loading the player...

La Volkswagen Fun Cup Miami 2017, que compitió por primera vez en su historia en Estados Unidos, es una serie que hace verdadero honor a su nombre, pues sus pilotos participan por el placer de manejar en pista, mucho más que por el ansia de ganar.

Aunque es una serie exclusiva para réplicas del Volkswagen Beetle, su fundación fue en Bélgica (1997) y no en Alemania, de donde es originario el legendario escarabajo.

Todos los autos son idénticos y están equipados con el motor Volkswagen Turbo de 2.0 litros que genera 170 caballos de fuerza, para desarrollar velocidad de hasta 125 millas por hora (200 km./h), gracias a que su peso total es de apenas 1,700 libras (760 kgs).

Con apenas 94.5 pulgadas de distancia entre los ejes, los autos de la Volkswagen Fun Cup son similares en tamaño a la generación del Beetle de 1972, aunque tienen menos largo general, son un poco más anchos y más bajos para aprovechar el máximo la aerodinámica, que se completa con un alerón trasero.

El tanque de gasolina con capacidad para 12 galones está al frente lo que contribuye a un balance casi perfecto del peso.

Volkswagen Fun Cup Miami 2017, pasión por el Beetle

Volkswagen Fun Cup Miami 2017, pasión por el Beetle

El motor va acoplado a la transmisión automática DSG de seis cambios y doble embrague y las llantas son radiales para todo clima, por lo que las carreras se pueden realizar en condiciones secas o de lluvia.

Ese fue el caso en el Homestead-Miami Speedway a donde llegaron 34 equipos para participar en una carrera de tres horas el sábado bajo un sol radiante y una de seis horas el domingo, bajo condiciones de lluvia y temperaturas de 50 grados F.

Y aunque para la mayoría de los entusiastas del automovilismo, el objetivo principal de una carrera es la victoria, en este caso, reina la pasión por los Volkswagen Beetle en primer lugar, y la camaradería entre los pilotos.

“Este es un grupo de amigos que viene a divertirse y a pasarla bien en uno de sus autos favoritos … el resto es totalmente secundario”, dijo Franz Dubois, el creador y organizador de las carreras, quien asiste a cada una de las fechas y está al tanto de cada detalles.

La Volkswagen Fun Cup es una organización privada sin relación directa con Volkswagen y para participar todo lo que hay que hacer es pagar la cuota por cada carrera, que por lo general es de alrededor de $11,000 para las fechas en Europa.

En el caso del fin de semana en el Homestead-Miami Speedway, el costo se elevó a $20,000 por auto por el traslado de los vehículos, los pasajes de avión y el alojamiento, pero tomando en cuanta que cada equipo tiene entre tres y cuatro pilotos, se trata de una serie accesible para prácticamente todos los presupuestos.

La organización Fun Cup vende los autos, que tiene un costo aproximado de $55,000 o bien lo alquila para una carrera o toda la temporada, que en Europa tiene fechas en Gran Bretaña, Francia, España, Italia, Alemania y el evento principal con las 25 Horas de Spa-Francochamps, donde participan hasta 115 equipos, el máximo que puede acomodar la legendaria pista en Bélgica.

Además de las 25 Horas de Spa-Francochamps, que es reconocida como la carrera de resistencia más larga del mundo, la Volkswagen Fun Cup tiene una carrera en el legendario, Nürburgring de Alemania, donde termina la temporada cada noviembre.

La visita a Miami fue la primera y aunque no hay planes fijos para volver, los organizadores no descartaron la posibilidad de regresar a Estados Unidos para aprovechar pistas como el Homestead-Miami Speedway u otras en otros estados donde el invierno no es tan cruel como en Europa en enero y febrero.

Más información: Volkswagen Fun Cup.