Marmotas se contradicen sobre el invierno. ¿Cuál tiene la razón?

Chuck y Phil dan pronósticos distintos sobre la extensión de la temporada más fría del año

Chuck, de Staten Island, predijo la llegada pronto de la primavera.
Chuck, de Staten Island, predijo la llegada pronto de la primavera.
Foto: Getty Images

Los neoyorquinos recibieron una muy buena noticia esta mañana por parte de la marmota Chuck de Staten Island: Que la primavera está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, ese pronóstico fue contradicho por la más famosa marmota Phil de Filadelfia, que predijo seis semanas más de invierno.

El veredicto dividido se produjo durante los tradicionales eventos simultáneos que se realizaron esta mañana en los zoológicos de Staten Island y de Punxsutawney, en Filadelfia, a los cuales acudieron decenas de espectadores para ver cuando las marmotas salen de sus cuevas y si ven o no su sombra, acto con el cual se predice la longitud de la actual temporada de invierno.

De acuerdo a una leyenda alemana, si la marmota ve su sombra el 2 de febrero, el invierno durará otras seis semanas. Si por el contrario no la ve, entonces se cree que la primavera está a la vuelta de la esquina.

Los records demuestran que Chuck ha estado correcto en el 80% de los casos. Mientras que Phil, desde 1887 cuando se empezó a tener registros de este evento, ha predijo largos inviernos en 102 oportunidades, mientras que ha pronosticado una temprana primavera solamente en 18 veces.

Este jueves en Staten Island volvió a resaltar la ausencia del alcalde Bill de Blasio por segundo año seguido, lo que fue aprovechado por varios de los funcionarios electos presentes para hacer bromas en referencia a que la marmota estaba a salvo.

“Quiero que Chuck sepa que está a salvo con nosotros”, dijo el contralor Scott Stringer.

Los comentarios hacían referencia a que hace tres años De Blasio fue el encargado de sacar a la marmota de la cueva y la dejó caer al suelo, lo que habría sido parte de la causas que provocaron la muerte del animal varios días después.