No te creerás quién es el nuevo entrenador del ex de JLo

Casper Smart ha compartido un video sudando la gota gorda con una mega estrella del cine de acción
No te creerás quién es el nuevo entrenador del ex de JLo
¿Una pista? Su entrenador "no puede sentir las piernas".
Foto: Instagram

En los últimos meses el guapo Casper Smart se ha dedicado a entrenar en cuerpo y alma para cambiar su esbelta figura de bailarín en favor de una más musculosa, un proceso que ha venido documentando además fielmente en sus redes sociales.

Con ese objetivo, el exnovio de Jennifer Lopez ha decidido recurrir a la inestimable ayuda de Sylvester Stallone, una de las estrellas más corpulentas de la historia con permiso de su amigo y rival Arnold Schwarzenegger.

El veterano actor y protagonista de ‘Rocky’ ha compartido con el coreógrafo algunos de sus trucos para optimizar sus entrenamientos que, por la cara de sufrimiento que luce Casper en las imágenes que ha compartido en sus redes sociales, no parecen ser para todos los públicos.

Un día normal, haciendo flexiones con cadenas junto a Sylvester Stallone y Laurence NG [entrenador de ambos]”, anunció Casper en su cuenta de Instagram junto a un vídeo en el que aparece haciendo flexiones mientras Stallone le coloca alrededor del pecho unas cadenas de aspecto muy pesado.

Puede que tras esa experiencia Casper decida regresar a su propia rutina de ejercicios, que comenzó en 2015 cuando tuvo que ponerse en forma para interpretar a un luchador en la película ‘Street’.

“No puedo aumentar de talla solo con el boxeo: incluye tanto ejercicio de cardio que acabo perdiendo peso, así que también tengo que hacer pesas”, explicaba en aquel momento el coreógrafo a People, antes de dar detalles sobre cómo comenzó su transformación física.

“Tenía que boxear y ensayar las peleas una hora y media al día, y después rodaba durante otras doce. Tras acabar el rodaje, generalmente alrededor de la medianoche o la una de la madrugada,  me iba al gimnasio una hora u hora y media, y después a la sauna unos 15 minutos. Después dormía seis horas, ¡y vuelta a empezar!”.