Se suicidó al recibir un diagnóstico erróneo de Alzheimer

Al saber lo que supuestamente padecía, cayó en una profunda depresión
Se suicidó al recibir un diagnóstico erróneo de Alzheimer
Más de 30 personas demandan a la Toledo Clinic por diagnósticos erróneos.
Foto: Shutterstock

Todo comenzó cuando su esposa, Kay Taynor, acudió al Centro Cognitivo de la Toledo Clinic, donde recibió un diagnóstico de Alzheimer.

Gary, un hombre de 48 años, asistió a una cita médica en el mismo lugar de Toledo, Ohio. Recibió el mismo diagnóstico: Alzheimer; pero a diferencia de su cónyuge, él cayó en una profunda depresión.

Pasaba sus días tirado en un sillón, hasta que finalmente se pegó un tiro en el garage de su casa. Los resultados de la autopsia fueron demoledores: no había ningún indicio de Alzheimer.

De acuerdo con la agencia AP, más de 30 personas están demandando a la Toledo Clinic por diagnósticos erróneos de Alzheimer y de otros tipos de demencia. El Centro Cognitivo no contaba con ninguna licencia médica ni psicológica para diagnosticar la enfermedad y cerró repentinamente a principios de 2016.

Otro caso es el de Shawn Blazsek, un boxeador y jugador de futbol americano de 33 años que comenzó a olvidar detalles cotidianos como la forma de amarrar las agujetas. Acudió a la Toledo Clinic y le dijeron que tenía Alzheimer.

Recibió un estimado de vida de 10 años más. Shawn comenzó a planear medidas junto a su esposa y tomó una decisión muy personal: reunió un frasco con pastillas para dormir y escribió en él una nota que decía que debía ingerirlas todas el día que olvidara los nombres de sus hijos.

Afortunadamente ese día no llegó y Blazsek se hizo otro estudio que negó que padeciera la enfermedad.

Hasta el momento no se han radicado cargos contra la doctora en Ciencias de la Psicología, Sherry-Ann Jenkins, quien abrió el Centro Cognitivo al inicio de 2015.