Multa de $3.2 millones a una constructora por robo de salario

La mayoría de las 36 víctimas fueron inmigrantes

Multa de $3.2 millones a una constructora por robo de salario
El contralor Scott Stringer firma orden para el pago de millones de dolares en salarios robados a trabajadores de la construccion.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Cuando Luis Gómez comenzó a trabajar para la compañía K.S. Contracting Corporation, notó algo extraño en la forma en la que le pagaban. Este ecuatoriano explicó el lunes a El Diario que su jefe le daba un cheque y le mandaba a retirar el dinero en efectivo para dárselo después a los supervisores quienes luego lo distribuían entre varios jornaleros.

“¿Por qué no me pagas los $54 a la hora que me estoy ganando?”, preguntó a su supervisor. Este ignoró sus preocupaciones. “A mi me pagaba solo $100 por día”, dijo este padre de tres hijos,  que tendría que haber recibido un salario de $432 por día de trabajo. Con todo, Gómez, trabajó alrededor de ocho años con esta firma que dejó hace cinco por las injusticias salariales, entre ellas la falta de pago de horas extra.

Luis Gomez. Contralor Scott Stringer firma orden para el pago de millones de dolares en salarios robados a trabajadores de la construccion.
Luis Gómez ahora trabaja independientemente. Foto: Mariela Lombard- El Diario NY

Pero el día de justicia llegó para Gómez y otros 35 trabajadores de construcción de esta empresa. Ayer lunes el contralor de Nueva York, Scott Stringer, impuso una multa de $3.2 millones a K.S. Contracting y su dueño, Paresh Shah, por no pagar a sus trabajadores  el sueldo prevalente que debía haber abonado. La mayoría de ellos son inmigrantes de Latinoamérica, el Sureste Asiático y las Antillas y entre agosto de 2008 y noviembre de 2011 perdieron $1.7 millones en sueldos y beneficios por la estafa de esta constructora que tenía siete obras de la ciudad. En sus informes a la ciudad, K.S Contracting reportaba a las autoridades que pagaba salarios y beneficios a partir de $50 la hora pero en realidad retribuía a los trabajadores en metálico a partir de $90 al día.

La queja de uno de los trabajadores, en mayo de 2010, dió lugar a la apertura de una investigación que ha durado varios años en los que ha habido citaciones y se han examinado evidencias que han destapado este fraude a los trabajadores. El juicio administrativo tuvo lugar en mayo de 2016

“Los contratistas quizá piensan que pueden aprovecharse de los inmigrantes, pero estamos enviando un mensaje claro, mi oficina va a luchar por todos los trabajadores de la ciudad de Nueva York. Esta es una cuestión de equidad y responsabilidad básica”, manifestó Stringer quien enfatizó que protegerá a los inmigrantes tengan el estatus migratorio que tengan.

K.S. Contracting había recibido contratos públicos de más de $21 millones por parte de los departamentos de Diseño y Construcción, Parques y Recreación, y el de Saneamiento entre 2007 y 2010. Stringer prohibió que tanto la constructora como el dueño de esta vuelvan a trabajar con el estado o ciudad de Nueva York durante cinco años.

Los activistas están preocupados por el aumento de este tipo de estafa.

“Hoy en día, con lo que pasa en las políticas del gobierno tenemos mucho miedo por la discriminación, porque eso se transmite a quienes nos contratan”, dijo Hermes Díaz, jornalero y miembro de Se Hace Camino Nueva York, quien fue víctima de robo de salario hace un año. “Vamos a volver a cuando nos asustaban con las cuestiones de inmigración”, explicó.

El contralor expresó un sentir similar, diciendo que desafortunadamente espera ver más este tipo de casos a causa de la retórica que sale de la Casa Blanca. “La manera en la que mejor podemos contraatacar como una ciudad santuario  es usando nuestras leyes para asegurar que los trabajadores inmigrantes no sufran abusos”, añadió.

Desde el 2014, la oficina de Stringer ha prohibido a 40 contratistas de acceder contratos estatales o locales por robar salarios e impuesto más de $20 millones en multas.

Si has sido víctima de robo de salario: