“Migra” insiste que joven con DACA que arrestó en redada es pandillero

Grupos y abogados dicen que DHS miente
Sigue a El Diario NY en Facebook
“Migra” insiste que joven con DACA que arrestó en redada es pandillero

La detención de un joven con la protección de DACA divulgada este martes ha enfrentado al  Departamento de Seguridad Nacional del gobierno de Donald Trump con activistas y abogados pro inmigrantes, que han acusado a los agentes de “mentir” al alegar que el muchacho confesó ser parte de una pandilla.

La detención de Daniel Medina Ramírez, ocurrida la pasada semana en Des Moines, Washington también ha creado nerviosismo entre la comunidad de jóvenes “dreamers”, porque puede implicar que otros “DACA” pueden caer en manos de ICE.

“No queremos crear un miedo innecesario pero creemos que este caso prueba que probablemente habrá más ataques contra nuestra comunidad”, dijo Paul Quiñones, un joven con DACA y activista de Washington Dream Act Coalition. “ICE está mintiendo y lo han pintado como un criminal cuando no lo es. No tiene historial criminal”.

No obstante, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) insistió hoy por medio de un comunicado que el muchacho de 23 años es “un pandillero” y que como tal “está sujeto a la terminación de su DACA y su deportación de Estados Unidos”.

“El 10 de Febrero, Daniel Ramírez-Medina, pandillero, fue encontrado en su residencia durante un operativo que buscaba a un delincuente antes deportado. Las autoridades de ICE procedieron a arrestarlo”, dice el comunicado, agregando que unos 1500 jóvenes con DACA han perdido ese programa por “actividad criminal, afiliación a un gang o convicción penal relativa a esto”.

Pero uno de los abogados del joven, Marc Rosenbaum de Public Counsel, dijo a La Opinión que “demostraremos que no es un pandillero”.

“Él nunca dijo que estaba en una pandilla, pero lo presionaron para que lo dijera”, indicó el letrado. “Le dieron DACA dos veces (la última en 2016), un proceso que requiere una rigurosa revisión de antecedentes en diversas bases de datos federales y una investigación de su afiliación o posible actividad criminal”.

Además, dijo el abogado, en 2015 DHS realizó una revisión más amplia de su sistema para evaluar si alguno de los beneficiarios hasta el momento tenía actividad pandilleril.  Aún así, el muchacho recibió su renovación DACA en 2016.

Al parecer, las autoridades se basan en un tatuaje que Medina Ramírez tiene en el cuerpo y que ICE concluyó que es de una pandilla.

Efecto en otros “DACAMENTADOS”

Activistas se manifestaron preocupados por las implicaciones del caso para otros jóvenes con DACA.  Cerca de 800,000 jóvenes indocumentados que entraron al país cuando eran niños, que están en la escuela o tienen una profesión y un record limpio tienen ese beneficio, que los protege contra la deportación y les otorga un permiso de trabajo.

Marielena Hincapié, directora del National Immigration Law Center (NILC) dijo que el arresto del joven “traiciona la promesa que el gobierno  federal hizo a los jóvenes que pidieron DACA, que pasaron por todos los chequeos y se les otorgó un estatus prometiéndoles protección”.

“Sabemos cuáles son las tácticas de ICE”, dijo Hincapié. “El nunca debió ser detenido, pero lo hicieron a pesar de que les dijo que tenía daca y ahora están buscando la forma de justificarse. Francamente, lo que están diciendo es basura”.

Bajo el gobierno de Donald Trump, hasta ahora, el programa DACA iniciado por el presidente Barack Obama en 2012 sigue vigente y no se ha publicado ninguna orden ejecutiva para anularlo, aunque circuló un borrador que supuestamente se estaba considerando.

DACA sigue andando y el gobierno continúa procesando casos pendientes, pero el caso de Ramírez ilustra un hecho importante: DACA es un beneficio que el gobierno da utilizando su propia “discreción  legal”, y también se puede suspender de la misma manera.

No obstante, hasta ahora el gobierno de Trump no ha dado indicios de que tenga intenciones de hacerlo, al contrario, tanto el presidente como el líder de la Cámara de Representantes Paul Ryan han dicho que los DACA “no deben preocuparse” porque la prioridad está en “los que amenazan la seguridad nacional y pública”.

Greisa Martínez, de la organización United We Dream dijo sin embargo que bajo las órdenes ejecutivas dictadas por Trump respecto a las prioridades de deportación, la red de ICE es hoy en día mucho más amplia.

“Ya no hay prioridades, ahora cualquiera puede tener la etiqueta de delincuente”, dijo Martínez. “Tenemos a nuestros grupos afiliados en alerta en todo el país para ver quien más ha sido detenido y estamos recomendando que todos lleven consigo pruebas de su estatus legal para evitar problemas”.

Hincapié se hizo eco de esto aunque, añadió, “esto no ayudó a Daniel Medina Ramírez”.

Este viernes, el gobierno debe comparecer ante un juez federal en Seattle para explicar por qué arrestó al joven y si tiene intención de deportarlo.