¿Qué tipo de suegra es la tuya?

Experta habla sobre los tipos de suegras y ofrece consejos de cómo tratarlas

“¡A mi suegra no me la banco! De verdad que hay suegra imbancables”.

Con estas palabras deja ver Bárbara García, oriunda de Argentina, la relación conflictiva que muchas mujeres  encaran con la madre del hombre que aman y con quien tienen que lidiar.

“Por suerte [mi suegra] está bien lejos y no viene por acá”, agrega la residente de Agoura Hills, California,  con más de una década de unión matrimonial y madre de un niño de tres años.

A la psicóloga Romi Torres-Wards, basada en Los Ángeles,  no le sorprende las palabras de García al referirse a su suegra.

“Las escucho con frecuencia en mi consulta”, asegura. “Ya que la mala relación entre las suegras y las nueras es muy común y es producto de las madres que consideran que solo ellas saben cómo atender y cuidar de sus hijos —particularmente varones— y, ante su punto de vista, ninguna mujer cumple con sus altas expectativas”.

Tipos de suegras

La psicoterapita Anabel Castrezana, vinculada a Kaiser Permanente de Santa Ana, describe algunos de los tipos de suegras que se dan y explica cómo las nueras deben tratarlas para proteger su relación, evitar los conflictos con ella y su esposo y hacer que se respete su lugar.

La controladora del dinero

Este tipo de suegra se da generalmente cuando el hijo varón ha dispuesto  darle cierta cantidad de dinero a su madre para su sustento. Ante la acción, muchas madres se sienten con el derecho de entrar a controlar el presupuesto familiar del hogar establecido por su hijo, sin importarle lo que piense o sienta su nuera debido a que se sienten respaldada por él, ya que éste no dice nada.

Cómo tratarla: Castrezana dice que en estos casos, la nuera no debe encarar a la suegra sino hablar directamente con su esposo y dejarle saber que está de acuerdo con la acción de ayudarle económicamente pero no con que ella esté entrometida en las cuentas del presupuesto familiar que  en un asunto que le corresponde a los dos.

“Esta conversación debe ser clara, sobre todo cuando ambas cónyuges aportan dinero al presupuesto familiar”, detalla la experta. “Ambos deben decidir la cantidad y cómo se le entrega, y la esposa debe pedirle a su pareja que hable con su mamá y le dé su lugar”.

La celosa

Es aquella que no desaprovecha oportunidad para celar a su hijo de la nuera a través del chantaje y la  manipulación.

“Son esas suegras que de repente se hacen las enfermas para llamar la atención y dejarle saber a la nuera que ella está por encima de cualquier persona”, detalla la psicóloga.

Cómo tratarla: Ante la suegra celosa, las esposas tienen que ser muy inteligentes. Es decir,  no personalizar el comportamiento de ésta, debido a que lo que busca es crear tensión en la relación ya sea porque  quiere llamar la atención del hijo o buscarle otra pareja.

“Tampoco es sabio irse en contra del esposo por el comportamiento de la madre, porque ella es la del problema y no él. Así que, los reclamos se deben hacer con compresión y cariño para no crear tensión en la relación y pedirle que le ponga límites a la madre, no cambie los compromisos programados como pareja con anterioridad tras cualquier manipulación de la madre y que le dé su lugar”, detalla Castrezana.

La entrometida

La suegra metiche es una de las peores, ya que se mente en todo. Se cree la dueña de la casa de su hijo. Llega a criticar y a redecorar, cambiando todo sin permiso de la nuera.

“Como esposa, es lógico que nos sintamos ofendidas de que llegue otra persona a tratar de ser reina de nuestro propio reinado”, resalta Castrezana. “Pero no hay que caer en su juego. Uno como nuera, debe salirles adelante”.

Cómo tratarla: Con este tipo de suegra no hay que pelear, ni mucho menos con el esposo a razón del comportamiento de la madre, ya que esto solo genera resentimientos en el matrimonio.

“Hay que hacerse la de la vista gorda, dejar que [las suegras] muevan lo que ellas quieran y apenas salen de la casa volver a colocar las cosas como una las quiere o tenía ubicadas”, apunta la experta en relaciones humanas.

La que se siente madre de los nietos

El trato con este tipo de suegra es algo delicado porque envuelve sentimientos encontrados de parte de la nuera, que se siente agradecida con el cuidado que da la suegra a sus nietos, pero incómoda cuando la desautoriza o le dice cómo debe criar a sus hijos.

“La situación es delicada y, como dije inicialmente, a una le toca ser muy inteligente al saber cómo lidiar con cada lucha”, señala Castrezana.

Cómo tratarla: Lo recomendado en este caso es no encararse con la suegra, sino pedirle al esposo que tenga con ella una conversación cariñosa y amigable en la que le diga que entienden que los abuelos no están para criar a los nietos sino para disfrutarlos, pero le piden que trate de seguir los mismos lineamientos de crianza que ellos están llevando y no interfiera cuando ellos corrigen su mal comportamiento o están poniendo el orden”.

La buena onda

Esta es la mejor suegra. “Es la que te dice ‘mija, bienvenida a la familia”. Es la suegra que toda nuera quiere, pero lamentablemente casi no existe”, asegura Castrezana.

“Cuando se da [la suegra buena onda], es el marido es el que tiene roces con su propia madre porque, por lo regular, ella siempre se ponen del lado de la nuera cuando se presentan problemas”, agrega.

Y es que en muchos casos, estas suegras buenas onda vienen a ser como una segunda madre para la nuera, al ayudarla en todo y hasta corregir a su propio hijo cuando no se está comportando como un buen esposo.