Un mercado único en Queens para dar pasos hacia el emprendimiento

John Wang es el creador y organizador del mercado nocturno de la ciudad que está diseñado para que sea asequible para vendedores y público.
Sigue a El Diario NY en Facebook
Un mercado único en Queens para dar pasos hacia el emprendimiento
El creador de Queens Night Market John Wang. Manhattan.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Conozca a John Wang. Descendiente de taiwaneses y hasta hace unos años abogado de corporaciones. Este joven habla en plural mayestático que, en realidad, es de modestia, porque cuando dice “nosotros”  se refiere a él. Porque él solo ha puesto en marcha el Mercado Nocturno de Queens (Queens Night Market).

Se trata de un espacio para disfrutar de comida, arte y artesanía a buen precio las noches de los sábados desde abril a octubre, pero también de una plataforma que ayuda a que la comunidad inmigrante especialmente de pasos en firme hacia el emprendimiento.

Wang no es una presencia habitual en estas páginas, dedicadas a empresarios y emprendedores latinos, pero su mercado es un puente hacia el empresariado para muchos miembros de esta comunidad que nunca habrían pensado en su artesanía y cocina como una pequeña empresa en una ciudad que está siempre hambrienta y marcando pautas culturales.

“En los últimos dos años hemos tenido unos 200 vendedores y más de cien de ellos nunca habían empezado un negocio antes, creo que es muy interesante”, explica Wang. “No todos los que empiezan acaban como negocio pero hemos incentivado a que un centenar se constituyan como tal. Menos de un 10% de los vendedores de comida que llegan al mercado son empresas establecidas, la mayor parte hacen su debút en el negocio en el Mercado Nocturno”, aclara.

Los nombres de los vendedores y lo que ofrecen tiene sabor a muchas culturas. Con la latina de Chiflez (Choclo &Cuzos) , Completo NYC (comida de calle chilena), Arepalicious y Shucos (tacos de Guatemala), se mezcla Burmese Bites, Hapagkainan (barbacoa filipina, sisig  y pansit), Sufra (crepes de tapioca de Brasil y té afgano) Joon (estofado persa y de oriente medio).

“Una de nuestras prioridades es dar cabida a los inmigrantes. Están haciendo cosas increíbles y hay un mercado para ello”, detalla Wang. De hecho, lo más popular del mercado es el producto de alguien que viene de distinto país con algo que es auténtico para su cultura y que no se conoce de forma masiva en la ciudad. “Comida con una conexión personal”, explica este empresario, “siempre digo que tratamos de seleccionar historias y contarlas primero. En las solicitudes para ser vendedor preguntamos como se relaciona el producto con la cultura de cada uno”.

El creador de Queens Night Market John Wang. Manhattan.
El creador del Mercado Nocturno de Queens, John Wang./Mariela Lombard

El mercado lleva tres años operando en el New York Hall of Science en Flushing Meadows Corona Park, Queens. En el segundo año ya empezó a ofrecer ayuda empresarial a los vendedores y a quienes quisieran sumarse a través de una serie de seminarios sobre cómo planear un negocio, mercadotecnia, acceso a capital y regulaciones.

Este año, estas charlas se hacen en colaboración con la Oficina del Alcalde de Nueva York y el departamento de Servicios a Pequeños Negocios (SBS). Son seminarios gratis a los que pueden acudir los futuros vendedores del mercado, porque hay orientación especial para ellos, pero están abiertos a cualquier persona. Se celebran en LaGuardia Community College (30-10 Thomson Avenue, Long Island City) y el primero es el 9 de marzo a las 6.30 de la noche.

Una de las peculiaridades de este mercado es que se puede ser vendedor los sábados que se desee a cambio de un pago asequible por el lugar de operaciones (Wang provee la tienda pero no los utensilios). No hay un compromiso para toda la temporada si el vendedor no quiere o no gana el dinero suficiente para ello.

Eso permite calcular el riesgo en un mercado nocturno para el que Wang no solo quiere visitantes de medio alto y alto poder adquisitivo como en otros. “Tenemos un límite de precio que se puede cobrar por comida y son $5”. “El resultado es que tenemos una muestra de visitantes que refleja la diversidad de la ciudad, muchos asiáticos, muchos latinos y luego caucásicos”. El límite de precio es una forma de hacer el mercado asequible a todo el mundo.

Eso si. “Me pone presión a mi, porque tengo que limitar lo que cobro a los vendedores por establecerse en el mercado los sábados”.

Wang dice que el año pasado no consiguió ganar dinero. “La culpa fue de la lluvia, cuento con que llueva algunos sábados, quizá dos o tres en la temporada del mercado, pero el año pasado llovió en 11 ocasiones”.

Ahora está buscando cheffs permanentes y patrocinadores para aumentar los ingresos de este mercado, una aventura empresarial a la que se lanzó hace tres años con una formación universitaria en negocios pero sin tener idea de planificación de eventos y sin conocer a nadie. Podría haber sido la receta perfecta para el fracaso, porque tenía casi todos los ingredientes para ello pero entró en el desafío con confianza tras dejar su carrera como abogado (una vez que pagó  sus préstamos estudiantiles).

El creador de Queens Night Market John Wang se encuentra con la chef Zhare Lee en Manhattan.
El creador del mercado Nocturno de Queens, John Wang, con los dulces del Irán natal de la chef Zahra Lee./Mariela Lombard

Wang dice que los mercados nocturnos son muy habituales en Asia, en algunos lugares de África y Oriente Medio y aunque hay pocos en Norteamérica, comienzan a crecer. Cuando llegó de un sabático que dedicó a viajar tras dejar su trabajo, decidió porer uno en marcha en NYC.

Dice que escribió miles y miles de e mails a políticos, empresarios, adiminstradores hasta que empezó a tener alguna respuesta. Finalmente hace tres años abrió sus puertas en Corona y para su sorpresa en vez de acudir las 2,000 personas que esperaba, llegaron 30,000 cuando solo había 26 vendedores de comida y 15 artesanos. A los dos días tenía cientos de solicitudes para participar en el mercado como vendedores.

Para promocionar el mercado antes de que este abriera sus puertas hizo dos campañas en Kcickstarter con las que recibió cierta cobertura en prensa.

Una empresa, una historia

Cuando Wang habla en el seminario para emprendedores una de las cosas que comenta es que para empezar una empresa hay que exponerse, perder la vergüenza y el miedo al inicio por mucho que cueste. “Cuando empecé escribiendo e mails a gente que no conocióa mandé cientos de miles para obtener una respuesta”.

Además esto es una historia personal. “He escrito comunicados de prensa y es algo que nunca creí que haría pero hay que contar la historia de cada uno y hacer el ejercicio de transmitir quién se es en un papel. Incluso aunque no se mande el comunicado”. Según Wang la idea es contar la historia de cada uno porque a la gente le interesa y va a animar y apostar por el protagonista

 

 

 

 

Alrededor de la web