Rechazo unánime en NYC a nuevo veto migratorio de Trump

Líderes comunitarios, activistas y oficiales electos advierten que se mantendrán unidos para defender a inmigrantes
Rechazo unánime en NYC a nuevo veto migratorio de Trump
En NYC piden apoyar la comunidad musulmana e inmigrante en general.
Foto: Getty Images

Organizaciones pro inmigrantes y representantes electos de la ciudad de Nueva York rechazaron este lunes la nueva versión del veto migratorio del presidente Donald Trump. La medida que entrará en vigor el 16 de marzo, prohíbe la entrada de refugiados al país durante 120 días, además de mantener la negativa de emitir visas a los ciudadanos de Irán, Somalia, Yemen, Libia, Siria y Sudán, pero ahora excluyendo a Irak.

“La nueva orden ejecutiva es una máscara para el mismo viejo odio, miedo e incompetencia. El presidente Trump no ha aprendido su lección, a pesar de la indignación general y las graves implicaciones legales, él ha optado por redoblar esta política de intolerancia, creyendo que está por encima de la ley”, declaró Steven Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC).

De acuerdo a la coalición, el presidente firmó la orden ejecutiva a pesar de un informe del Departamento de Seguridad Nacional que se filtró, según el cual, la medida no evitará que ocurra algún evento de terrorismo en el país.

“Este es sólo un ejemplo más del esfuerzo concertado del presidente para dividir este país e infundir pánico y miedo en las comunidades inmigrantes, refugiadas y musulmanas. La medida sólo perjudica a nuestro país: las familias se mantendrán separadas, los estudiantes no podrán terminar sus estudios, las empresas perderán valiosos empleados y los estadounidenses perderán credibilidad en el mundo”, agregó Choi.

En una declaración conjunta la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito y el presidente del Comité de Inmigración del Concejo Carlos Menchaca, coincidieron que aunque la nueva orden ejecutiva cambia de tono, pero en el fondo se trata de la misma política de inmigración intolerante e instaron a los inmigrantes a no se deje engañar.

“Durante la semana pasada, el presidente Trump ha intentado disfrazar sus duras políticas de inmigración con una retórica populista. La nueva orden ejecutiva aunque usa palabras diferentes para describir la prohibición a los musulmanes, sus intenciones siguen siendo las mismas: Regularizar la discriminación basada en la religión y la etnia”, dijeron  Mark-Viverito y Menchaca, al tiempo de reiterar que el Concejo de la ciudad de Nueva York reafirma su compromiso de continuar protegiendo y defendiendo a la comunidad inmigrante.

Al menos cuatro capítulos estatales de la organización Make the Road también emitieron una respuesta  a la orden ejecutiva.

Jonathan Jiménez, miembro de Make the Road Nueva York y recipiente de la Acción Diferida DACA, dijo: “Esta política racista que mantiene la prohibición a los musulmanes tendrá los mismos efectos que la anterior: discriminar sobre la base de la religión, dividir a las familias y poner en peligro a los refugiados más vulnerables”.

El director de Make the Road Pensilvania Adanjesus Marin, recordó que el país y los tribunales rechazaron el primer intento de Trump de prohibir viajes.

“Esta nueva orden no será diferente. Pensilvania ha acogido a refugiados e inmigrantes durante generaciones, y este último ataque es un nuevo golpe a los principios de tolerancia religiosa y apoyo a los refugiados que han ayudado a fortalecer a nuestro país”, destacó Marin.

En el mismo tono, Julio López, director de Make the Road Connecticut dijo que, “Cuando luchamos por la inclusión y la democracia, lo hacemos por todos, no solo por algunos. Esta Orden Ejecutiva selecciona áreas particulares del mundo y personas para discriminarlas en momentos cuando más lo necesitan”.

De su parte, Lauren Herman, abogada de Make the Road en Nueva Jersey anunció que no van a renunciar al compromiso de ayudar a los refugiados y a los hermanos musulmanes.

“No podemos permitir que este tipo de afrenta a nuestros valores compartidos se mantenga”, insistió Herman.

El Contralor de la ciudad Scott M. Stringer se sumó a las voces que condenan la prohibición del Presidente.

“Vamos a llamar a esta nueva prohibición de viajes por lo que se merece: Es otro total asalto a la Constitución, y otro intento de atacar a los musulmanes. El actual inquilino de la Casa Blanca está mostrando, día tras día, que cree activamente en la discriminación y apoya el desgarramiento de las familias”, sostuvo Stringer.

El Contralor acotó que la medida no sólo afecta a los intereses de los Estados Unidos, sino que socava la posición del país ante el mundo y además, “no pone a América primero, destroza el tejido que nos une como nación y como neoyorquinos y nos lleva en la dirección equivocada”.

Respeto a la Constitución

Entre tanto el fiscal general del estado Eric Schneiderman advirtió que los tribunales de todo el país han dejado claro que Trump no está por encima de la Constitución.

“Si bien la Casa Blanca puede haber hecho cambios en la prohibición, la intención de discriminar a los musulmanes sigue siendo clara. Esto no sólo afecta a las familias atrapadas en el caos de las políticas draconianas del presidente Trump – que son diametralmente opuestas a nuestros valores, y nos hace menos seguros”, dijo Schneiderman.

El mes pasado, el Fiscal General  presentó una demanda contra la prohibición original de inmigración del Presidente, y dirigió una coalición de Fiscal Generales que se opuso a la prohibición en los tribunales de todo el país.

La defensora del pueblo Letitia James salió también al paso de la prohibición de inmigración.

Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo un faro brillante de esperanza y libertad para muchos en todo el mundo y no permitiremos que una administración empañada por el miedo nos despoje de los principios sobre los que se fundó nuestra nación”.

James aseguró que una vez más los estadounidenses se levantarán y lucharán contra una política que es, en síntesis, discriminatoria y divisiva y no hará nada para aumentar la seguridad del país.

Para Héctor Figueroa, presidente del sindicato 32BJ SEIU, los ajustes cosméticos de la Administración Trump al bloqueo a los musulmanes, “no cambian el hecho de que la prohibición de inmigrantes de países de mayoría musulmana y el bloqueo de la entrada de solicitantes de asilo son ideas horrendas que van en contra de nuestra identidad como nación y nuestros valores centrales como estadounidenses”.

Figueroa dijo que Trump está tratando de convencer al país que los inmigrantes representan una amenaza única.

“La desconexión entre los inmigrantes y crimen es patente. Estudio tras estudio, realizados durante décadas, han demostrado que los inmigrantes cometen delitos a tasas más bajas que los residentes en Estados Unidos. Pero la mayoría de los estadounidenses saben que los inmigrantes no son sólo una parte esencial de nuestras comunidades; los inmigrantes son lo que define a América”.