¿Quiere ese carro de sus sueños? Haga cuentas reales

Alargar los plazos de los préstamos para comprar carros es una estrategia cara para hacer el pago asequible.

¿Quiere ese carro de sus sueños? Haga cuentas reales
El leasing, alquiler con derecho a compra, está ganando interés entre los coductores./Shutterstock
Foto: Shutterstock

Ya sabe cuál es el carro de sus sueños. Nuevo o usado, ya sabe qué auto quiere manejar. Para comprarlo, deje de soñar y haga cuentas con los dos pies firmes en el suelo porque hay que hacer muchas cuentas y asumir el resultado.

Experian, uno de los tres bureaus de crédito, ha hecho público recientemente un estudio sobre el estado del mercado de financiación de la compra de carros y ha encontrado que es fácil perder el rumbo real cuando se persiguen sueños. Entre las conclusiones de este bureau:

  1. En los tres últimos meses del año pasado se pasó la barrera del billón (trillion en inglés) en los balances de préstamos para comprar autos.  En concreto, se deben $1,07 billones de dólares frente a los $987,000 millones del año pasado en las mismas fechas.
  2. Ha aumentado ligeramente la morosidad en los pagos de las cuotas mensuales. Como respuesta, las entidades financieras están siendo más selectivos y subiendo el puntaje crediticio para sus préstamos. Con todo, los préstamos subprime y deep subprime –los de alto riesgo y profundo alto riesgo–, suponen algo más de una quinta parte del mercado.
  3. Los plazos de los préstamos para compra de carros, nuevos y usados, han aumentado. El 32% de todos los créditos que se iniciaron en el último trimestre de 2016 fueron de un muy largo plazo, 84 meses (siete años).

Este último punto merece una pausa.

Según el informe de Experian los consumidores se inclinan por préstamos de 73 u 84 meses para reducir los costos mensuales y hacerlos asequibles. Estos préstamos de largo plazo han aumentado tanto en el mercado de carros nuevos como los de segunda mano. Pero esta es una espada de doble filo y corta por los dos lados.

Para empezar, esos plazos pueden ser cómodos pero están creando la ilusión entre los compradores de que se puede comprar un auto más caro. De hecho, a finales de 2016 el préstamo medio para un vehículo nuevo ha llegado a la cifra récord de $30,621  y de $19,329 cuando se trata de uno de segunda mano.

Además, estos préstamos tan largos suponen un pago extra de intereses que encarecen el precio final del auto y que, a diferencia de los hipotecarios, no son deducibles tributariamente.

Y todo para estar “bajo el agua”, es decir, deber mucho más cada año de lo que vale un carro. Los autos empiezan a perder valor en el momento en el que se pone en marcha por primera vez (a no ser que hablemos de autos de coleccionista). Un activo que se deprecia tan rápido necesita una financiación rápida. Considere que en el quinto año del préstamo estará pagando un carro con cada vez menos valor de reventa y más problemas de mecánica (y los costos que eso tiene). Según Experian quienes compran un coche a crédito pagan una media de $506 al mes. Ahora, por favor, sume eso 84 veces.

¿Cuál es la alternativa?

  • Aproveche los APR (tasa anual) bajos de algunas promociones,
  • Dé un pago inicial elevado para prepagar la depreciación y reduzca la vida del crédito
  • Pero sobre todo, considere el leasing como opción.

Experian dice que esta es una ruta que ya están tomando muchos conductores. El leasing, el alquiler a largo plazo con opción de compra al valor de mercado del momento. Este bureau dice que como promedio es $92 al mes más barato que la financiación y está creciendo el número de personas que optan por ello.

 

Derechos de compradores de autos usados

El Departamento de Asuntos del Consumidor de Nueva York (DCA) se ha hecho eco de lo que ha crecido el crédito subprime (de alto riesgo) y está recibiendo muchas quejas de clientes sobre todo en la venta de autos usados.

Para hacer frente a posibles conductas predatorias el DCA ha publicado una declaración de derechos de los consumidores que incluye:

  1. Derecho a comprar el carro al precio que se ha hecho público. Los concesionarios deben hacer públicos los precios y no pueden venderlo por más plata que esa.
  2. Derecho a conocer los detalles de la financiación antes de firmar el acuerdo para ello. No firme nada con prisa.
  3. Derecho a conocer por escrito importantes términos que afectan a la financiación
  4. Derecho a rechazar la financiación o crédito que sea provisto por el concesionario de coches usados. (Los expertos en finanzas animan a buscar financiación con el mismo celo que se elige un carro y en bancos o credit unions, no solo en concesionarios).
  5. Derecho a obtener crédito sin discriminación por razón de raza, color, religión , género, matrimonio….

Desde este departamento se urge a los compradores a que se replanteen muchas cuestiones antes de firmar un contrato. Entre ellas, que consideren si se ha comparado lo suficiente. “Es esta la mejor oferta posible”.

Aunque sea fácil o llevadero pagar las cuotas mensuales, el departamento dirigido por Lorelei Salas anima a pensar en la cantidad total que se va a pagar por el carro durante la duración del crédito y a cuestionar si se entienden todos los términos del acuerdo para la financiación.