Nairo Quintana se corona en la Tirreno Adriático

El ciclista colombiano logró repetir la hazaña obtenida por primera vez en 2015 y apunta fuerte para el próximo Giro d'Italia y el Tour de Francia
Nairo Quintana se corona en la Tirreno Adriático

El colombiano Nairo Quintana (Movistar) conquistó su segundo tridente en la Tirreno Adriático, una vez disputada la última etapa en la modalidad de contrarreloj individual en San Benedetto del Tronto, con un recorrido de 10,1 kilómetros, en la que se impuso el australiano Rohan Dennis (BMC).

Dennis ganó con autoridad, marcando un tiempo de 11.18 segundos, por delante del holandés Jos Van Emden (LottoNl-Jumbo) y del también australiano Michael Hepburn (Orica-Scott), ambos a 3 segundos.

Quintana logró mantener la camiseta azul de líder por 25 segundos. Es su segunda victoria en la carrera de los dos mares, que ya ganó en 2015, cuando, al igual que en la presente edición, cimentó su éxito ganando en solitario en la cima del Terminillo.

Escoltaron en el podio final a Quintana el ciclista “aussie” Rohan Dennis, corredor de Adelaida doble campeón mundial de persecución por equipos, y el francés Thibaut Pinot (La Francaise), segundo y tercero respectivamente.

Un nuevo aviso de Quintana, de 27 años, en el año de su reto de correr el Giro de Italia y Tour de Francia. El ciclista boyacense empezó el año brillando en la Vuelta a la Comunidad Valenciana y en la Tirreno ha demostrado un gran estado de forma, que le refuerza moralmente ante muchos de los rivales directos que disputarán la maglia rosa en el Giro del centenario.

“Tirreno-Adriático es una carrera que me gusta mucho. Estoy feliz de ganar por segunda vez y recompensar a mi equipo por los esfuerzos que hicieron por mí. “La crono de hoy ha sido muy rápida. Nunca estuve preocupado porque antes del inicio la ventaja que tenía era buena”, dijo en meta el ciclista boyacense.

La anécdota de la última etapa la protagonizó el doble campeón mundial Peter Sagan, a quien se le cruzó un paseante acompañado por un perro en un tramo del paseo marítimo. Solo la habilidad del corredor del Bora le salvó de un accidente de consecuencias imprevisibles.