Republicanos hacen “malabares” para juntar dinero para el muro fronterizo

Entre las sugerencias están que se financie con dinero incautado a los narcos mexicanos
Republicanos hacen “malabares” para juntar dinero para el muro fronterizo

WASHINGTON.- Los republicanos promueven la construcción del muro fronterizo pero hasta la fecha no logran consenso sobre cómo pagarlo, y un líder conservador de Wisconsin sugirió este martes que los fondos salgan de los bienes confiscados a narcotraficantes mexicanos.

El presidente Donald Trump prevé entregar esta semana al Congreso su solicitud de gastos para el año fiscal 2018, que incluiría fondos para el muro fronterizo, cuyo costo se calcula en al menos $20,000 millones.

Sin embargo, el asunto mantiene divididos a los republicanos y ahora afronta amenazas demócratas de un cierre parcial del gobierno.

Trump no ha vuelto a insistir en público, como hizo durante la contienda de 2016, que el gobierno de México pagaría por el muro, y varios líderes republicanos, entre éstos el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, han rechazado tajantemente esa idea.

En declaraciones al diario conservador “The Washington Examiner”, el legislador republicano por Wisconsin, James Sensenbrenner, dijo hoy que una forma de financiar el muro sería obligar a los carteles de la droga mexicanos a pagarlo con sus bienes.

El obtener el dinero confiscado a los carteles de la droga mexicanos significaría que los mexicanos malos terminan pagando el muro, y los mexicanos malos han estado aterrorizando a los mexicanos buenos con delitos y secuestros y homicidios dentro de México”, observó Sensenbrenner.

Según el legislador, esa idea debería ser suficiente para vencer la “inercia” que impide que el megaproyecto derrumbe la resistencia en el Senado.

Por ello, dijo que presentará un proyecto de ley para que el Departamento de Justicia analice estrategias para aumentar las confiscaciones a los narcotraficantes, tomando en cuenta que, según cálculos oficiales, el narcotráfico en México genera ganancias de entre $19,000 millones y $29,000 millones al año.

Sus declaraciones surgen en unos momentos en que los demócratas han amenazado con un cierre parcial del gobierno si los republicanos incluyen fondos para el muro en el presupuesto que deben aprobar a finales del mes próximo.

En el Senado, los demócratas, liderados por Chuck Schumer, enviaron una carta al liderazgo republicano ayer lunes en la que advirtieron que los cambios implementados por la Administración Trump para recrudecer el combate a la inmigración ilegal, y para anular las regulaciones laborales y ambientales, ponen en peligro los fondos para las operaciones del gobierno.

En paralelo a esa carta, la senadora demócrata por Nevada, Catherine Cortez Masto envió otra al secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, en la que criticó los presuntos planes de recortar hasta $500 millones de la Administración para la Seguridad en el Transporte (TSA) para financiar el muro.

Un recorte masivo a la TSA afectará el turismo, un sector crítico que genera $18,500 millones tan solo para la economía de Nevada, y el muro tendrá un impacto mínimo para la seguridad nacional, argumentó Cortez-Masto.

En un encuentro con siete periodistas de medios que cubren asuntos hispanos, incluyendo este diario, la senadora de origen mexicoamericano subrayó hoy que la Administración y el Congreso deberían en vez centrar sus esfuerzos en una reforma migratoria integral, y no en una deportación masiva.

Según Cortez-Masto, EEUU no estaría en la situación actual si, siguiendo la pauta del Senado en 2013, la Cámara de Representantes hubiese aprobado la reforma migratoria integral ese año, que reduciría el déficit en un billón de dólares y aportaría más de $800,000 millones al Producto

“Las cámaras de comercio la apoyan localmente, los dueños de negocios la respaldan. Hay muchos grupos en todo el país que apoyan aprobar una reforma migratoria integral porque saben que contribuirá a la economía, y es la discusión que debemos tener”, argumentó la senadora de Nevada.