“Soy un dreamer con DACA y ICE me detuvo de todas maneras”, escribe joven detenido

En espera de una decisión de los tribunales federales Daniel Ramirez Medina publicó este lunes en un periódico nacional una carta escrita desde el centro de detención y con ayuda de sus abogados, en la que explica su caso y pide a Estados Unidos apoyo para el y para todos los dreamers.
Sigue a El Diario NY en Facebook
“Soy un dreamer con DACA y ICE me detuvo de todas maneras”, escribe joven detenido

Mientras sus abogados esperan una decisión de un juez federal respecto a su caso, el “dreamer” arrestado hace más de un mes en Seattle, Washington dijo en una carta publicada este lunes en el periódico The Washington Post que las autoridades “no tienen que creer en mi palabra, ellos ya saben que no soy un pandillero”.

El gobierno alega que Daniel Ramirez Medina debe ser deportado, ya que a pesar de tener la protección del programa DACA (Acción Diferidad para Inmigrados en la Infancia), el “confesó” ser un pandillero luego que autoridades migratorias lo arrestaron el 10 de febrero pasado en Seattle.

No obstante, una demanda legal presentada en corte federal por un equipo de abogados argumenta que la detención de Ramirez es ilegal, ya que el gobierno no ha presentado prueba alguna de que el muchacho sea pandillero y su arresto viola la promesa hecha por el gobierno a los que cumplieron todos los requisitos de DACA.

Ramirez cumplió 24 años la pasada semana en el centro de detención de Tacoma, Washington y vive en Estados Unidos desde que lo trajeron de México a la edad de 7 años.

En la carta publicada por el periódico más importante de la capital del país , Ramirez Medina niega tener conección alguna con grupos de pandillas y reitera que el gobierno lo sabe, porque en los últimos cinco años pasó por dos revisiones de antecedentes que el gobierno federal realiza a todos los solicitantes de DACA.

El muchacho había obtenido DACA en 2014 y renovado en 2016. Cada vez que alguien renueva DACA debe entregar sus huellas digitales y pasar de nuevo por la revisión de antecedentes que va a todas las bases de datos del gobierno. En ambos casos, Ramírez salió limpio de la revisión y le otorgaron el beneficio.

A continuación, compartimos partes de la carta de Daniel Ramirez Medina.

“La pasada semana cumplí 24 años en un centro de detención de Tacoma, Washington, donde estoy detenido hace más de un mes. Tengo más de un mes separado de mi familia y de hacer todo lo posible para sostener a mi hijo de 3 años, muy lejos del futuro que mis padres desearon para mí cuando me trajeron a los siete años. He pasado casi toda mi vida en Estados Unidos, como niño, adolescente y ahora adulto, con un hijo propio. Este país es mi hogar“.

El muchacho cuenta que el día que le aprobaron su primer DACA fue “el más feliz de mi vida”.

“Sentí que podía dejar de sentir temor, y participar en las increíbles oportunidades que este país ofrece. Trabajé en la pizca de la naranja en los cambios de California Central, cerca de mi casa. Hacía calor, y era un trabajo sucio y dificil, pero me sentía satisfecho de poder trabajar y ayudar a mi familia sin temor a la deportación. En 2013 nació mi hijo Daniel JR. Ese niño es mi vida y cambió mi vida por completo”.

Cuando ICE lo arrestó Ramirez se había mudado hacia apenas un mes de su hogar en el Valle Central de California a la casa de su papá en Seattle. Su objetivo era conseguir un mejor trabajo y  hacer estudios de mecánica o de pintura de vehículos, dos oficios que le gustan. Pero todo se derrumbó el día que ICE se presentó a su casa a arrestar al papá por una orden de deportación pendiente. Daniel dormía, pero lo arrestaron a pesar que les informó que tenía un permiso de DACA.

“Los agentes dijeron que el tatuaje en mi brazo significa que estoy en una pandilla. Me hice el tatuaje al cumplir 18 años en honor a La Paz, México, la ciudad donde nací. Los agentes me interrogaron por horas e insistieron que yo era un pandillero porque soy del Valle Central. Según ellos, todos los jóvenes del Valle Central son pandilleros. No importó cuantas veces les dije que yo no lo era”. 

El “dreamer” agregó que el gobierno sabe bien cual es su estatus y sus antecedentes, porque los revisaron dos veces en todas las bases de datos federales y estatales antes de concederle el beneficio de DACA.

“Como todos los dreamers, les di toda mi información, huellas digitales para calificar por DACA. Han verificado dos veces que no tengo historial criminal, nunca estuve afiliado con una pandilla y no soy una amenaza para la seguridad pública. A pesar de ello, miraron mi estatus de DACA y mi permiso de trabajo como si no significara nada”.

A pesar de todo, Daniel indica que se considera afortunado por haber tenido acceso a DACA, tener abogados que representan su caso y haber recibido numerosas muestras de apoyo del mundo exterior desde su arresto.

“Mis padres me traeron a este país porque querían para mi lo que todos los padres quieren para sus hijos, una mejor vida. Los “dreamers” como yo no estamos pidiendo limosna. Queremos que el gobierno cumpla su promesa y nos deje contribuir a nuestras comunidades y cuidar de nuestras familias sin ser enviados a un país que no conocemos. Yo amo a este país porque incluye a personas de diferentes culturas y lenguas….ese es el país que amo y espero que nos apoye a nosotros los dreamers”.

El miércoles pasado, los abogados de Ramirez Medina comparecieron ante el juez federal James P. Donohue pidiendo la liberación del muchacho, mientras que abogados del gobierno pidieron la disolución del caso federal e indicaron que el proceso de Daniel debe seguir en corte migratoria ya que lo despojaron de sus beneficios de DACA al “confesar” que es pandillero (cosa que Daniel y sus abogados aseguran que no ocurrió).

“Daniel ha estado detenido durante más de un mes sin tener ningún cargo criminal, lo que es peor, el gobierno ha usado falsedades y acusaciones sin base y lo ha puesto en situación peligrosa”, dijo Mark Rosenbaum, director de Oportunidad Legal en la organización Public Counsel.

Rosenbaum agregó que “el gobierno ha actuado de manera flagrante, irresponsable e inconstitucional”.

“Nuestra máxima prioridad es asegurar la liberación inmediata de Daniel para reunirlo con su familia. Cada día que Daniel permanece detenido es otro día de injusticia. Esperamos que el tribunal considere plenamente nuestros argumentos y ordene la liberación de Daniel tan pronto como sea posible “.

Se espera una decisión del juez Donohue esta misma semana.