Las fotos que Instagram borró para que no las vieras

Un álbum que no deja de crecer

Pezones, vello, período menstrual son conceptos que no encajan en el perfecto mundo de Instagram,en el que la belleza estereotipada, los perritos y los platos de diseño definen los parámetros de lo virtualmente aceptado. Todos los días, los casos de censura trascienden los límites de la red social y se hacen noticia. Según disponen sus ejecutivos, las normas de la plataforma prohíben todo contenido “violento, desnudo, discriminatorio, parcialmente desnudo, ilegal, odioso, racista, pornográfico o sexualmente sugerente”.

Hace pocos días, el caso de Anita Pauls causó revuelo: junto a dos amigas, la actriz posó semidesnuda y provocó la censura. En reiteradas ocasiones, lo mismo le sucedió a la fotógrafa y artista sueca Arvida Byström. Por eso, junto a la artista digital Molly Soda, decidieron compilar todas las fotos que fueron prohibidas en un libro llamado Pics or It Didn´t Happen (“Fotos o no sucedió”, una frase que se usa para exigir las pruebas de un hecho). Para lograrlo, convocaron a todos los que habían sufrido la baja de alguna de sus imágenes a participar de la publicación.

“Instagram es una gran herramienta de archivo, y las imágenes que no están permitidas luego son olvidadas. Tiene sentido querer recordarlas: por eso editamos este libro. Es una pieza muy valiosa porque compila todo lo no visto, lo que fue extraído de la historia virtual”, comentó el autor en una entrevista con la revista Paper.