5 claves para entender el daño de las redadas y deportaciones

Sigue a El Diario NY en Facebook
5 claves para entender el daño de las redadas y deportaciones

WASHINGTON.- La Administración Trump ha dicho que quiere “depurar” a las comunidades de criminales, pero su política de deportaciones perjudicará también a millones de ciudadanos que viven con migrantes indocumentados, sobre todo en California, Texas y Nevada, según un informe divulgado este jueves.

El informe, realizado conjuntamente por el Centro Dornsife para el Estudio de Integración de Inmigrantes de la Universidad del Sur de California (USC) y el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés), contiene cifras actualizadas, estado por estado, de los hogares de familias con al menos un inmigrante indocumentado.

El documento, titulado “Manteniendo juntas a las familias”, destacó que las órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump del pasado 25 de enero tendrán un efecto directo en familias con estatus migratorios “mixtos”, no sólo en los inmigrantes indocumentados.

Esta categoría incluye a familiares que viven bajo un mismo techo pero que tienen distintas situaciones migratorias, desde la ciudadanía hasta la residencia legal, o una persona “sin papeles”.

Otros estudios usan cifras del Centro de Investigación Pew, que define a una familia como una unidad compuesta por un hijo y al menos un padre indocumentado.  Pero el divulgado hoy incluye a al menos dos familiares que comparten un hogar en el que uno es indocumentado como, por ejemplo, dos hermanos o una joven con su tía.

La idea, según explicó CAP, es reflejar las verdaderas situaciones de los hogares en la comunidad inmigrante, si bien los resultados del estudio son bastante conservadores porque excluyen a familiares indocumentados que no viven en el mismo hogar.

No hay un “nosotros contra ellos”

El análisis dejó en claro que en el combate contra la inmigración ilegal,  no existe un “nosotros contra ellos”, porque cualquier medida o acción policial dirigida contra los inmigrantes indocumentados “también perjudica a millones más que son sus familiares, muchos de los cuales son ciudadanos” estadounidenses.

A continuación, cinco cifras del informe para explicar el impacto de la nueva política migratoria:

  • A nivel nacional, unos 16,7 millones de personas en EEUU tienen al menos un familiar indocumentado con el que comparten un mismo techo.
  • Más de ocho millones de ciudadanos estadounidenses, de los cuales 1,2 millones son naturalizados, tienen al menos un familiar indocumentado en sus hogares.
  • Más de 5,9 millones de niños ciudadanos, nacidos o naturalizados en EEUU, tienen al menos un familiar “sin papeles” en sus casas.
  • California, Texas y Nevada son los tres estados principales que serán los más perjudicados por la política “anti-inmigrante” de Trump, porque tienen el mayor porcentaje de personas nacidas en EEUU con al menos un familiar indocumentado en su hogar.
  • También estados con menores poblaciones extranjeras, como Nebraska, Arkansas y Kansas sufrirán el impacto de las medidas policiales, porque tienen altos porcentajes de ciudadanos naturalizados que comparten el hogar con familiares indocumentados.

Según el estudio, cerca de 4,7 millones de personas en California, o el 12% de su población, vive con un familiar indocumentado. De éstos, alrededor de dos millones, o el 42%, son menores de 18 años de edad.

La lista de los diez estados principales en los que hogares tienen al menos un familiar indocumentado incluye a California, Texas, Nevada, Arizona, Nueva Jersey, Illinois, Nueva York, Nuevo México, Colorado, y Washington, en ese orden.

El documento precisó que 57 de cada 1,000 personas nacidas en Texas, y 52 de cada mil personas nacidas en Nevada, viven con un familiar “sin papeles”, indicó el análisis.

Nueva York y Nueva Jersey también tienen altos porcentajes de poblaciones inmigrantes y de personas con familiares indocumentados en sus hogares. Estados menos poblados, como Colorado, Nevada y Nuevo México tienen porcentajes “sustanciales” de personas con familiares indocumentados bajo un mismo techo, indicó el estudio.

El impacto de la nueva política entre los menores de edad es incuestionable: los niños conforman el 91% de las personas nacidas en EEUU y que tienen a al menos un familiar indocumentado en Carolina del Norte (169,700 de un total de 187,000 personas), el porcentaje más alto en todo el país.

Otros estados, como Wyoming, Dakota del Sur y Arizona, también registran altos porcentajes de niños nacidos en EEUU y que viven con familiares indocumentados, y en algunos casos la cifra supera el 50%.

El estudio se hizo eco de otros que han documentado extensamente los efectos de la deportación de padres en el tejido familiar, sobre todo entre los niños, como un trauma psicológico, ansiedad por la separación de la familia, inestabilidad económica y problemas de vivienda, entre otros.