Reafirman que gobierno Trump no puede acabar con Ciudades Santuario

Delegados de varias ciudades analizan cómo seguir protegiendo a indocumentados y advierten que las leyes los amparan ante amenazas de recortes del gobierno federal

Desde que Donald Trump asumió la presidencia de Estados Unidos, Nueva York ha sido muy clara en asegurar que es y seguirá siendo una Ciudad Santuario, que protegerá a los indocumentados que no cometan delitos violentos.

Y viendo a la Gran Manzana como un referente para otros municipios del país, más de un centenar de delegados de 30 ciudades están reunidos en la “Conferencia Nacional de Ciudades Santuario”, que coincidió con el anuncio hecho por el fiscal General Jeff Sessions sobre recortes en fondos federales a las ciudades que se nieguen a colaborar con ‘La Migra’.

Durante el evento, promovido por la organización Local Progress y varios concejales de Nueva York, para analizar la manera de hacerle frente a las amenazas del gobierno federal, los participantes reafirmaron que Washington está actuando de manera ilegal al amenazar a las ciudades santuario y que estas ciudades están amparadas por la ley.

“Todo lo que hemos puesto en marha en Nueva York es legal, y la Ciudad tiene el derecho de implementarlo”, aseguró la presidenta del Concejo, Melissa Mark-Viverito. “Es ilegal que el gobierno federal retenga fondos de manera punitiva hacia quienes se niegan a implementar sus planes. (…) La intención de esta administración es intimidar y están diciendo mentiras que no están basadas en la realidad”, agregó la líder política, al tiempo que recalcó que si es necesario demandar a Washington por su intento de retaliación, lo harán.

Helen Gym, concejal de Filadelfia, quien estuvo compartiendo las experiencias de esa ciudad en el panel, hizo un llamado para que todos se unan en una sola fuerza común.

“Ahora hay que dejar de hablar de los indocumentados como si no fueran parte del país o de las familias estadounidenses”, dijo.

Asimismo, Lourdes Rosado, directora del buró de Derechos Civiles de la Fiscalía del Estado de Nueva York, dijo que cuando el gobierno de Trump señala a las ciudades santuario como municipios que están violando la ley por negarse a colaborar con las autoridades de Inmigración, está mintiendo.

“El fiscal puede decir que cómo se atreven (las ciudades) a no seguir la ley y la gente cree que eso es así, pero no es verdad, porque existen herramientas legales para pelear. Ellos no pueden solo venir y cortar todos los subsidios solo por no colaborar”, recalcó la funcionaria.

Rosado destacó que técnicamente la mayor parte de los fondos que Washington entrega a Nueva York no estarán en riesgo, porque la mayoría de ese dinero legalmente se recibe sin ninguna condición.

Ana María Archila, activista y moderadora del panel, aseguró que ante las mentiras del gobierno Trump sobre las ciudades santuario, es necesario que todas las comunidades se mantengan unidas jugando algún rol. “Tenemos que ser más audaces y creativos, y vamos a responder a esto con una visión inclusiva”, concluyó.