Megamarcha de DACAmentados exige justicia

Más de 30.000 personas se tomaron las calles de Dallas para decir basta a la persecución de DACAmentados
Megamarcha de DACAmentados exige justicia

Miles de estudiantes indocumentados amparados por el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) reclamaron hoy durante la “Megamarcha 2017” de Dallas más seguridad para ellos mismos y sus familias, que se sienten “continuamente amenazadas” por la fuerte retórica migratoria del presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump.

“Hacemos un llamamiento a la justicia de este país en favor de los estudiantes con DACA que están siendo detenidos”, señaló en declaraciones a Efe Estefania Rodríguez, graduada indocumentada de la Universidad de Texas A&M y que actualmente trabaja para una organización de ayuda a los inmigrantes y a los refugiados.

Con el tema ‘familia, unidad y empoderamiento’, líderes locales, activistas y personas de la comunidad en Texas alzaron hoy la voz en contra de las políticas “divisorias y discriminatorias” de los legisladores en Washington D.C. y Austin.

“Nos prometieron que no iban a detener a estudiantes con DACA y no es lo que estamos viendo”, dijo Rodríguez, que denunció que ya ha visto varios casos de alumnos que fueron “falsamente acusados” de tener antecedentes criminales, cuando en realidad “no tenían récord de nada”.

Por ejemplo, recordó que oficiales de migración arrestaron en Washington a un joven mexicano protegido por el programa DACA y con permiso de trabajo a mediados de febrero.

Este acuerdo, que permite permanecer en el país a unos 740 mil jóvenes indocumentados, entre ellos medio millón de mexicanos, fue aprobado en 2012 por la administración del anterior presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Para la “dreamer” Wendy Valderas, estudiante indocumentada de Universidad de Texas y ayudante en la organización de la manifestación de hoy, los alumnos viven con miedo de perder a sus padres durante su etapa formativa, un lastre que afecta a su rendimiento académico y comportamiento.

“Mi mamá no tiene faltas -ni una multa de tráfico- y trabaja aquí, pero no se siente protegida y tiene pánico de que la vayan a encontrar en su trabajo y la deporten y nos deje a mi y a mis tres hermanos menores solos”, lamentó.

Al finalizar la manifestación, las miles de personas reunidas se congregaron en la plaza del Ayuntamiento de Dallas, dónde políticos, líderes religiosos y educativos, estudiantes indocumentados, activistas locales y artistas, entre otros, mostraron su rechazo al “odio” que transmiten los mensajes de Trump.

Uno de los estudiantes indocumentados, el hondureño José Luis Zelaya, recordó que él ha podido disfrutar de los beneficios del programa DACA “gracias al sudor y las lágrimas” de sus padres, que llegaron a Estados Unidos para regalar un futuro mejor a su hijo, que está acabando ahora un doctorado en una de las mejores universidades de Texas.

Más de 30.000 personas se manifestaron hoy en Dallas reclamando una reforma migratoria al presidente de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, que ha hecho de la lucha contra la población indocumentada uno de sus principales objetivos desde su llegada a la Casa Blanca.

Aunque estaba previsto superar el medio millón de asistentes, fueron finalmente 30.000 personas las que recorrieron las calles de la ciudad tejana para pedir al presidente estadounidense que reduzca la agresividad de su discurso contra la comunidad indocumentada.

Hace justamente 11 años, el 9 de abril de 2006, tuvo lugar en Dallas la protesta más grande en la historia del estado con más de 500,000 personas marchando en el centro de la ciudad para exigir una reforma de inmigración

?>