Trabaje para buscar trabajo

Las personas que buscan trabajo cuando lo tienen reciben más y mejores ofertas de contratos
Trabaje para buscar trabajo
Es una ventaja empezar a buscar un nuevo empleo cuando se está trabajando. /Shutterstock

Los desempleados no solo compiten con otras personas sin empleo para conseguir un trabajo, lo hacen también con quienes lo tienen. Y eso endurece mucho la competencia porque para buscar empleo el mejor punto de partida es tenerlo

Es algo que es indudablemente decepcionante para millones de personas que están buscando una ocupación pero es la conclusión a la que ha llegado la Reserva Federal de Nueva York tras encuestar a demandantes de puestos de trabajo. De las respuestas obtenidas se deduce que hay un alto porcentaje de personas que van a trabajar todos los días pero siguen buscando oportunidades en otros lugares. Y son quienes mejores resultados obtienen.

Economistas de este banco han estudiado cómo se busca empleo para verificar que quienes carecen de empleo dedican mucho más tiempo que los que lo tienen a buscar un trabajo, 8.4 horas por semana frente a 1.2 horas. Además, los desempleados envían casi ocho veces más solicitudes que los empleados. El problema es que la recompensa por este esfuerzo es muy desigual. Quienes tienen trabajo reciben la mitad de las ofertas de empleo disponibles, pero los que no tienen trabajo se quedan muy lejos de esa marca.

Más aún, las ofertas que reciben los trabajadores en activo son mejores en términos de salario y beneficios.

Los economistas que han observado estas tendencias explican muy someramente el motivo y mencionan la importancia “de contactos informales y reclutamiento. Contactos informales incluyen participar en redes de trabajo en eventos de cada industria, conversaciones con amigos, compañeros de trabajo actuales o de anteriores empleos, socios o contacos con empleadores, reclutadores y headhunters”.

Cuando se tiene un trabajo es más fácil tener y desarrollar estos contactos. Además, los empleadores suelen tener más confianza de acertar contratando a una persona que ya tiene empleo. Quienes no lo tienen están en una posición algo más defensiva a la hora de hablar de sus méritos y es menor la posición de fuerza de la que se dispone a la hora de acordar los términos del contrato.

La conclusión debe ser que el mercado laboral demanda estar alerta y no dejar de seguir buscando empleo por más que se tenga uno porque las oportunidades de mejorar llegan. Si alguien teme que su compañía esté preparando recortes de plantilla, buscar trabajo alternativo debe ser prioritario.

Para los desempleados, lo mejor es presentarse con la confianza de alguien que tiene un trabajo y no desconectarse de su sector, mantenerse relevante para hacer las conexiones necesarias.