El Alto Manhattan le dice “No” a las políticas antiinmigrantes

"El Alto Manhattan no está dormido, está luchando"
El Alto Manhattan le dice “No” a las políticas antiinmigrantes
Cientos abarrotaron las calles de Washington Heights.
Foto: Zaira Cortés / Especial para El Diario

NUEVA YORK — La madre dominicana Magdala Morillo gritó el domingo a todo pulmón lo que ha callado por meses, desde que Donald Trump tomó el poder de la presidencia estadounidense, el 20 de enero. Desde entonces, la original de Santo Domingo ha tolerado en silencio la retórica antiinmigrante y las políticas federales de deportación, pues el miedo inhibió su deseo de salir a las calles en protesta.

Sin embargo, la madre admite que se cansó de sentir temor y de vivir en las sombras, por eso se unió el domingo a un centenar de manifestantes en la Marcha de Inmigración, convocada por la Northern Manhattan Coalition for Immigrant Rights y una veintena de organizaciones de base de nuestra área.

Morillo, quien emigró a la Ciudad de Nueva York en 1991, contó que es la primera vez que participa en una movilización a favor de los derechos de los inmigrantes.

“Me sentí animada de venir porque esta marcha nace en mi vecindario, que es un vecindario bien dominicano y bien hispano”, expresó. “Sí tenía miedo de salir con una pancarta a defender mis derechos como inmigrante indocumentada, pero dije no más. No más por mis dos hijos nacidos aquí, no más por las familias trabajadoras como la mía”.

Al igual que Morillo, cerca de mil personas (según estimaciones de los organizadores) marcharon a lo largo de la Saint Nicholas Avenue, en el Norte de Manhattan, para pedir a la administración del presidente Trump el freno inmediato a las deportaciones, redadas, detenciones, separación de familias y la criminalización de los inmigrantes, entre otras demandas de justicia social.

Varias organizaciones participaron en la marcha.

Ángela Fernández, directora ejecutiva de la Northern Manhattan Coalition for Immigrant Rights, dijo que la marcha se trató de un evento eco para la manifestación de inmigración que se realizará en Manhattan del 1 de mayo.

Fernández dijo que la marcha del domingo se realizó a lo largo de la Saint Nicholas Avenue por tratarse de una avenida rica en historia y aporte de las comunidades inmigrantes, especialmente de la comunidad latina.

“El Alto Manhattan no está dormido, está luchando. No hay nada más americano que hacer una protesta, por eso estamos aquí hoy, para decir no a esas leyes injustas. Cuando se hiere a un inmigrante, se hiere el espíritu de diversidad sobre el que se ha construido Estados Unidos”, dijo Fernández, quien encabezó la protesta a lado de activistas y líderes comunitarios del vecindario de Washington Heights.

La protesta, que comenzó al mediodía en la calle 145 y la Saint Nicholas Avenue, dio paso a la marcha hasta la calle 191.

La presidenta de Manhattan, Gale A. Brewer, y el contralor de la ciudad, Scott Stringer, se unieron a la marcha.

María Aponte, otra joven madre dominicana del área, tomó a su hija pequeña en brazos y marchó con orgullo en el corazón de su vecindario.

“El pueblo estadounidense está cansado de la injusticia. Mira esta marcha, mira a tu alrededor. Aquí estamos blancos, hispanos, asiáticos, judíos y afroamericanos. Todos estamos unidos por el mismo sentimiento”, dijo Aponte. “Esto es Estados Unidos, esto es la verdadera nación norteamericana. Un lugar para todos, en donde hay respeto, igualdad y justicia”.