Campaña electoral de Macron es víctima de “hackers” rusos

Como Hillary Clinton, la campaña presidencial del rival del candidato favorito del Kremlin en Francia es víctima de piratería y ataque cibernético

Campaña electoral de Macron es víctima de “hackers” rusos
El candidato socioliberal a las elecciones presidenciales francesas, Emmanuel Macron (c), en el homenaje al policía Xavier Jugelé, asesinado en un atentado yihadista en París.
Foto: Ian Langsdon / EFE

PARÍS, 25 abr.- La campaña electoral del candidato socioliberal a la presidencia francesa, Emmanuel Macron, fue pirateada por el grupo de “hackers” rusos Pawn Storm, según un informe de la compañía de seguridad informática Trend Micro difundido por los medios franceses.

Pawn Storm, más conocido como Fancy Bear, es el mismo que fue acusado de ciberataques contra la candidata demócrata a las presidenciales en Estados Unidos, Hillary Clinton.

El diario “20 minutes” detalló que, entre mediados de marzo y mediados de abril, el grupo creó cuatro nombres de dominios similares a los del equipo de En Marcha, el movimiento en torno al cual Macron ha articulado su candidatura.


Présidentielle: Emmanuel Macron a bien été... by 20Minutes

Según la empresa japonesa Trend Micro, los “hackers” intentaron robar datos personales o de identificación a través del envío de correos fraudulentos y también tenían como objetivo infectar ordenadores.

El equipo de Macron ya había anunciado a mediados de febrero haber sufrido “cientos, incluso miles de ciberataques procedentes de las fronteras rusas”, y ahora dijo no estar sorprendido por las conclusiones de este informe.

El director de la campaña digital del candidato, Mounir Mahjoubi, precisó a “20 minutes” que ninguna de sus cuentas de correo electrónico ha sido pirateada y señaló no estar en capacidad de poder atribuir el origen de estos últimos ataques, los ocurridos entre marzo y abril.

Macron, de 39 años, encabezó la primera ronda de las presidenciales del pasado domingo con el 24,01 % de los votos y se enfrentará en la segunda del próximo 7 de mayo con la ultraderechista Marine Le Pen, que logró el 21,3 %.

Según los sondeos, el exministro de Economía y antiguo banquero tiene ventaja en los comicios frente a Le Pen, quien durante la campaña del primer turno se reunió en Moscú con el presidente ruso, Vladímir Putin.

Este lunes, el Kremlin, acusado de injerencia en la campaña electoral de Francia, negó cualquier implicación y aseguró que solo los franceses deben decidir quién debe ser su presidente en las presidenciales.

Macron recibe el apoyo de 160 cargos cercanos a Hollande

El candidato socioliberal a las presidenciales francesas, Emmanuel Macron, recibió hoy el apoyo de 160 cargos socialistas cercanos al presidente François Hollande, entre los que se incluyen los ministros de Exteriores, Economía y Finanzas, Agricultura o Trabajo.

En una columna firmada en “Le Monde” destacan que el cara a cara que el próximo 7 de mayo enfrentará a Macron con la ultraderechista Marine Le Pen “impone decidir sin ambigüedad” entre una Francia “abierta, fuerte” o una “cerrada, replegada”.

Los signatarios consideran que la victoria de Le Pen debilitaría económicamente al país, lo aislaría a nivel diplomático y supondría el fin de la Unión Europea (UE) con tensiones crecientes entre sus miembros.

“Es nuestro deber evitar esa pesadilla a nuestro país votando por Macron”, añaden los firmantes, entre los que hay también parlamentarios y cargos del Partido Socialista.

En el texto subrayan que la situación que atraviesa el país reclama estar unidos contra el Frente Nacional (FN).

“Aportamos nuestro apoyo determinado y razonado como socialistas. Nos guía el interés general“, apuntan en ese documento, publicado un día después de que el propio Hollande solicitara el voto en las presidenciales para su exministro de Economía.

Su llamamiento defiende también el mandato socialista, cuyos resultados, aunque “han tardado”, se han reflejado en la “creación de empleos, el restablecimiento de las cuentas públicas y la recuperación de la inversión”.

Los firmantes dicen ser fieles a los principios de una República “social y laica” y al “ideal europeo”, y concluyen que el combate prometido contra el FN lo librarán “en nombre de esa identidad política”.