El milagro del Padre Bazurko

Un día como hoy hace 46 años Barcelona S.C. tumbó el invicto de Estudiantes de La Plata

Guía de Regalos

El milagro del Padre Bazurko
Uno de los casos más extraordinarios en el Rey de los Deportes lo protagonizó Bazurko, sacerdote y futbolista. /Archivo
Ni al más grande dramaturgo se le hubiera ocurrido un libreto como el de la historia del Padre Bazurko, “El Botín bendito”, héroe del Barcelona ecuatoriano quien un 29 de abril de 1971, hace 46 años, hizo historia al anotar el tanto para vencer al imbatible Estudiantes de la Plata, en su propia casa.
Aunque pintaba a convertirse en un rompedor de redes, pudo más el olor a incienso, la paz del seminario y la belleza de la iglesia que el olor a césped, las tribunas y el grito ensordecedor de los fanáticos.
Juan Manuel Bazurko Ulacia (1944-2014), se metió de lleno en la historia del equipo más popular del fútbol ecuatoriano al anotar el único gol con el que Barcelona venció al linajudo Estudiantes, campeón de la Copa Libertadores en tres ocasiones, 1968, 1969 y 1970 y de la Intercontinental en la final frente al Manchester United en 1968.
El joven economista y presidente del Barcelona, Galo Roggiero, formó un equipo con figuras legendarias como Alberto Spencer, máximo artillero de la Copa Libertadores, Jorge ‘El Pibe’ Bolaños, Luciano Macías el eterno capitán, Vicente ‘Ministro’ Lecaro, Miguel Coronel, Washington ‘El Chanfle’ Muñoz, Walter Cárdenas, Edison ‘Cacho’ Saldivia, Bazurko y Phoyú en el arco.
Roggiero se había enterado que había un curita en un pueblo que metía goles hasta con la sotana puesta. Se trataba del sacerdote vasco quien vivía en la parroquia San Camilo, provincia de Los Ríos, ahí empezó a demostrar sus dotes de crack que había aprendido durante su niñez y juventud en Motrico, donde llegó a militar en la tercera división del fútbol español.

De ‘La Capira’ al Idolo del Ecuador

El Padre tenía olfato goleador y esto le sirvió para combinar su vida sacerdotal con el deporte que más le gustaba. Con ciertos permisos del clero pasó a formar parte del equipo de la Liga Universitaria de Portoviejo, ‘La Capira’ en la serie A en 1970 y fue con esta divisa donde destacó en el campeonato y su nombre llegó a oídos de Roggiero que hizo el “milagro” de contratarlo para llegar a Guayaquil y ponerse la divisa amarilla de cara a la Libertadores. Parte de su contrato con Barcelona lo destinaba a los niños pobres de su parroquia y esto sirvió para hacer grandes obras como futbolista y como sacerdote.
Ni Bazurko ni Roggiero, sabían que otro “milagro” estaba por ocurrir pero a miles de kilómetros, en el estadio haste ese entonces invicto.
Barcelona llegó a Argentina lleno de humildad. Las críticas de la prensa gaucha lo catalogó como un equipo de “tercera categoría” por lo que Estudiantes se preparaba para un festín con el club guayaquileño, sin embargo la historia fue otra y la oncena canaria protagonizó una de las mayores sorpresas en la Copa Libertadores.
“Nadie daba nada por nosotros, incluso ya en el estadio nos decía que Estudiantes nos iba a golear”, recordó Aquiles Alvarez Lértora, presidente de la delegación del equipo Torero durante la celebración de los 25 años de la Hazaña de La Plata como se llamó al memorable duelo.
Se enfrentaban en el campo dos sistemas de juego distintos, la escuela brasileña contra la argentina. Los Pincharrata tenían en sus filas a jugadores de fuerte marcaje como el zaguero central Togneri, Aguirre Suárez, quienes fueron superados por la velocidad del ya “veterano” goleador Spencer y la viveza del Padre Bazurco. Fueron estos dos guerreros quienes se combinaron de manera sorpresiva y perfecta para que se repitiera la historia de David y Goliat.
La jugada gloriosa nació en los pies de ‘Cacho’ Saldivia en combinación con Pepe Paes y Bolaños quienes aguantaron la dura marca de Estudiantes y Spencer aprovechó su velocidad y contragolpe para enviar el pase a Bazurco y el cura crack no dudó ante la salida en falso del portero ‘Bambi’ Flores y ganó el duelo con un disparo que hizo enmudecer a los miles de seguidores pincharratas. Flores creía que Bazurko estaba offside pero el defensa Aguirre Segura quedó como último hombre desconcertando a la oncena dueña de casa que vio con asombro y estupor su valla vencida.
La defensa amarilla liderada por el ‘Ministro’ Lecaro supo aguantar los ataques de la ‘Bruja’ Verón que trató junto a Verde, Bedogni y Aguilar de igualar el marcador pero este nunca llegó ni siquiera con cuatro minutos de alargue que cedió el árbitro paraguayo Héctor Ortiz.
La poderosa y legendaria oncena de Barcelona S.C. con Spencer y Bazurko en sus filas. /Archivo

El fútbol no es para mí

Bazurko colgó los botines y también la sotana para dedicarse a su verdadera pasión enseñar. “El fútbol para mi no fue fundamental, lo jugué casualmente”, expresó Bazurko. El exsacerdote vasco volvió a España formó una familia en San Sebastián se casó con doña Rosa, tuvo dos hijos Isaro y Adur fue profesor de filosofía y tras jubilarse pasaba su tiempo leyendo y cultivando tomates en su huerta.
El ‘Botín bendito’ falleció el 20 de marzo de 2014 partió a romper la número cinco junto a Spencer, Bolaños, y otros cracks quienes un día como hoy se convirtieron en leyendas.
El gol histórico de Juan Manuel Bazurko venciendo al ‘Bambi’ Flores, el portero pincharrata.

Ficha técnica

Estudiantes de La Plata: Flores; Pagnanini, Suárez, Spadaro (Aguilar) y Medina; Etchecopar, Togneri y Pachamé (Romero); Verde, Bedogni y Verón.
DT: Miguel Ignomiriello
Barcelona S.C.: Phoyú, Cárdenas, Lecaro, Saldivia y Macías; Paes, Coronel (Hurtado) y Bolaños; Muñoz, Spencer y Bazurko.
DT: Otto Viera
Gol: Bazurco 62 minutos.
Asistencia: 20,000
Estadio: Dr. Jorge Hirschi de La Plata