Los derechos de los trabajadores importan todos los días

La Ciudad de Nueva York no baja la guardia para proteger a la clase trabajadora
Sigue a El Diario NY en Facebook
Los derechos de los trabajadores importan todos los días
Jornaleros en Queens. Photo Credito Mariela Lombard/El Diiario NY.
Foto: Mariela Lombard / El Diario

En frente de más de 150 personas, María Aguilar rompió en llanto al hablar del abuso que sufrió a manos de sus empleadores. María es una jornalera en “La Parada,” donde ella espera a que alguien la recoja, buscando cuidado infantil o servicios de limpieza. Después de años de soportar condiciones terribles, ella se unió a una cooperativa de trabajadores de limpieza con la esperanza de recuperar algo de control sobre quien la emplea y en qué términos.

Maria es una de las afortunadas. La mayoría de trabajadores, nunca podrán escoger los términos de sus empleos. Toma, por ejemplo, Pierre, quien trabaja para un restaurante de comida rápida y nos contó cómo esperaba hasta el domingo para saber cuáles dos o tres días le iban a programar a trabajar, haciendo que el escogiera entre poner comida en su mesa o pagar su cuenta telefónica. O Nereyda, una latina transgénero y miembro de Make the Road New York, quien sufrió acoso sexual y robo de salarios en el restaurante donde trabajaba.

La propuesta legislativa del Alcalde De Blasio requerirá que los restaurantes de comida rápida les den a sus trabajadores aviso previo de sus horarios y así puedan saber cuánto dinero llevarán al hogar. Y como nuestra Oficina de Normas y Asuntos Laborales se prepara a implementar el Freelance Isn’t Free Act, los trabajadores del “gig-economy” recibirán ayuda para recuperar el dinero que les deben y navegar el sistema de cortes. Estamos construyendo una nueva generación de protecciones en los lugares de trabajo y justo a tiempo.

Hace unos días, La Oficina de Normas y Asuntos Laborales, la Comisión de Derechos Humanos y La Oficina de Asuntos de Inmigrantes, dieron una audiencia pública sobre el estado de los derechos de trabajadores. Tomamos testimonios de casi 60 trabajadores de las industrias de construcción, comida rápida, la venta al detalle, asistencia médica en el hogar, restaurante y taxi. Los cuentos del robo de salarios y lugares de trabajo peligrosos que escuchamos son muy familiares.  Estas condiciones explotadoras ya se han difundido a innumerables industrias y abarcan todos los grupos raciales y socio-económicos.

Mientras vemos a dónde va la administración de Trump estamos preparándonos para lo peor. Ahora, más que nunca, las ciudades progresistas deben llenar el vacío dejado por el gobierno federal si queremos un lugar de trabajo más justo para nuestros hijos. La Ciudad de Nueva York está haciendo eso ahora mismo.

(Lorelei Salas es la Comisionada del Departamento de Asuntos del Consumidor, donde se alberga la Oficina de Normas y Asuntos Laborales. Los trabajadores pueden averiguar más sobre las responsabilidades de la oficina en nyc.gov/dca o con llamar al 311).