Miguel Ángel Silvestre: “Al principio no llevaba nada bien la fama”

El actor español de "Velvet" estrena "Sense8" en Netflix mientras rueda la tercera temporada de "Narcos"
Miguel Ángel Silvestre: “Al principio no llevaba nada bien la fama”
Silvestre (dcha) es Lito Rodríguez en Sense8.
Foto: Murray Close / Netflix

Su carrera despegó gracias al heredero millonario de “Velvet”, pero ahora Miguel Ángel Silvestre está alcanzando una proyección internacional gracias a las series de Netflix “Sense8” y “Narcos”.

Mientras trabaja en la próxima temporada de la popular serie sobre los carteles colombianos, el actor español de 35 años hizo una parada en Estados Unidos para promocionar “Sense8”, la historia de ocho personas en diferentes países del mundo que están mentalmente conectadas unas a otras. Hablamos con él de su carrera y de esta serie que se estrena el 5 de mayo.

P: ¿Qué es diferente en esta segunda parte de Sense8?
Miguel Ángel Silvestre: Es una continuación directa con la trama que dejamos en la primera temporada, pero lo que me parece trepidante es que los ocho personajes empiezan a trabajar juntos desde el principio. Han desarrollado este don de poder conectarse los unos con los otros y poder ayudarse, en los ocho países, lo que hace que la acción sea mucho más atractiva.

P: Interpretas a un actor que vive en Ciudad de México…
M.A.S.: Mi personaje arranca cuando salen unas fotos a la luz y todo el mundo descubre que es gay. Eso le trae altos y bajos a la relación con su pareja; y en la vida laboral se le van a cerrar muchas puertas. Pero cuando se cierran unas puertas, se abren otras. La serie es bastante sincera con lo que pasa día a día. No es ni blanco ni negro, hay tonos grises de por medio. Mucha gente se va a sentir muy identificada.

Una escena de la segunda temporada de Sense8.
Una escena de la segunda temporada de Sense8.

P: Y también estás ahora en Narcos…
M.A.S.: Ahí estoy yendo y viniendo a Bogotá con mi querido Javier Cámara. Me da mucho placer porque es un actor al que he admirado toda la vida. Ya tuve la suerte de poder trabajar con él cuando hicimos la película con Pedro [Almodóvar] “Los amantes pasajeros” y ahora en la primera escena que tengo en “Narcos” la primera palabra se la digo a él. Eso me pareció un gran presagio para mí y para nuestra relación de amistad.

P: Velvet ya te dio una proyección fuera de España, pero las series de Netflix se estrenan en todo el mundo a la vez. ¿Has notado ese cambio?
M.A.S.: Una de las cosas más positivas de Netflix es cómo globaliza tu trabajo. Cada vez hay menos fronteras y las historias que se cuentan en España le llegan a la gente de Puerto Rico, de México, de Argentina y de Estados Unidos también. Nos da muchísima más visibilidad a los directores, a los actores… De repente se multiplican las posibilidades de trabajo y de que los proyectos se hagan realidad. Cuanto más se amplía el mercado, muchísimo mejor. Eso ha sido una sorpresa porque yo recuerdo que con “Velvet” tuvimos muy buen arranque en España y un público muy fiel durante cuatro temporadas. Pero al tercer año Netflix compró “Velvet” y desde entonces me han llegado proyectos de otros países gracias a que la gente me conoce por “Velvet”. Eso es un regalazo que nunca te esperas. Cuando te dicen: “Oye, que la serie está funcionando muy bien en México…”, la sonrisa te da la vuelta a la cara.

P: Pues ya verás con Narcos…
M.A.S.: A ver qué pasa. Tengo un personaje pequeño pero me gusta mucho porque es determinante para una de las tramas. He disfrutado mucho. Tenía muchas ganas de trabajar con Pedro Pascal (el agente Peña), que además es amigo mío. Trabajar con él y con Kerry Bishe (“Fargo”), que es la chica que hace de mi mujer en la serie, ha sido un placer.

P: Pedro Pascal se ha convertido en una estrella…
M.A.S.: A Pedro lo conocí en una de las fiestas de Netflix en Los Ángeles y nos hicimos muy buenos amigos. Es increíble poder estar en proyectos como “Sense 8”, “Velvet”, “Narcos” ahora… Pero lo que realmente me parece increíble es cuando tú has visto a un director o a un actor que te inspira –como el personaje de Pedro Pascal en “Game of Thrones”- y de repente te dan la oportunidad de trabajar con él. Es sorpresa doble. ¡No sólo que te han elegido para “Narcos”, sino que vas a trabajar con Pedro Pascal! Eso es una de las cosas bonitas que te trae esta profesión.

P: Ahora la gente te reconoce más por la calle. ¿Cómo llevas la fama?
M.A.S.: Pues ahora lo llevo muy bien. Porque hubo una época al principio en que no lo llevé nada bien. Por miedo, por inseguridades de que no terminen de confiar en ti… Los personajes están escritos por mentes en ocasiones muy brillantes que hacen que sean especialmente atractivos. Entonces yo decía: “Bueno, los fans se van a llevar a una decepción cuando me conozca a mí, porque no soy el personaje que ellos piensan que soy”. Porque está el personaje de las series, muy atractivo, y luego la vida que vivimos es mucho más sencilla que la de los personajes. Pero ahora me siento tan agradecido… Soy muy consciente de que si trabajo es porque esa persona que viene por la calle a saludarme tiene interés por verme. Si esa persona no tuviera interés, yo no tendría trabajo. Es una regla fundamental. De verdad que me siento muy halagado y, de corazón, muy agradecido. Así que cuando veo a alguien que tiene interés por hacerse una foto pienso “algo va bien”.