Canelo Álvarez le ganó a Julio César Chávez Jr. sin despeinarse

El tapatío derrotó al sinaloense y anunció su pelea con Triple G para septiembre
Canelo Álvarez le ganó a Julio César Chávez Jr. sin despeinarse
Canelo y Chávez Jr. intercambiaron golpes durante todo el combate, con el tapatío con la iniciativa.

LAS VEGAS.- “Canelo” fue mucha pieza para un Chávez Jr. que se vio por momentos con ganas pero sin fuerza para hacer daño al pelirrojo, y al final el tapatío levantó la mano la noche del sábado ante los 20,510 espectadores que abarrotaron la T-Mobile Arena en la Ciudad del pecado.

Saúl Álvarez ( 49-1-1, 34 KOs) se administró sobre el ensogado, manejó los tiempos a su antojo, distancias y nunca se sintió amenazado por un boxeador mucho más grande, pesado y con mayor alcance.

El tapatío se paseó por el ring como quiso, sin despeinarse, y siempre salió bien librado cuando Chávez Jr. (50-3-1, 32 KOs) con sus raquíticos intentos trató de acorralarlo contra las cuerdas, encontrando muy pocas veces un hueco en la guardia del “Canelo”, y cuando lo hizo no tuvo el poder para hacer daño.

Lo mejor de la pelea en fotos:

Tanto fue el dominio de principio a fin que Canelo lanzó 606 golpes y conectó 228, mientras que el Junior apenas lanzó 302 golpes y conectó 71, por lo que los tres jueces del combate vieron ganar al pelirrojo 120-108 para llevarse una contundente decisión unánime y el derecho a llamarse el mejor boxeador mexicano del momento.

“Esta noche mostré que me puedo mover,  que puedo boxear. Enseñé como boxeador que puedo hacer todas las cosas”, dijo el tapatío al finalizar el combate. “Pensé que podía lucirme como peleador, que podría lanzar golpes, pero él simplemente no lo hizo“.

Por su parte el Junior reconoció que su rival fue mejor y reveló haberse sentido sin fuerza en el peso que se hizo la pelea.

“Canelo es buen boxeador,  buen campeón, me ganó bien, tuvo mejor ‘timing’. Es un buen boxeador. No me sentí con la fortaleza que me sentí en mis mejores peleas, eso me afectó en el ‘timing’ y la fortaleza que normalmente tengo

“¡Beso, beso!”

Finalmente el esperado nocaut nunca llegó y el público se desesperó.

Desde las tribunas de la T-Mobile Arena descendió el grito de “beso, beso”, reprochando a ambos pugilistas y tratando de empujarlos a fajarse sobre el ring.

Incluso se llegó a escuchar el infame grito homofóbico que invade a los estadios de fútbol en México y donde juega la selección azteca, pero ni eso les calentó la sangre al tapatío y al sinaloense.

Ahora va por Golovkin

Sin duda lo mejor de la velada llegó tras el combate.

“Triple G  tú eres el que sigue, mi amigo”, dijo “Canelo” dirigiéndose a Gennady Golovkin, quien se encontraba en las primeras filas y fue testigo del combate.

Luego, al mejor estilo de la WWE, un vídeo de HBO del kazajo se mostró en las pantallas gigantes y Triple G hizo su gran entrada al cuadrilátero para hacer el anuncio del pleito con el tapatío.

“Esta pelea está hecha. Nunca he temido a nadie desde los 16 años que comencé a boxear como profesional”, dijo Álvarez. “Cuando nací, el miedo ya se había repartido… será una pelea muy dura, pero como siempre digo, Canelo Álvarez es el mejor porque peleo contra los mejores“.

Golovkin se dijo muy emocionado por haber concretado la pelea y listo para enfrentar lo que considera el reto más grande como boxeador.

“Canelo se vio muy bien esta noche y estoy cien por ciento seguro de que es el reto más grande de mi carrera”, dijo el kazajo.

Después durante la conferencia de prensa, Óscar de la Hoya confirmó el pleito para el próximo 16 de septiembre, día de la Independencia de México. La sede aún está por confirmarse, pero el CEO de Golden Boy Promotions dijo tener ofertas de todas partes del mundo.