El colombiano Fernando Gaviria se viste de rosa

El ciclista cafetero gana la tercera etapa y es nuevo líder del Giro de Italia
El colombiano Fernando Gaviria se viste de rosa
Fernando Gaviria celebra en el podio el triunfo en la tercera etapa y el liderato.

El colombiano Fernando Gaviria (Quick Step) hizo honor a su apodo de “Misíl de Antioquía” con una contundente victoria el domingo en la tercera etapa del Giro de Italia, la última en la isla de Cerdeña, disputada entre Tortolí y Cagliari, de 148 kilómetros.

Gaviria, nacido hace 22 años en La Ceja, Antioquía, nuevo líder de la carrera, no es el escarabajo estereotipo del ciclismo colombiano, es un velocista puro con genes ganadores, doble campeón del mundo en pista y debutante en el Giro.

A la tercera fue la vencida y levantó los brazos rematando un enorme trabajo del Quick Step, encargado de provocar un abanico a 10 kilómetros de meta que destrozó el pelotón y anuló a Andre Greipel, quien no pudo retener la “maglia” rosa de líder, ahora en la espalda del cafetero.

Gaviria, en el tren ganador filtrado por el viento y el impulso de la escuadra belga, explotó en la recta de meta, saliendo desde atrás para celebrar su estreno en una carrera de las que se sueñan de antemano. Batió por velocidad al alemán del Bora Rudiger Selig y al italiano Giacomo Nizzolo (Trek).

Aficionado a los caballos, tiene tres ejemplares y pretende comprarse alguno español, y seguidor de la Moto GP, sobre todo de Jorge Lorenzo, el sueño de la etapa lo completó con la “maglia” rosa.

Descansará el lunes como líder, antes de despedirse de la prenda en la meta del Etna. Desbancó a Greipel por 9 segundos y el austríaco Lukas Postlberger se mantuvo tercero a 13. El protagonismo de los esprinters también reposará ante la llegada de las cumbres.

La etapa corta y de previsible sprint no reventó la general, pero asustó por el viento.

“Todos los equipos sabían que podría haber peligro por el viento. Nos pusimos al frente, ya que las piernas de mis compañeros de equipo estaban muy fuertes. Abrieron gas y así pudimos lograr una hermosa victoria“, dijo.

Gaviria sintió el alivio de dar a sus compañeros lo que buscaron sin éxito en las dos primeras jornadas.

“Después de dos etapas me sentía mal por mis compañeros, ya que mis piernas no respondieron en los dos primeros esprints. Ahora tenemos la victoria que merece el equipo “, concluyó.