Critican medidas de la MTA para mejorar el Subway

Expertos y autoridades municipales aseguran que los cambios son insuficientes y demorarán en notarse
Critican medidas de la MTA para mejorar el Subway
Como los hispanos haran para comprar la tarjeta de Metrocard cuando aumente. Foto Credito: Mariela Lombard / El Diario NY.

Las medidas anunciadas por la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) para solucionar el deterioro que vive el Subway de la Gran Manzana podrían servir de poco o casi nada. Ésa es la opinión de autoridades y expertos en transporte que analizaron las propuestas que dio a conocer la autoridad. 

Algunas de las acciones que se implementarán consisten en aumentar la frecuencia con que se revisan los trenes, incrementar los equipos de mantenimiento, reforzar los grupos de emergencias para atender pasajeros enfermos en los vagones, y mejorar la infraestructura de las vías. La mayoría de las medidas serán implementadas en los trenes A, C y E, en Manhattan, y en dos áreas de El Bronx.

Las líneas A y C registran unos 80,000 viajes semanales, lo cual significa sólo una fracción del total que realiza el sistema. A juicio de autoridades y expertos en transporte consultados por el New York Post, para solucionar el deterioro del metro se requiere mucho más que medidas dirigidas a esas áreas específicas.

“Necesitamos un plan concreto para atender las necesidades de toda la ciudad”, aseguró el concejal Mark Treyger. “Ellos (las autoridades de transporte) parecen ser alérgicos a ciertas regiones de la ciudad y eso tiene que terminar ahora”. Según el concejal, es vital que se presenten soluciones para enfrentar el deterioro del servicio en los trenes F y R.

A pesar de que las medidas estarán dirigidas a las líneas A y C, pasarán meses, o quizás años, antes que los pasajeros de esas líneas puedan notar una diferencia. “No vamos a ver ningún alivio al menos hasta el 2019“, dijo una fuente cercana a la MTA.

Otra de las medidas que se implementará será aumentar el número de trenes nuevos que circulan por el sistema. Según el mismo medio, la mayoría de los retrasos en los recorridos se debe a la enorme cantidad de gente que usa el servicio y que se demoran en abordar los vagones más que a los problemas mecánicos.