De esta forma Trump podría bloquear el testimonio de James Comey en el Congreso

El magnate haría uso del "privilegio ejecutivo" con el fin de detener las declaraciones del ex director del FBI
De esta forma Trump podría bloquear el testimonio de James Comey en el Congreso
Comey está programado para testificar ante el Congreso el próximo jueves

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podría utilizar sus poderes ejecutivos para impedir que el exdirector del FBI James Comey testifique ante el Congreso la próxima semana, una decisión que aún no ha dirimido, según indicó hoy su asesora, Kellyanne Conway.

Comey, destituido por Trump el mes pasado, testificará el jueves ante el Comité de Inteligencia del Senado en una sesión abierta si nada lo impide, con el objetivo de abordar su despido con los congresistas, así como las pesquisas que estaba liderando en el FBI sobre los posibles nexos de la campaña del magnate con Rusia para interferir en los comicios presidenciales de 2016.

La declaración de Comey puede incrementar la presión sobre Trump, ya que según informaciones reveladas hace unas semanas, el ex director del FBI escribió unos memorandos en los que detalla que el multimillonario le solicitó poner fin a las investigaciones que pesaban sobre su ya ex asesor de seguridad nacional, Michael Flynn, lo que podría considerarse un intento de obstrucción a la justicia.

En una entrevista con la cadena ABC, Conway insinuó hoy que Trump no hará uso de sus poderes presidenciales para bloquear su intervención, aunque luego dijo que la decisión aún estaba en manos del multimillonario.

“El presidente tomará esa decisión”, afirmó la asesora, al agregar que la comparecencia de Comey será un “momento clarificador”.

Trump podría invocar una doctrina llamada “privilegio ejecutivo” para tratar de detener a Comey, sin embargo, tal maniobra probablemente provocaría mucho más revuelo mediático y además podría ser impugnada ante la Justicia, según explican hoy varios medios estadounidenses en consulta con expertos legales.

El privilegio ejecutivo es un concepto invocado por el Presidente de los Estados Unidos para evitar la divulgación de información que el Presidente cree que podrían poner en peligro el funcionamiento de la rama ejecutiva del gobierno.

El pasado 9 de mayo, el mandatario despidió a Comey, provocando una tormenta política y elevando dudas sobre los motivos de esa decisión, que muchos consideran una maniobra del magnate para entorpecer las investigaciones que recaían sobre su campaña y el Kremlin.