La muerte de John Hernández por el esposo de una policía indigna a EEUU

El incidente sucedió a la salida de un restaurante hace 10 días y causó múltiples vigilias y marchas en Houston, y campañas en redes sociales. Los acusados no fueron arrestados aún
Sigue a El Diario NY en Facebook
La muerte de John Hernández por el esposo de una policía indigna a EEUU
El incidente sucedió en la noche del 28 de mayo, en Houston, Texas.

Tres días después de ser estrangulado hasta la muerte cerebral, John Hernández, de 24 años, falleció.

El incidente sucedió en la noche del 28 de mayo, en Houston, Texas.

De acuerdo al reporte de los fiscales, Hernández, hispano residente en EE.UU., bajo efectos del alcohol, orinaba en las afueras de un restaurante Denny’s cuando fue abordado por Terry Thompson.

Un video aficionado filmado desde un móvil muestra cómo Thompson se mantuvo encima de Hernández, quien tiene ascendencia mexicana, hasta que éste ya casi no oponía ninguna resistencia ni se movía.

“Lo estranguló hasta provocarle la muerte”, afirmó Randall Kallinen, el abogado de la familia de Hernández, a BBC Mundo.

“No sabemos con exactitud qué sucedió antes, pero en cierto momento el señor Terry Thompson se puso encima del señor John Hernández (…) Lo estranguló hasta que en cierto punto dejó de respirar y sufrió muerte cerebral. Unos días después falleció “, relató el abogado.

Kallinen añadió que Hernández se encontraba con su esposa y su hija de tres años.

Este jueves, un tribunal del condado de Harris, en Houston, acusó a Terry y Shauna Thompson de asesinato por la muerte de John Hernández.

El siguiente video tiene imágenes de violencia que pueden no ser de su agrado:

Sin embargo, la defensa de Thompson señala que en realidad fue Hernández el agresor y la persona que provocó el enfrentamiento.

Las circunstancias

La falta de oxígeno provocó la muerte cerebral de Hernández, quien fue dado por muerto tres días después del incidente.

Testigos del hecho relataron a la cadena estadounidense CBS que Hernández fue “neutralizado rápidamente” por Thompson, quien lo comenzó a golpear y lo mantuvo en posición de estrangulamiento por varios minutos.

Añadieron que Hernández se encontraba demasiado borracho para defenderse.

En el video del incidente se puede apreciar que Thompson es significativamente más grande y pesado que Hernández.

Se conoció que el acusado es el esposo de Shauna Thompson, una ayudante del alguacil del condado de Harris.

Al respecto, el abogado Kallinen añadió que la mujer estuvo presente en el incidente y que aquello se puede constatar en el video.

Legalmente eso puede convertirla en cómplice del mismo crimen “, señaló.

Kallinen añadió que Terry Thompson podría afrontar cargos por asesinato, homicidio involuntario u homicidio criminal imprudente.

La versión de los Thompson

El acusado no fue arrestado inmediatamente después del incidente y permanece en libertad, a la espera del juicio que se llevará adelante en Houston.

Scot Courtney, abogado de los acusados, dijo que Hernández fue en realidad el agresor.

El defensor aseguró que hay testigos que vieron a Hernández atacar primero golpeando a Terry Thompson, según un reporte de la CBS.

Courtney añadió que su cliente no tenía la intención de matar a nadie y que la pareja recibe amenazas desde entonces.

De acuerdo a un reporte de la estación televisiva local KHOU, Shauna Thompson fue retirada de sus labores de patrullaje a principios de esta semana y se encuentra en suspensión administrativa.

Molestia en Houston y en redes sociales

El miércoles, miembros de la comunidad latina de Texas y de la familia de Hernández marcharon por el centro de Houston exigiendo una detención de los Thompson y una investigación independiente sobre lo sucedido el 28 de mayo.

Las vigilias y protestas se repiten en Houston desde que sucedió el incidente.

En redes sociales, otras organizaciones civiles en otros estados de EEUU también exigen justicia por la muerte de Hernández desde redes sociales usando la etiqueta #JusticeForJohnHernandez .

Melissa Trammel, una camarera del restaurante Denny’s que fue testigo de lo sucedido accedió brindar su testimonio a medios locales.

“Yo y mi manager le suplicamos a ese hombre que se detuviera porque la otra persona (Hernández) se estaba poniendo púrpura, pero no lo hizo”.