NALEO seguirá con planes para su conferencia en Dallas a pesar de llamados a boicot

"Ya es muy tarde" para suspender la conferencia, a realizarse en dos semanas, explica su director ejecutivo, y señala que "es importante mostrar solidaridad con la comunidad en Texas".
NALEO seguirá con planes para su conferencia en Dallas a pesar de llamados a boicot
Grupos pro inmigrantes atacan al gobernador de Texas como racista luego que le dió prioridad e impulsó la ley SB 4 (Foto proporcionada)

La Asociación Nacional de Funcionarios Latinos (NALEO) seguirá adelante con su conferencia anual en Dallas, Texas a realizarse a finales de este mes, a pesar que algunos grupos y líderes están llamando a boicotear al estado por haber aprobado la ley anti inmigrante SB4.

El director ejecutivo de NALEO Arturo Vargas, explicó este jueves a este diario que la conferencia de funcionarios latinos servirá para movilizar y fraguar estrategias en torno a la ley estatal y para “demostrar la solidaridad que existe a nivel nacional con nuestra comunidad en Texas”.

Vargas añadió además que sería inútil suspender la conferencia ahora, ya que comenzó a planearse hace cuatro años y “tendríamos que pagar al hotel y otros vendedores con contratos, por lo que Texas se beneficiaría económicamente de todas maneras”.

Entretanto, otras organizaciones nacionales, incluyendo varias de las grandes organizaciones latinas, han confirmado que están considerando realizar un boicot contra Texas en protesta por la ley, que consideran activamente anti inmigrante y perjudicial para 1.6 millones de indocumentados y 4.5 millones de inmigrantes latinos en ese estado.

Grupos como el Concilio Nacional de la Raza, Latino Victory Project, LULAC y MALDEF estarían considerando algún tipo de boicot contra el estado. La Unión de Libertades Civiles Americanas (ACLU) publicó un “alerta de viaje” al estilo del Departamento de Estado, indicando que existe el riesgo para viajeros de experimentar “arresto ilegal, perfilamiento racial, exigencia de sus documentos”.

Esta semana, la Asociación Nacional de Abogados de Inmigración anunció que suspendería los planes de realizar allí su encuentro del año próximo,  lo que da a esa organización tiempo suficiente para buscar otro lugar de reunión y no beneficiar a la economía de Texas con la presencia de más de 3000 personas que estarían consumiendo allí.

“Nosotros no tenemos ese lujo” , dijo Vargas, de NALEO.

Pero esta misma semana, dos senadores latinos, Bob Menéndez de Nueva Jersey y Catherine Cortés Masto de Nevada, pidieron al organizador de un gran festival de música, cine y tecnología (South by Southwest) que suspenda sus actividades en Texas.

En una carta enviada este miércoles, los senadores federales piden al director ejecutivo del festival, Roland Swenson, que mueva los eventos a otro estado hasta que “la anti discriminatoria ley sea derogada”.

Por su parte, Vargas indicó que la conferencia de NALEO estará centrada en discutir las estrategias en torno a la SB4 y que “vamos a tener discusiones con líderes de California y Arizona, estados donde se dieron leyes anti inmigrantes, para determinar como usar lo que aprendimos allí”. 

“En Arizona hubo un boicoteo, allí tendremos a gente de Arizona que podrá explicar cual fue el efecto y cómo se llevó a cabo”, dijo Vargas. “Estas son las conversaciones que tenemos que tener en este momento”.

La propia ciudad de Dallas anunció esta semana que se sumará a la lucha legal contra la SB4, que ya involucra a varias otras ciudades como Austin, El Paso, San Antonio, El Cenizo y Maverick County.  Alcaldes y jefes de policía de las ciudades más importantes del estado se oponen a la SB4, señalando que no refuerza la seguridad pública y si se enfoca en discriminar a la comunidad latina. 

¿Qué es la SB4?

La SB4 es una ley firmada por el gobernador de Texas Greg Abbot el pasado 7 de mayo.  Sus partidarios la rotularon la ley “anti ciudad santuario” de Texas y sus críticos la llaman ley “muéstrame tus papeles”.

SB4 pretende borrar toda diferencia entre el trabajo de la policía estatal y local, encargada de perseguir el crimen y la delincuencia frente al de las autoridades migratorias federales, encargadas de cuidar fronteras y hacer cumplir las leyes migratorias.

No solo eso, la ley busca presionar a agencias policiales locales a colaborar con las autoridades federales más allá de lo que dicta la ley federal y decide castigarlos si no lo hacen.

Por ejemplo, la nueva ley prohíbe que estos funcionarios se nieguen a cumplir con las solicitudes de la Agencia de Inmigración y Aduanas ICE de no liberar a un inmigrante detenido hasta que los agentes federales van a la cárcel a recogerlos.

La legalidad de los llamados “ICE holds” o “detainers” ha sido cuestionada por algunos jueces, que han dictaminado es ilegal mantener en la cárcel a una persona más allá de su tiempo legal, sólo para que el gobierno federal haga su trabajo.

Sin embargo, la SB4, ahora ley, acusaría de delito menor a un agente que se niegue a cooperar con estas solicitudes e impondría multas que comienzan por 1000 dólares y se acumulan hasta 25,000 por cada infracción.

Por otra parte, existe el temor de que la ley también de luz verde a entidades e individuos dentro de los departamentos de policía para detener indiscriminadamente a personas que “consideran” pueden ser indocumentadas, generando actividad motivada por el racismo y el color de piel.