Recortes a programas laborales perjudicarían más a trabajadores latinos, según encuesta

Los trabajadores extranjeros, los que no dominan el inglés y los que ganan menos de $40,000 al año reportaron una falta de capacitación laboral
Recortes a programas laborales perjudicarían más a trabajadores latinos, según encuesta
Temen represalias

WASHINGTON.- Los trabajadores hispanos, especialmente los de bajos ingresos, afrontan serios retos en los sitios de empleo, incluyendo falta de talleres de capacitación y represalias si denuncian violaciones laborales, por lo que serían los más afectados por recortes previstos para programas del Departamento del Trabajo, según una encuesta divulgada este lunes.

La encuesta nacional , realizada por “Latino Decisions”, a petición del Concejo Nacional de La Raza (NCLR), fue divulgada en unos momentos en que el Congreso evalúa la solicitud presupuestaria de la Administración Trump, que prevé recortes del 21% para diversos programas del Departamento del Trabajo para el año fiscal 2018.

El sondeo indicó que los trabajadores extranjeros, los que no dominan el inglés y los que ganan menos de $40,000 al año reportaron una falta de capacitación laboral para desempeñar sus empleos, y temor de represalias si denuncian violaciones salariales, laborales, o de las condiciones de seguridad en sus empleos.

Es por ello que, pese al rosario de problemas que afrontan en los trabajos, muy pocos se atreven a denunciarlos o a someter un reclamo laboral, indicó la encuesta, contenida en 24 páginas.

Según la encuesta, cerca de una cuarte parte de los trabajadores latinos no reciben ningún tipo de orientación al iniciar un empleo y tampoco reciben capacitación sobre sus derechos y las normas de seguridad en sus sitios de trabajo.

La situación es peor para los que ganan menos de $40,000 al año, ya que el 34%, o uno de cada de tres en ese subgrupo, tampoco recibió una orientación adecuada.

Y si expresan quejas sobre su salario, salud o seguridad laboral, los trabajadores latinos también corren el riesgo de sufrir un “alto nivel de represalia”, según el sondeo.

El 15% de los encuestados reportó haber sufrido algún tipo de represalia, mientras que una tercera parte dijo estar al tanto de riesgos para su bienestar y su seguridad física en los sitios de empleo.

Durante una conferencia telefónica para explicar los resultados de la encuesta, Lindsay Daniels, directora asociada para política económica de NCLR, dijo que el Departamento del Trabajo tiene la misión única de mejorar y proteger las condiciones de los trabajadores en EEUU y,  a su juicio, los recortes propuestos para programas de capacitación laboral y para el cumplimiento de las leyes van en contra de esa misión.

“Si se debilita al Departamento del Trabajo, eso tendrá un impacto devastador entre los latinos, que conforman el segmento más grande y de mayor crecimiento en la fuerza laboral estadounidense, tomando en cuenta que para 2050 serán la tercera parte” de la fuerza laboral, subrayó Daniels.

Por su parte, Rachel Deutsch, abogada del “Worker Justice, Center for Popular Democracy”, advirtió de que, aún cuando los trabajadores tienen derechos garantizados por las leyes federales, el clima político en el país es tal que muchos temen hacer denuncias sobre robo de salario o condiciones laborales insalubres ante las autoridades que presuntamente existen para defender sus derechos.

La encuesta se realizó entre 700 votantes latinos entre el 12 y 25 de mayo pasados, y tiene un margen de error de más o menos 3,1 puntos porcentuales.