Lanzan sitio web para denunciar irregularidades de las compañías privadas de saneamiento

La coalición Transform Don’t Trash NYC promueve reformas para un medio ambiente saludable en los vecindarios de NYC

Guía de Regalos

Lanzan sitio web para denunciar irregularidades de las compañías privadas de saneamiento
Transform Don’t Trash NYC es una coalición que aboga por reformas en la industria de recolección de residuos comerciales con el objetivo de reducir la contaminación, fomentar comunidades limpias y saludables así como crear buenos trabajos para los neoyorquinos. /ARCHIVO

Desde este jueves se puede ver en internet el sitio Trash Kingpins of New York City, un proyecto de la coalición Transform Don’t Trash NYC, donde se exponen los supuestos actos de corrupción, comentarios racistas y sexistas, daños ambientales y abusos laborales de algunas de las compañías privadas de saneamiento que operan en la ciudad de Nueva York.

“Las comunidades que luchan por la justicia ambiental, como el Sur de El Bronx, han tratado durante mucho tiempo con los transportistas corruptos e irrespetuosos y con los dueños de las estaciones de transferencia de residuos. Este website brillará como una nueva luz en una industria que necesitamos desesperadamente que sea regulada y reformada”, dijo Angela Tovar, directora de desarrollo comunitario de la organización The Point CDC.

De acuerdo a la coalición, muchos de los documentos y violaciones que se publican en el sitio web, nunca han sido reportados antes.

“La industria de residuos privados tiene la oportunidad de proporcionar buenos trabajos a largo plazo para sus trabajadores, la mayoría de los cuales son inmigrantes y de las minorías. En lugar de eso, sigue siendo una de las ocupaciones más peligrosas de la ciudad”, dijo Maritza Silva-Farrell, directora ejecutiva de Alliance for a Greater New York (ALIGN).

Según Silva-Farrell, los propietarios de estas compañías que se benefician teniendo los equipos en mal estado y reduciendo el entrenamiento de seguridad deben ser responsabilizados por estas violaciones.

A través de un comunicado, la coalición Transform Don’t Trash NYC aseveró que a pesar de los antecedentes de delitos de la industria, el expediente actual de degradación ambiental en las comunidades de bajos ingresos y los notoriamente pobres expedientes sobre seguridad, muchos de estos propietarios de compañías de saneamiento privado, continúan funcionando bajo un escrutinio público mínimo.

Transform Don’t Trash NYC es una coalición que aboga por reformas en la industria de recolección de residuos comerciales con el objetivo de reducir la contaminación, fomentar comunidades limpias y saludables así como crear buenos trabajos para los neoyorquinos. Según ellos, la gran mayoría de las empresas privadas con licencia para transportar y manejar desechos comerciales en Nueva York, operan como compañías privadas relativamente secretas, a menudo divididas en numerosas empresas de responsabilidad limitada y corporaciones escudadas como propiedad de miembros de una familia.

“Las compañías de desechos comerciales han operado durante mucho tiempo en la oscuridad, evitando la responsabilidad por violar los estándares de trabajo, medioambientales y buenas prácticas empresariales. Ya es hora de que nuestra ciudad abra sus ojos a los abusos y perjuicios que estas hacen regularmente, en particular en las comunidades socialmente más deprimidas y responsabilizarlas por esos daños”, dijo la abogada Melissa Lachan del Programa de Justicia Medioambiental de la organización New York Lawyers for the Public Interest.

La coalición denuncia adicionalmente que en respuesta a las radicales reformas a la industria de residuos comerciales anunciadas el pasado mes de agosto por la Administración de Blasio, algunos propietarios ahora intentan identificarse como “responsables” y están gastando grandes sumas en cabilderos para dirigirse a la Comisión de Integridad en los Negocios de la Ciudad de Nueva York, una agencia anticorrupción que regula la industria de residuos comerciales, así como a otros niveles de decisiones gubernamentales para tratar de convencerlos de que la industria no necesita una mayor supervisión o reforma.

George Miranda, presidente de Teamsters Joint Council 16 sostuvo que, “el saneamiento privado fue una vez una carrera bien pagada y segura, pero ya no es así, gracias a estos capos de la basura. Pueden gastar todo el dinero que quieren en relaciones públicas, pero sabemos lo que realmente está pasando”.
Miranda agregó que los trabajos de bajo salario y prácticas inseguras colocan a los trabajadores en riesgo y socavan las pocas buenas compañías que quedan en la industria.