¿Nueva ley pondría a neoyorquinos a merced de terroristas?

La Ciudad podría aprobar una legislación que obligaría a NYPD a dar detalles de sus métodos de espionaje
Sigue a El Diario NY en Facebook
¿Nueva ley pondría a neoyorquinos a merced de terroristas?
NYPD podría tener que enviar reportes públicos con sus métodos de espionaje y almacenamiento de datos.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

La Ciudad obligaría al Departamento de Policía (NYPD) a compartir sus estrategias antiterroristas para proteger a los neoyorquinos, algo que podría ser “carne de cañón” para futuros atacantes, consideró la agencia de seguridad.

La Ley de Vigilancia Pública Tecnológica del Concejo pediría a la Uniformada un reporte detallado del material de espionaje que usan: rastreadores de celulares, lectores de matrículas de vehículos, escáneres que pueden ver lo que ocurre tras una pared, cámaras de seguridad e incluso métodos de almacenamiento de la información recopilada.

John Miller, jefe del departamento de Inteligencia y Antiterrorismo del NYPD, se mostró en desacuerdo con la ley ante el Comité de Seguridad Pública bajo el argumento de que sería un mapa de ruta perfecta para sortear a la Policía y que la gente tiene una paranoia con que les están investigando constantemente, según Daily News.

“Esta legislación crearía un plan eficaz para todos aquellos que quieran hacer daño a los neoyorquinos”, avisó. “Además, pondría en peligro las vidas de los oficiales, de otros de nuestros recursos y de los ciudadanos que se vean envueltos en un ataque criminal o incluso terrorista”.

La propuesta viene inspirada por los concejales Dan Garodnick y Vanessa Gibson y fue secundada por otros 15 miembros del Ayuntamiento. El objetivo es fomentar la transparencia, para lo que consideran vital que NYPD explique sus procedimientos, reglas y métodos de almacenamiento.

“Los civiles están en control de la Policía, y no al revés”, recalcó Garodnick. “Necesitamos ser capaces de entender las herramientas que tienen y cómo las usan para garantizar la confianza pública en nuestro sistema de justicia criminal”.

El sentir general de la Policía es que la ley es demasiado amplia, pero no descartan llegar a un acuerdo para estrechar el cerco y ayudar a paliar esa falta DE transparencia. Sin embargo, Larry Byrne, Comisionado Adjuntos para Asuntos Legales de NYPD, defendió la confidencialidad del cuerpo policial.

El público no tiene el derecho a saber qué tipo de tecnología se utiliza“, indicó Byrne. “Deben confiar en nosotros en materias tan sensibles”.

En la misma línea de diálogo que abrió Byrne, Garodnick aseguró que la ley está todavía en proceso de formación, por lo que también estaría dispuesto a perfeccionarla con la ayuda de NYPD.