La Casa Blanca teme que Trump despida a Robert Mueller

Cesar al fiscal general encargado de la investigación sobre Rusia desataría un verdadero escándalo en Washington
Sigue a El Diario NY en Facebook
La Casa Blanca teme que Trump despida a Robert Mueller
Robert Mueller fue nombrado fiscal especial para investigar los nexos entre Trump y el gobierno ruso.
Foto: Alex Wong / Alex Wong/Getty Images

En un intento desesperado por parar la “caza de brujas” que James Comey estaba llevando a cabo contra Donald Trump, el presidente decidió despedir al hasta entonces director del FBI para poner fin a la investigación que continuaba abierta sobre las relaciones de su campaña presidencial con Rusia, aunque dicha decisión ha terminado siendo inútil.

Según The Daily Beast, Robert Mueller, predecesor de Comey al mando de Agencia de Investigaciones Federales, no está dispuesto a pasar página y tiene intención de abrir una nueva investigación para averiguar si, efectivamente, Trump expulsó al exjefe del FBI para protegerse a sí mismo, lo que supondría una obstrucción a la justicia en toda regla.

Parece ser que el nerviosismo se está apoderando de la Casa Blanca.

Analizando las polémicas acciones que el presidente ha llevado a cabo desde que llegó a la Casa Blanca hace solo unos meses, varias fuentes, entre las que se encuentras senadores, antiguos fiscales, veteranos del FBI y asesores de Trump, temen que el presidente siga sus instintos y despida a Mueller, lo que podría herir de muerte a su presidencia.

De hecho, durante los últimos días algunos medios se han hecho eco de los rumores que afirman que el despido del nuevo encargado de la investigación sobre Rusia podría entrar en los futuros planes del presidente.

“Cesar a Mueller en estos momentos supondría un ataque directo al imperio de la ley que gobierna este país“, aseguró Ron Wyden, representante demócrata de Oregón en el Comité de Inteligencia del Senado, a The Daily Beast.

“El hecho de que Trump se esté planteando la posibilidad de despedir a un fiscal especial nombrado directamente por el Departamento de Justicia demuestra que tanto el presidente como la gente que le rodea se están poniendo nerviosos“, afirmó Ali Soufan, exagente del FBI especializado en contraterrorismo.

Mientras tanto, la gran mayoría de los funcionarios que trabajan en la Casa Blanca no dejan de recordar a Trump los problemas políticos y legales que supondría el despido de Mueller, aunque, tal y como varias fuentes cercanas al líder estadounidense han confirmado, “la naturaleza del presidente es impredecible“.