La momia alienígena de Perú, ¿real o un fraude?

Un sorprendente hallazgo junto a las misteriosas líneas de Nazca saltó a los titulares de todo el planeta como una potencial prueba de visitas extraterrestres a nuestro mundo
Sigue a El Diario NY en Facebook

Todo comenzó el pasado martes 20 de junio, cuando el polémico portal web especializado en misterio Gaia.com publicó un desconcertante vídeo. En él, se mostraba al mundo una inquietante momia de aspecto humanoide conservada en posición fetal.

Al margen del lógico interés arqueológico generado por el descubrimiento de cualquier momia, este espécimen presentaba varias particularidades que desatarían un inmenso revuelo en los días posteriores: la momia, de unos 5.6 pies de alto, presentaba tan sólo 3 dedos en cada mano y un cráneo exageradamente alargado, además de ausencia de orejas, nariz y ojos. Supuestos análisis en carbono 14 habrían datado su antigüedad entre los años 245 a 410 DC.

Fue encontrada por el periodista mexicano Jaime Maussan, quien, junto con académicos como el doctor Konstantin Korotkov, el experto forense José de Jesús Zalce Benítez y la jefa de análisis de imágenes Natalia Zaloznaja, inició las investigaciones en tan fascinante ejemplar.

Y es que, por si no fuera lo suficientemente intrigante, la momia fue descubierta en las inmediaciones de Nazca. Nada menos que el enclave mundialmente conocido por sus enigmáticas y gigantescas representaciones simbólicas que algunos consideran mensajes a los dioses o pistas de aterrizaje extraterrestres, ya que tan sólo pueden discernirse desde las alturas.

El misterio resultaba, sencillamente, demasiado irresistible como para dejarlo pasar.

· Más reportajes de Diario del Misterio aquí

Jay Weidner, director de contenido de Gaia.com, indicó además que el aspecto de la momia coincidía con el de representaciones humanoides similares grabadas en petroglifos cercanos.

¿Estaríamos, por tanto, ante el cadáver perfectamente conservado de un ser alienígena que dejó su rastro en nuestro planeta?

Miles de personas creen fervientemente en la teoría de los “astronautas espaciales”, según la cual el ser humano fue civilizado por visitantes llegados a la Tierra en los albores del tiempo para ayudarle a desarrollar una diversidad cultural única, pero al mismo tiempo con aspectos comunes imposibles de explicar desde un punto de vista geográfico.

Sin embargo, por excitante que pueda resultarnos este descubrimiento, la comunidad internacional advierte cautela. No son pocos los que han rechazado con escepticismo la noticia, acusando a la web por haber protagonizado fraudes y escándalos previos, así como a los implicados de haber manipulado el cuerpo añadiendo metacarpianos y metatarsianos en los dedos para dotarles del aspecto deseado.

Ufólogos como Nigel Watson creen que no es más que una escultura de yeso, y numerosos investigadores apuntan a que la práctica de alterar el crecimiento del cráneo para alargarlo es bien conocida en numerosas culturas.

Las autoridades peruanas han anunciado una conferencia de prensa para revelar los resultados de las investigaciones. Hasta entonces, el debate entre creyentes y escépticos continúa abierto.