Departamento de Estado gastó más de $15,000 en hotel de Trump

La agencia federal reservó 19 habitaciones en el Trump Hotel de Vancouver a nombre de la familia presidencial el día en que se inauguraba el edificio
Departamento de Estado gastó más de $15,000 en hotel de Trump
El presidente volvió a romper su promesa de separar los negocios de la política.
Foto: PAUL J. RICHARDS/AFP/Getty Images

Un nuevo escándalo vuelve a sacudir a la administración del presidente de Estados Unidos: en esta ocasión, The Washington Post ha revelado que el Departamento de Estado gastó más de $15,000 en la reservación de 19 habitaciones en el nuevo Trump Hotel de Vancouver para que la familia del republicano pudiera asistir a la inauguración de dicho edificio a finales de febrero.

Pese a que el presidente prometió al llegar a la Casa Blanca que dejaría de lado sus negocios para centrarse en su carrera política, la noticia publicada por el periódico estadounidense vuelve a demostrar que Donald Trump es incapaz de cumplir con su palabra y que, además, sus negocios se están viendo muy beneficiados por su nuevo cargo como líder del país.

De acuerdo a los datos recogidos por The Washington Post, el Consulado General de Estados Unidos en Vancouver fue informado de los gastos relacionados con la estancia de la familia Trump en el hotel pero las facturas que recibieron no detallaban ni los motivos ni la naturaleza del viaje.

Pese a que el servicio secreto es el organismo que se encarga de velar por la seguridad de los miembros del comité presidencial durante sus viajes en el extranjero, el Departamento de Justicia siempre suele colaborar con dicha agencia federal para lograr mejores resultados.

Desde que llegó a la Casa Blanca, Trump ha pasado gran parte de su tiempo libre en alguna de sus propiedades privadas, entre las que se encuentran, por ejemplo, el club Mar-a-Lago de Florida y varios campos de golf en Virginia y New Jersey.

El club Mar-a-Lago es uno de los lugares preferidos por el presidente para relajarse, al punto de que le llaman “la Casa Blanca de invierno”.

Sin embargo, parece que el gusto por el lujo es algo que la familia Trump lleva en los genes, ya que los hijos del presidente, Donald Jr. y Eric, se han dedicado durante los últimos meses a viajar a lugares como Dubai, Uruguay, Vancouver e Irlanda para promocionar el imperio inmobiliario fundado por su padre.

Todos estos desplazamientos, como es lógico, han obligado a las agencias federales estadounidenses a emplear más recursos para garantizar la seguridad del círculo de Trump y a establecer acuerdos con las compañías privadas del presidente, un fenómeno totalmente nuevo y muy criticado por los abogados de la ética y los expertos en política de Washington.