Republicanos ofrecen nueva versión para anular “Obamacare”, pero siguen afrontando trabas

La medida, aún con nuevas modificaciones para ganarse a los moderados, todavía no tiene los votos para su aprobación la próxima semana.

Guía de Regalos

Republicanos ofrecen nueva versión para anular “Obamacare”, pero siguen afrontando trabas
los republicanos difundieron en internet su nueva versión, la “H.R. 1628”

WASHINGTON.- Los líderes republicanos del Senado presentaron este jueves su nueva versión para anular “Obamacare”, como una especie de “primeros auxilios” a una iniciativa que vienen arrastrando desde 2010 pero que mantiene recortes a “Medicaid” y aún no logra persuadir a escépticos.

Tras una reunión a puerta cerrada, que excluyó a los demócratas, los republicanos difundieron en internet su nueva versión, la “H.R. 1628”, que ofrece alrededor de $70,000 millones en fondos adicionales –por encima de los $112,000 millones que tenía la versión anterior- para ayudar a los gobiernos estatales a reducir tanto las primas de los seguros como los costos de los servicios médicos.

La idea es someterla a votación la próxima semana, para que sea armonizada con la que aprobó la Cámara de Representantes, e intentar evitar, si es posible, un recorte del receso legislativo de agosto.

Se trata del cuarto esfuerzo de los republicanos por anular “Obamacare” en esta sesión legislativa: en la Cámara de Representantes fue aprobada tras un segundo intento.

El presidente Donald Trump, que ganó las elecciones en parte por su promesa de anular “Obamacare”, dijo en una entrevista anoche con la cadena cristiana “Cristian Broadcasting Network”, que se pondrá “muy enojado” si los republicanos no logran aprobar la medida.

Sin embargo, la nueva versión modifica sustancialmente el programa de “Medicaid”, porque reduce profundamente sus beneficios y establece topes en las ayudas a los gobiernos estatales, por lo que nuevamente podría ser la tumba del nuevo esfuerzo republicano.

Se trata de un “borrador” sujeto a más cambios, según fuentes legislativas, y no está claro que la nueva versión tenga suficiente apoyo para la próxima semana. Tomando en cuenta el voto del vicepresidente Mike Pence como presidente del Senado, los republicanos necesitarían 50 votos para lograr su aprobación en el pleno.

El propio senador republicano por Texas, John Cornyn, encargado de “arrear” los votos, dijo hoy a la cadena Fox que esta medida es la única que más se aproxima a los 50 votos para anular “Obamacare”, pero tampoco se atrevió a vaticinar su destino final.

Cornyn, al igual que otros republicanos, han recibido presiones de sus votantes para mantener los beneficios de “Medicaid”.

Para complicar aún más el panorama de la aritmética de votos, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) prevé divulgar, tan pronto como el próximo lunes, sendos análisis de la iniciativa, una con los cambios sugeridos por Cruz, y otra sin éstos.

El “Acta de Reconciliación para un Mejor Cuidado” de 2017 (“Better Care Reconciliation Act”) contiene ciertos “edulcorantes” para que los demócratas y demás detractores puedan tragar la “píldora amarga” de anular “Obamacare”, uno de los principales logros de la presidencia de Barack Obama.

Así, la medida, elaborada con la ayuda del senador republicano por Texas, Ted Cruz, mantiene algunos impuestos para los ricos y ofrece asistencia a los gobiernos estatales para abaratar los precios de los planes médicos para gente pobre, además de que autoriza $45,000 millones para tratamientos contra la adicción a los opioides.

Pero también mantiene recortes tributarios por casi $200,000 millones para las aseguradoras, compañías farmacéuticas, y fabricantes de dispositivos médicos.

Además elimina fondos para la organización de planificación familiar “Planned Parenthood”, que además de ofrecer servicios abortivos es también la principal fuente de cuidado de salud para decenas de miles de familias pobres.

El mismo “marrano”

La reacción de los demócratas fue tan rápida como predecible, dejando al descubierto las continuas fisuras ideológicas respecto a cómo corregir los fallos de “Obamacare”, una medida que dio cobertura médica a más de 20 millones de personas, incluyendo más de cuatro millones de latinos.

La senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, dijo que después de dos semanas de trabajo a puerta cerrada, le queda claro que sus colegas republicanos “pasaron poniendo lápiz labial a un marrano” porque la nueva versión “es el mismo atroz proyecto de ley que no pudieron aprobar” antes.

La medida privará de cobertura médica a millones, desmantelará “Medicaid”, aumentará las primas, especialmente para los estadounidenses de edad avanzada, y seguirá minando la cobertura de condiciones pre-existentes, advirtió Feinstein.

Haciéndose eco de otros demócratas, Feinstein se quejó de que la medida fue elaborada a puerta cerrada, sin consultas a su bancada ni audiencias públicas.

Por su parte, el senador independiente de Vermont y exprecandidato presidencial demócrata, Bernie Sanders, calificó la medida como “un desastre absoluto”, por lo que afronta la oposición de médicos, enfermeras, administradores de hospitales y las principales organizaciones de cuidado de salud en el país.

“No nos equivoquemos, miles de estadounidenses morirán cada año innecesariamente si se aprueba esta legislación”, sentenció Sanders.

La oposición a la medida también viene de grupos cívicos y sindicatos como SEIU, que la calificaron en sendos comunicados como un “refrito” que apenas ofrece “un poco más de las sobras de la medida anterior”.

Al igual que con las versiones anteriores, también varios senadores de corte moderado, entre éstos las senadoras republicanas, Susan Collins y Lisa Murkowski, afirmaron que la nueva medida también afectará a personas con condiciones médicas pre-existentes y a quienes reciben su seguro médico a través de “Medicaid”.