Por qué una transferencia de apenas $1.6 millones alborota a la MLS

"Me hicieron sentir como Neymar", dijo Dom Dwyer al llegar a Orlando. La historia de una transacción determinante para la historia de la MLS.
Por qué una transferencia de apenas $1.6 millones alborota a la MLS
Dom Dwyer al llegar al aeropuerto de Orlando. Foto: Orlando City/ Twitter.

Decenas de hinchas de Orlando City sorprendieron a viajeros y trabajadores del Aeropuerto Internacional de Orlando la noche del martes. Se ubicaron a la salida de un muelle de vuelos nacionales y cantaron como si estuvieran en el estadio. Esperaban a Dom Dwyer, su nuevo delantero, proveniente de Sporting Kansas City.

La escena recordó los recibimientos de jugadores en la liga turca, quizá la más emotiva en ese aspecto. Sin embargo, el caso de Dwyer, de 26 años, tiene elementos poco comunes en el mundo del fútbol. Se trata de una transferencia interna, en Estados Unidos, por un valor estimado en US$1.6 millones, una cifra demasiado corta para el fútbol de hoy.

Hay un ingrediente emocional en la transferencia: Dwyer fue ídolo de Orlando City cuando el club jugaba en la tercera división. Allí anotó 15 goles en 13 partidos después que fuera prestado por Kansas City, el club que lo seleccionó en el SuperDraft universitario de la MLS de 2012.

“Me hicieron sentir como Neymar”, dijo Dwyer sobre el recibimiento.

Los hinchas no fueron los únicos que se alteraron con la llegada de Dwyer a Florida. Expertos  en MLS desplegaron columnas en los medios, mientras que #DomDwyer fue tendencia en las redes sociales. La razón es que la transferencia no fue hecha con dinero -tal y como lo conocemos en la calle- ni con intercambio de jugadores. Los equipos involucrados usaron uno de los tantos mecanismos que diferencia a la MLS del resto de ligas del mundo. En ese sentido, se trata de la transacción interna más grande en la historia de la MLS.

Un juego de Monopolio

Sporting Kansas City recibirá por Dwyer un total de US$900,000 en dinero de adjudicación, mientras que los US$700,000 restantes se pagarán de acuerdo a metas deportivas.  Pero ¿qué es el Dinero de Adjudicación? Es una especie de bonos que los equipos usan para fichar jugadores o cubrir sus salarios para mantenerlos dentro del tope salarial de US$3.845 millones, en donde el salario máximo anual es $480,625 . Así, si un club quiere a un jugador con un salario de $600,000 anuales, pero ya tiene tres Jugadores Franquicia (la figura que permite que un jugador gane millones, pero sólo una fracción de su salario se incluye en el tope salarial), el Dinero de Adjudicación flexibiliza el asunto.

La figura tiene dos caras: Dinero de Adjudicación General o GAM (General Allocation Money) y Dinero de Adjudicación Específico o TAM ((Targeted Allocation Money). El GAM sirve para fichar, reducir lo que un salario pesa en el tope salarial, bajar la fracción del salario del Jugador Franquicia dentro del tope salarial, firmar a exjugadores de la MLS y hacer intercambios con otros equipos. El TAM se usa para pagar jugadores con sueldos mayores de US$480,625 pero menores de US$1 millón o convertir a un Jugador Franquicia en uno normal pero con la garantía de fichar a otro futbolista dentro de esa categoría. También se utiliza para intercambios como el caso de Orlando y Kansas City.

El verdadero valor del Dinero de Adjudicación es que le da poder de adquisición a los equipos dentro de los límites salariales de la MLS y sin desperdiciar uno de los tres cupos de Jugador Franquicia. El TAM entró en juego en 2015 cuando la liga desembolsó dinero a los equipos con el objetivo de tener una “clase media alta” en la MLS y mejorar la calidad de las nóminas. En la actualidad cada equipo recibe US$1,200,000 de TAM.

Lo máximo que se había dado en Dinero de Adjudicación fue US$650,000 cuando Kevin Molino pasó de Orlando a Minnesota United en enero de este año. Es por eso que la transacción de Dwyer a Orlando acaparó la atención. Sporting Kansas City tendrá en su poder más de un millón de dólares para maniobrar con el tope salarial.

En tanto, Orlando tendrá un ídolo de la hinchada, y un goleador probado. Dwyer hizo 55 goles (111 partidos) en las últimas cuatro temporadas. El delantero recién debutó en la selección de Estados Unidos y en tres partidos marcó dos goles.

Dom Dwyer con la camiseta de la selección de Estados Unidos. Jim Rogash/Getty Images

Sin duda se trata de un nuevo capítulo en la MLS, un cuerpo futbolístico en constante crecimiento.