Exigen a ‘La Migra’ frenar los arrestos en cortes de Nueva York

El Fiscal General del estado y el Fiscal de Brooklyn confirman un aumento de casos de detenidos por ICE en los tribunales este año
Exigen a ‘La Migra’ frenar los arrestos en cortes de Nueva York
Los fiscales generales Eric Schneiderman y Eric González criticaron duramente a 'La Migra' en la rueda de prensa.
Foto: Cortesía fiscalía Nueva York

Los datos de las autoridades no dejan lugar a dudas: los casos de arrestos e intentos de detención llevados a cabo por ‘La Migra‘ en los tribunales del estado en Nueva York se quintuplicaron este año en comparación al 2016, lo que se refleja en que cada vez menos inmigrantes se atreven a seguir adelante con sus procesos judiciales en los tribunales por miedo a ser detenidos y luego deportados.

Las pruebas de que las medidas migratorias de la Administración de Donald Trump están afectando la seguridad pública son evidentes, y por eso el fiscal general del estado, Eric Schneiderman, y el del Distrito de Brooklyn, Eric González, unieron sus voces para exigir este jueves al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) que ponga fin a las redadas en las cortes del estado.

“Las autoridades federales presumen de estar logrando que Estados Unidos sea seguro de nuevo, pero la realidad es que sus políticas migratorias están haciendo todo lo contrario. Cada vez hay más víctimas y testigos que temen declarar ante la Justicia por miedo a que al acudir pongan en peligro su situación en el país. Los arrestos de ‘La Migra’ continúan aumentando en todos los tribunales, incluyendo los que buscan ayudar a las víctimas de la trata de personas y a los enfermos mentales. Es intolerable“, denunció González, fiscal interino del Distrito de Brooklyn.

Inmigrantes protestan en frente del del Teatro Van Nostrand en la Suffolk County Community College donde el presidente Trump habla sobre las pandillas de Long Island.
La visita de Trump a Long Island la semana pasada causó gran indignación entre la comunidad inmigrante.

Schneiderman fue enfático al asegurar que la persecución de los indocumentados en las cortes debilita el sistema judicial, ya que sus denuncias y testimonios pueden ayudar a encerrar a criminales peligrosos, evitando así nuevos incidentes en el futuro.

“Todo el mundo, con indiferencia de su estatus migratorio o el de sus seres queridos, debería recibir el mismo tratamiento justo ante la ley”, afirmó el Fiscal General, quien, al igual que González, destacó la importancia de “sacar a los indocumentados de la sombra” para que puedan colaborar debidamente con las autoridades.

Ambos fiscales aprovecharon también para criticar duramente la falsa narrativa empleada por la Administración Trump que asegura que todos los inmigrantes son criminales, una excusa cada vez más empleada por las agencias federales y que atenta directamente contra el espíritu multicultural de la ciudad de Nueva York.

Junto a los fiscales se encontraba Mizue Aizeki, director ejecutivo interino del Proyecto para la Defensa de los Inmigrantes, quien aseguró que si ‘La Migra’ no interrumpe las redadas en los tribunales, el juez principal del estado de Nueva York “tomará medidas decisivas para acabar esta intolerable campaña”.

Cada vez más desprotegidos

Un estudio reciente llevado a cabo por la organización dirigida por Aizeki estimó que en 2017 ha habido alrededor de 60 arrestos e intentos de detención en las cortes estatales, de los cuales 8 tuvieron lugar en Brooklyn. Dichos datos son especialmente alarmantes si tenemos en cuenta que en 2016 y en 2015 solo hubo 11 y 14 arrestos respectivamente.

Tal y como aseguró González, muchos de estas detenciones están teniendo lugar en tribunales ‘vulnerables’ como la Corte de Familia, la Corte para la Intervención en el Tráfico de Personas y la Corte para el Tratamiento de la Salud Mental. Además, muchos de los arrestados tenían la ‘green card’ y algunos habían sido víctimas de violencia de género.

Un ejemplo del abuso de poder de ‘La Migra’ fue el caso de una inmigrante de origen chino que acudió ante la Justicia para denunciar que había sido víctima de una red ilegal de tráfico de personas, pero que terminó siendo deportada por haber trabajado supuestamente como masajista de manera ilegal.

Hasta el momento, el Gobierno federal se ha negado a considerar los tribunales como ‘lugares sensibles’, una calificación otorgada a las escuelas, hospitales y espacios de culto en donde las autoridades migratorias no pueden actuar. Dicha oposición, unida a la inacción de los jueces y cortes del estado de Nueva York, ha dado lugar a varias protestas y manifestaciones en varios puntos de la Gran Manzana durante los últimos meses.

El pasado 22 de junio, por ejemplo, la presidenta del Concejo Municipal, Melissa Mark-Viverito, y otros líderes y activistas neoyorquinos se reunieron frente al Tribunal para la Intervención del Tráfico Humano de Queens para boicotear el arresto de una mujer a manos de ‘La Migra’ y denunciar sus redadas en las cortes de la ciudad.

ICE defiende su actuación

“Los oficiales de deportación de ICE realizan arrestos diarios en lugares en todo el país como parte de la misión de la agencia de proteger la seguridad pública, la seguridad fronteriza y la integridad del sistema de inmigración de la nación”, indicó a El Diario en un comunicado Rachael Yong Yow, un portavoz de ICE.

“Las determinaciones sobre dónde y cómo el personal de  Operaciones de Aplicación y Remoción de ICE (ERO) realizan arrestos  son hechas caso por caso, teniendo en cuenta todos los aspectos de la situación, incluyendo los antecedentes criminales del posible objetivo, consideraciones de seguridad, la viabilidad de las pistas sobre  el paradero del individuo  y los aspectos sensitivos  que involucre el lugar de la detención”.

“Es importante señalar que muchos de los objetivos de arresto que ICE busca en  los tribunales o cerca de ellos tienen condenas penales anteriores en los Estados Unidos. En años pasados, la mayoría de estas personas habrían sido entregadas a ICE por las autoridades locales cuando fueran liberadas de la cárcel. Ahora que muchas ‘ciudades santuario’, incluyendo la ciudad de Nueva York, no honran  los pedidos (detainers) de ICE, estas personas, que a menudo tienen historiales criminales significativos, son liberadas, presentando una amenaza potencial de seguridad pública. Debido a que los visitantes a los juzgados suelen ser revisados  a la entrada para buscar armas u otro contrabando, los riesgos de seguridad para los oficiales de arresto y para el detenido dentro de dicha instalación se han reducido sustancialmente. Por lo tanto, el ICE planea continuar arrestando a individuos en entornos de la corte si es necesario, basado en circunstancias operacionales”.

Un claro ejemplo:

Entre los casos de arrestos realizados por ICE en tribunales neoyorquinos este año a los que se refirieron los fiscales, destaca el de William Siguencia Hurtado, de 34 años, quien fue detenido el pasado 29 de junio tras haber testificado en dos juicios por asesinatos en Brooklyn.

Hurtado, quien está casado con una ciudadana y tiene dos hijos, ayudó con su testimonio a las autoridades a detener a dos personas que fueron acusadas por el asesinato de un hombre de 20 años.

El mismo fiscal interino de Brooklyn ha indicado que Siguencia Hurtado, quien trabajaba como taxista y llevaba en este país desde 2012, “es un héroe” y pidió su inmediata excarcelación de una cárcel federal en Manhattan.