Mandar fotos de penes es la nueva forma de acoso sexual en el Subway

Algunos hombres usan la aplicación AirDrop de Apple para compartir imágenes de sus partes íntimas con pasajeras que van en el mismo vagón

Mandar fotos de penes es la nueva forma de acoso sexual en el Subway
Muchas usuarias desprevenidas caen víctimas de esta nueva táctica de acoso sexual.
Foto: Mariela Lombard/El Diario Nueva York

Los casos de ‘tocones’ que abusan de mujeres en el Subway, a quienes tocan o rozan sus partes íntimas aprovechándose de las aglomeraciones, se han convertido en al cotidiano en el masivo sistema transporte neoyorquino. Pero ahora una nueva modalidad de acoso sexual ha sido denunciada por varias usuarias del metro, que se trata de hombres que usan la app  AirDrop, en los teléfonos iPhones, para mandar fotos de sus partes íntimas a las pasajeras que se encuentran en su mismo tren.

Esta tendencia fue identificada inicialmente en Londres en 2015, aunque los avances tecnológicos conseguidos por Apple en sus dispositivos y la creciente popularidad de la aplicación AirDrop han hecho que la ‘moda de los penes’ haya cruzado el océano hasta la Gran Manzana.

Britta Carlson, neoyorquina de 28 años, le contó al New York Post que cuando se dirigía a un concierto el pasado 27 de julio en un tren de la línea 6 con dirección norte, recibió un mensaje en el que podía leerse: “iPhone 1 quiere compartir una nota contigo”.

Sin saber lo que estaba a punto de descubrir, la joven decidió aceptar la propuesta del desconocido, aunque rápidamente lamentó su decisión al abrir el contenido del archivo recibido, titulado ‘Paja’. “Lo que vi fue la imagen ampliada de un pene repugnante. Jamás pensé que alguien pudiera mandar algo así por esta vía”, afirmó la mujer, residente de Bushwick, Brooklyn.

Tras ver la fotografía, Carlson colocó su celular sobre su pecho y comenzó a buscar al usuario desconocido por todo el coche del tren, aunque no logró identificarlo porque nadie tenía su dispositivo de Apple en la mano (la aplicación no es compatible con los sistemas operativos de Android y Windows).

Para que los pervertidos puedan mandar fotos obscenas, los propietarios de un iPhone deben cambiar la configuración de privacidad de la aplicación AirDrop, lanzada en 2013, de ‘Sólo contactos’ (predeterminada) a ‘Todo el mundo’.

Mucha gente que utiliza este sistema para compartir fotografías y otros archivos con sus amigos olvida después volver a activar el ‘modo privado’ de la aplicación, y esto es precisamente lo que le sucedió a Carlson, quien había enviado varias imágenes a unos compañeros de trabajo unas horas antes.

AirDrop se ha convertido en un auténtico paraíso para los exhibicionistas en serie, ya que el anonimato que ofrece el sistema de envío de archivos les permite compartir todo tipo de contenido obsceno sin miedo a ser arrestados. Lo único que necesitan es un iPhone y su imaginación para que el Subway se convierta en su nuevo lugar preferido de Nueva York.