Condenan veto a Ley de Protección de Inmigrantes en Westchester

Defensores instan al ejecutivo del condado a revertir la anulación de la propuesta legislativa
Condenan veto a Ley de Protección de Inmigrantes en Westchester
La Ley de Protección a los Inmigrantes, prohibiría a la Policía de Westchester colaborar con los agentes federales de inmigración.

NUEVA YORK.- Grupos pro inmigrantes condenaron este miércoles al ejecutivo del condado de Westchester, Rob Astorino por vetar la Ley de Protección a los Inmigrantes (Immigration Protection Act), un proyecto bipartidista que protegería la información confidencial de los residentes, independientemente del estatus migratorio, y ahorrará los limitados recursos del condado.

El republicano Rob Astorino, apoya la política antiinmigrante de la Administración Trump.

“Rob Astorino, decidió marchar en la misma línea de las políticas odiosas y anti-inmigrantes del presidente Trump. El no tuvo ningún problema en luchar contra el gobierno federal en cuanto a las políticas de vivienda de Westchester, pero sí está dispuesto a desestimar la inmigración y nuestros derechos constitucionales básicos”, dijo Steve Choi, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York.

La semana pasada, la Legislatura del condado de Westchester votó 10-5 la semana pasada para aprobar la legislación, con un legislador ausente; Ahora se necesitan 12 votos para anular el veto. La votación para intentar revertir está programada para el 25 de septiembre.

“Afortunadamente, la Legislatura del condado tiene la oportunidad de estar en el lado correcto de la historia y anular este veto. Hasta entonces, continuaremos trabajando con nuestras organizaciones aliadas para proteger los derechos y la dignidad de todos los neoyorquinos”, agregó Choi.

Los activistas destacaron que el proyecto legislativo Immigration Protection Act, además de contar con el apoyo bipartidista, cumple plenamente con la ley federal, regula la cooperación voluntaria entre las agencias del condado y los agentes federales de inmigración y asegura que la Policía local, no puede actuar como funcionarios federales de inmigración.

La directora ejecutiva de Neighbors Link, Carola Bracco, criticó el veto de Astorino y lo acusó de desvirtuar esta legislación al hacerla ver como una ley santuario.

“Estamos decepcionados porque él ha elegido ignorar deliberadamente la voz de la mayoría de los legisladores y por extensión de sus electores que apoyan este proyecto de ley. El ejecutivo del condado ha sacrificado el progreso en nombre de la política partidista”, agregó Bracco.

Jirandy Martínez del Community Resource Center explicó que el espíritu de la Immigration Protection Act intenta lograr dos cosas básicas.

La primera, proteger a la inmensa mayoría de inmigrantes no autorizados, pero han sido ciudadanos honrados que obedecen la ley, trabajando duro, contribuyendo a la sociedad y muchos de los cuales viven como familias mixtas con niños que son ciudadanos estadounidenses y la segunda, crear confianza entre las fuerzas del orden y otras agencias del condado y los inmigrantes para que cuando se produzcan conflictos, se sientan cómodos buscando ayuda.

“Esta ley hará que Westchester sea más seguro, no entendemos la decisión de vetarla”, insistió Martínez.

Jessica Young, abogada de la Coalición Hispana de Westchester dijo que este es el momento en que se necesita de los líderes locales para contrarrestar el temor que la administración Trump está sembrando en las comunidades.

“Esta ley alienta a todas las víctimas de crímenes y testigos a que se presenten para hacer nuestras comunidades más seguras por eso instamos a nuestros legisladores electos de ambos partidos a unirse y anular el veto de Astorino”, dijo Young.

De acuerdo a la Coalición de Inmigración de Nueva York, los estudios han demostrado que los inmigrantes son más reacios a denunciar delitos cuando temen que la Policía podría actuar como agentes de inmigración. La represión indiscriminada y agresiva contra los inmigrantes por parte de la Administración Trump, ha llevado a reducciones dramáticas en el reporte de delitos entre los inmigrantes en todo el país. Esta disminución hace que los criminales sean más difíciles de atrapar, poniendo en peligro la seguridad de todos los residentes locales.