Se sentó en el Parlamento cubierta de pies a cabeza e inició la conmoción

Una provocadora acción con múltiples efectos
Se sentó en el Parlamento cubierta de pies a cabeza e inició la conmoción
Pauline Hanson ocupó su puesto habitual en el Senado.
Foto: (EPA)

La líder del partido de extrema derecha, One Nation (Una Nación), de Australia conmocionó a sus colegas cuando entró al recinto en una burka negra, el estricto velo islámico que cubre completamente a las mujeres de pies a cabeza.

La senadora Pauline Hanson tomó su silla, ante la audible reacción de otros legisladores, en anticipación de un debate para discutir la propuesta de su partido de vetar el uso de la burka en público en Australia.

El ministro de gobierno, George Brandis, fustigó la artimaña de Hanson y la “aconsejó y advirtió” de cuidarse de ofender a grupos religiosos.

Las palabras de Brandis fueron recibidas con aplausos de parte de los partidos de oposición.

Ofensa

La senadora Hanson está promoviendo el veto a ese velo islámico, según ella, por motivos de seguridad nacional y porque la mayoría de los australianos apoyan la prohibición.

Pero en un discurso emotivo, George Brandis dijo que las acciones de Hanson corrían el riesgo de aislar los aproximadamente 500,000 australianos que se adhieren a la fe islámica.

“Le advertiría y aconsejaría, senadora Hanson, con respecto, que sea cuide muchísimo de la ofensa que le pueda causar a las sensibilidades religiosas de otros australianos”, expresó

Ridiculizar esa comunidad, arrinconarla, burlarse de sus vestidos religiosos, es algo abominable y le pediría que reflexione sobre la que usted ha hecho”, continuó Brandis que funge como fiscal general de la nación.

Y añadió: “No, senadora Hanson, no vetaremos la burka”.

Hanson luego se quitó la burka, sonrió durante las declaraciones de Brandis y,visiblemente encantada con la conmoción que causó, abandonó el recinto poco después de plantear su tesis.

Su moción para vetar el velo será debatido en el Senado más tarde el jueves.

En un comunicado online, la senadora de extrema derecha reiteró “la necesidad de vetar el cubrimiento total de cara es un asunto importante que enfrenta la Australia moderna”.

El rechazo de las acciones de la senadora Hanson generó un apoyo abierto raras veces visto de parte de las bancadas laborista y verde que se pusieron de pie para aplaudir al ministro del gobierno, George Brandis.

“Una cosa es usar vestimentas religiosas como un sincero acto de fe, otra es usarlas como una artimaña aquí en el recinto”, afirmó la senadora laborista Penny Wong.

No es la primera vez que Pauline Hanson genera controversia desde que fue elegida al Parlamento en 1996.

En 2016, dio un discurso que fue severamente criticado cuando dijo que Australia estaba siendo “inundada por musulmanes”.

También enfrentó llamados a que se retractara, hace dos meses, luego de sugerir que los estudiantes con autismo deberían ser retirados de las aulas.