La fantasía sexual que terminó en una “carnicería” y la muerte de uno

Todo comenzó en un chat entre un profesor universitario y otro hombre
La fantasía sexual que terminó en una “carnicería” y la muerte de uno
Wyndham Lathem y Andrew Warren son procesados en Chicago.
Foto: Captura CBS News

Un profesor de la Universidad Northwestern y un empleado de la Universidad de Oxford tenían una fantasía sexual en común: matar a alguien y luego ellos mismos.

Sin embargo, la única víctima de este sorprendente caso fue un peluquero de Chicago, quien fue asesinado el 27 de julio de una de las peores formas posibles: apuñalado 70 veces, reportó Associated Press.

Un fiscal de Illinois compartió nuevos detalles de cómo Trenton James Cornell-Duranleau, el novio de 26 años de edad de Wyndham Lathem, profesor de microbiología, murió al ser degollado y destruida su arteria pulmonar.

Se reveló que Lathem, de 46 años, se había comunicado durante meses con Andrew Warren, de 56 años, acerca de “llevar a cabo sus fantasías sexuales de matar a otros y luego a sí mismos”, dijo Natosha Toller, fiscal estatal del condado Cook.

El juez Adam Bourgeois Jr., en un momento “sacudió la cabeza en aparente repugnancia mientras escuchaba al fiscal ofrecer una escalofriante narración del asesinato”, cuenta la agencia.

Tras escuchar los hechos el juez determinó que “ambos hombres eran potencialmente peligrosos y en riesgos de que escaparan”, por lo que se ordeno mantenerlos en la cárcel en espera de juicio por cargos de homicidio en primer grado.

“Los hechos atroces hablan por sí mismos”, dijo.

Los medios locales también revelaron que Lathem pagó el boleto de Warren para viajar a Estados Unidos y lo recogió en el Aeropuerto Internacional O’Hare de Chicago unos días antes del asesinato. Un día antes del asesinato, Lathem reservó una habitación para Warren cerca de su condominio.

La víctima, originario de Michigan, estaba dormido cuando Lathem dejó a Warren entrar al departamento, con cuidado de no despetar a Cornell-Duranleau.

Cuando comenzó a ser apuñalado por Lathem, éste le dijo a Warren que grabara todo con su celular, pero no terminó de hacerlo.

La abogada aseguró que las últimas palabras de la víctima fueron: “¿Wyndham, qué estás haciendo?”.

Wyndham terminó confesando el crimen, luego de hacer un par de donaciones a nombre de quien era su novio.

Warren no ha aceptado ayuda consular británica, por lo que tiene asignado un defensor de oficio. En la siguiente audiencia se espera que los presuntos culpables den detalles de los hechos.