Esta es una mala noticia para Joe Arpaio

El perdón del presidente Trump es insuficiente para que el exalguacil "cazador de indocumentados" se vaya limpio

Esta es una mala noticia para Joe Arpaio
Joe Arpaio fue perdonado por el presidente Trump.
Foto: Joe Raedle/Getty Images

El mismo día que el presidente Donald Trump le concedió el perdón, el exalguacil Joe Arpaio tuiteó un mensaje para solicitar donaciones para su defensa legal, ¿para que requiere fondos si ya ha había indultado?

Aunque el mandatario de los Estados Unido presumió a los cuatro vientos que el exalguacil de Maricopa, Arizona, que detenía indocumentados sin tener las facultades para ello, la realidad es que hay un paso pendiente que será resuelto hasta octubre.

La jueza del Tribunal de Distrito, Susan Bolton, canceló la audiencia de sentencia pronta para Arpaio, ya que solicitó al Departamento de Justicia y a la defensa del exalguacil que explicara por qué debería o no conceder la solicitud de condena, luego del perdón del presidente Trump.

Por otro lado, “hay una jurisprudencia que dice que un perdón implica una admisión de culpabilidad, y que tendrá que ser discutido en audiencia pública”, publicó AZ Central (del grupo de USA Today).

Mark Goldman, uno de los abogados de Arpaio, expresó su confianza en que todo funcione a favor del exalguacil, quien por supuesto seguirá requiriendo asistencia legal.

Eso termina por explicar su mensaje en Twitter: “una donación a mi fondo legal que irá directamente para mis pagos de defensa en esta pelea”.

Por otro lado, el presidente Trump mintió cuando dijo que fue condenado “por hacer su trabajo”, lo cual resulta ser falso, ya que la sentencia a Arpaio fue por desobeder una orden judicial al utilizar patrullas de la oficina a su cargo para detener a indocumentados, es decir, lo que hacía el exalguacil, era el trabajo de agentes de “La Migra”.

A través del acuerdo 287 (g), el personal a cargo del exalguacil podían detener a indocumentados, debido a que recibieron entrenamiento para ello en 2007, pero ese acuerdo, que actualmente han firmado 61 condados en 18 entidades, fue concluido en 2009 en Maricopa, donde servía el republicano.