Cómo los juguetes sexuales pueden acabar con la rutina de pareja

La conversación con tu pareja es importante para traer estos aparatos y productos que pueden inyectarle energía a tu intimidad
Cómo los juguetes sexuales pueden acabar con la rutina de pareja
Solo hay que plantear el tema con cuidado con la pareja.

La integración de los juguetes sexuales a la intimidad puede ser de gran provecho para energizar la relación de pareja cuando está por caer en la monotonía. Sin embargo, debido a los tabúes y el machismo, todavía hay quienes no se atreven a proponer su uso para ese propósito.

La sexóloga Ivelisse Cintrón expresó que, con los días de ajetreo y las presiones económicas que se viven en la actualidad, es bien común que las relaciones sexuales se afecten. De esta forma, se cae una rutina, lo cual a además de tornar la relación aburrida abre la puerta a la llegada de terceros.

Los juguetes sexuales, afirmó, podrían ayudar a subirle el tono a la actividad en la cama, pero hay que ser cauteloso a la hora de proponer su incorporación a la relación para evitar herir sensibilidades.

“Si tomamos consciencia de que la rutina está matando nuestra relación, vamos a querer implementar o añadir cosas novedosas para que esa rutina se vaya o nunca llegue, y una de las cosas que podemos implementar son los juguetes sexuales. En muchas ocasiones, cuando hablamos de juguetes sexuales, los circunscribimos a un masturbador o a un vibrador. Pues no, no es así, hay muchísimas opciones de juguetes sexuales que podemos integrar a la pareja, como los masturbadores para los caballeros, vibradores para las damas, los dildos, incluso los geles, los lubricantes se consideran juguetes sexuales”, detalló.

“Cuando uno puede compartir cualquier tipo de juguete sexual con su pareja, emocionalmente se unifican y se complementan mejor porque si yo estoy haciendo lo imposible por salvar la relación o por salir de la rutina emocionalmente, voy a estar más estable o voy a estar más tranquila o más tranquilo porque estoy haciendo lo que mí pareja le gusta, por ende a mí también me está gustando. Lo sexual y lo emocional van de la mano y si ambos se canalizan y se complementan el beneficio emocional va a ser increíble”, añadió la experta.

Hablar con tu pareja

Cintrón indicó que para plantearle a la pareja la idea de llevar juguetes sexuales a la cama, se debe estar bien educados en sexualidad para poderlo comunicar con efectividad.  

“Si la chica llega a su casa con un vibrador y le dice a su pareja: ‘mira lo que vamos a estar utilizando en la noche’, tenemos que tener mucho cuidado porque el orgullo del hombre es la sexualidad. Así que tenemos que ser muy cuidadosos con la manera en que lo presentamos y en la manera en que integramos ese juguete sexual a esa relación, que no vayamos a hacerle creer que que no me está satisfaciendo como yo necesito en la intimidad”, mencionó.

“Es bien importante mantener la relación abierta con mi pareja y dejarle saber que no necesariamente porque quiero integrar un juguete a la relación es que yo no me siento complacida, sino que no quiero caer en la rutina para no perder mi relación”, subrayó.

Afirmó que con una comunicación efectiva y las palabras adecuadas, la mujer puede llegar a convencer al hombre, si es que este está reacio o se siente minimizado. En ese sentido, recomendó plantearle a la pareja sus temores de que estén cayendo en la rutina y su interés de traer novedad la intimidad con el objetivo de avivarla.

“La realidad es que la mujer es el ente erótico y sexual de la pareja. Así que, hay miles de formas para decirle a la pareja que necesitamos o nos gustaría integrar algo nuevo a la relación para salir de la monotonía y no caer en la rutina. Por ejemplo, la fantasía sexual de todo hombre es hacer un ‘threesome’.

Si yo no puedo complacerte o mi dignidad de mujer o mis emociones no me permiten integrar esa tercera persona a la relación, pues mira, vamos a integrar ese juguete sexual y dentro de la comunicación verbal mientras se está en el acto podemos integrar ese juguete sexual pensando o fantaseando que es una tercera persona”, recalcó.

“También se debe conocer qué tipo de juguete sexual vamos a ir integrando a la relación, cómo vamos a comunicárselo a la pareja, sin llegar más allá y lacerar el orgullo de la persona que está al lado nuestro. La comunicación de la pareja es prácticamente el 100% de la relación, por eso es  importante especificarle que vamos a estar integrando esto no porque lo necesite, sino para salir de la rutina y para tratar cosas nuevas. Si sabemos llevar una comunicación efectiva y abierta, sin tabúes por sobre todas las cosas es bien difícil que la pareja se niegue a hacerlo”, sostuvo.

Si no encuentras la manera o el momento idóneo, puedes buscar ayuda de un profesional.

“Probablemente, yo no puedo hacer caer en cuenta a mi pareja de que estamos cayendo en la rutina y que eso va a dañar nuestra relación, pero una persona externa, que sea experto en la conducta sexual lo va hacer caer en cuenta de que su pareja tiene razón. Cuando una persona profesional es la que da la recomendación la mayoría de las veces nos abrimos más a acoger la recomendación”, destacó.