Muertes de trabajadores de la construcción pudieron evitarse

El ecuatoriano Juan Chonillo y otro trabajador perdieron la vida el jueves, justo cuando una legislación del Concejo Municipal para proteger a los trabajadores está a unos días de ver la luz
Muertes de trabajadores de la construcción pudieron evitarse
Inmigrante de Ecuador, Juan Chonillo fallecio al caer del piso 29 en la contruccion de Main Lane en Manhattan.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

El jueves pasado el ecuatoriano Juan Chonillo se convirtió en la víctima mortal número 8 del 2017 en la industria de la construcción, luego de caer de una plataforma ubicada en el piso 29 hasta un andamio en el primer piso de un edificio en el Bajo Manhattan, localizado entre las calles Maiden Lane y Front, donde trabajaba. En otro incidente ocurrido el mismo día en la calle 33 y Novena avenida, otro trabajador, José Pacheco, de 45 años y residente de El Bronx, perdió la vida también al caer desde un tercer piso hiriendo seriamente a otro.

Los hechos sucedieron justo un día después de que el Comité de Vivienda y Edificios del Concejo Municipal, presidido por el concejal Jumanee Williams, aprobara con 10 votos contra cero el proyecto de ley 1447-C que establece el reforzamiento en las medidas de seguridad para los trabajadores y más horas de entrenamiento de protección. La nueva normativa será aprobada el próximo miércoles por la plenaria del Concejo.

La presidenta de ese organismo legislativo, Melissa Mark-Viverito, lamentó las muertes de los trabajadores y aseguró que la nueva legislación evitará que sigan ocurriendo más fallecimientos de obreros por falta de medidas de protección y entrenamiento.

“El bienestar de todos los neoyorquinos es sumamente seria, y la legislación para garantizar la seguridad en y alrededor de los cientos de sitios de construcción que operan cada día en nuestra ciudad está retrasada”, dijo la presidenta. “El Concejo seguirá buscando maneras productivas de mejorar las normas de seguridad y proteger a los trabajadores y al público”.

Y aunque las investigaciones de las dos muertes del jueves, adelantadas por el Departamento de Edificios de la Ciudad (DOB) y el Departamento de Policía (NYPD) aun no han arrojado un informe oficial, el DOB confirmó que tanto el trabajador ecuatoriano como el electricista que perdió la vida en el edificio de la Novena avenida llevaban arnés al momento de los incidentes, pero no estaban abrochados apropiadamente. Este dato confirma las preocupaciones de los líderes políticos y activistas de la Gran Manzana, que piden garantizar la seguridad de los trabajadores a través del reforzamiento de la ley.

“Es absolutamente esencial que los trabajadores de la construcción de la ciudad de Nueva York reciban el entrenamiento de seguridad necesario, y nosotros en el Concejo estamos comprometidos a hacer que la capacitación sea más accesible”, manifestó el concejal Jumaane Williams sobre la nueva ley, promovida desde enero de este año y que destina a los programas de entrenamiento $4 millones de dólares. “Estoy muy satisfecho de que este programa ayudará a asegurar que todos los trabajadores, independientemente de su afiliación, reciban la capacitación que necesitan para permanecer seguros en el trabajo y que el público también estará protegido”.

Asimismo, el concejal Carlos Menchaca, otro de los promotores de la nueva legislación reconoció que muchas muertes en la industria de la construcción como la de Chonillo se hubieran podido haber evitado con legislaciones que protejan a los trabajadores.

“Garantizar el entrenamiento de la seguridad del trabajador de construcción es mi prioridad y se está reconociendo que la larga serie de muertes prevenibles en los lugares de trabajo en los últimos años fueron evitables”, dijo el concejal. “Estoy seguro de que hemos establecido nuevos estándares de entrenamiento que salvarán vidas”.

Familia exige investigación

Elías Riera Chonillo, sobrino del trabajador ecuatoriano, exigió a las autoridades que se realice una exhaustiva investigación para determinar lo que ocurrió y recordó que su tío era un inmigrante soñador que dejó su país natal hace 8 años para darle una mejor vida a sus seis hijos que viven en Ecuador.

“Él era un hombre trabajador que solo quería lo mejor para todos y lo que más me duele es que había planeado regresarse a Ecuador este año a terminar ‘el mismo su casa en Troncal”, comentó el sobrino de Chonillo, quien agregó que el cuerpo de su tío, quien vivía con su novia en un sótano en Corona, Queens, será trasladado a su tierra natal.

“Esta es una tragedia para todos y estamos haciendo los arreglos del funeral con ayuda del Consulado ecuatoriano”, dijo el joven, al tiempo que agregó que su tío sentía que iba a morir. “Justo la semana pasada cayó de sorpresa a nuestra casa en Nueva Jersey a un Barbique que estábamos haciendo y se despidió de todos, él como que sentía”.

Deyaniris Mote, vecina del ecuatoriano fallecido de 43 años, lo describió como un hombre responsable que desde que llegó a Nueva York se dedicó de sol a sol a trabajar en la industria de la construcción.

Deyaniris Mote, vecina de Juan Chonillo en Queens. Inmigrante de Ecuador, Juan Chonillo fallecio al caer del piso 29 en la contruccion de Main Lane en Manhattan.
Deyaniris Mote, vecina de Juan Chonillo en Queens.

Podían evitarse

Jonathan Westin, director ejecutivo de la organización New York Communities for Change, se sumó a la idead de que las muertes de los trabajadores podían evitarse si la Ciudad hubiera promovido legislaciones más fuertes desde antes y pidió más compromiso sobre ese tema.

“La muerte de los trabajadores de la construcción de ayer (jueves) es una tragedia y podría haberse evitado con normas más estrictas de seguridad en la construcción. El boom actual de la construcción, impulsado por desarrolladores codiciosos que usan mano de obra no sindical para reducir costos, está matando a trabajadores de la construcción y dañando a las comunidades. Estas son muertes completamente prevenibles”, aseguró el activista. “Nadie debe morir mientras se construye un nuevo edificio de apartamentos o cualquier otro tipo de edificio”.

Ligia M. Guallpa, codirectora de la organización Worker Justice Project, aseguró que la nueva ley impulsada por el Concejo para proteger a los trabajadores de la construcción salvará muchas vidas y evitará que otras familias como las de Chonillo vivan el dolor que hoy las embarga.

“La trágica muerte del trabajador de la construcción Juan Chonillo en un sitio de construcción con múltiples violaciones a la seguridad es una clara ilustración de la urgente necesidad de mayores estándares de seguridad y el estricto protocolo de seguridad en los sitios de construcción de la Ciudad”, aseguró la defensora de los trabajadores, quien de paso urgió al Concejo a crear más mecanismos reguladores que garanticen la seguridad de los trabajadores y obligue a los desarrolladores y contratistas a rendir cuentas por las violaciones.

“En la ciudad de Nueva York, los accidentes mortales de la construcción afectan de forma desproporcionada y abrumadora a trabajadores inmigrantes, latinos y no sindicalizados. El gobierno de la ciudad, los trabajadores y las organizaciones comunitarias deben unirse y crear soluciones que pongan fin a esta crisis y la aprobación de este proyecto de ley sería el primer paso”, agregó.

La compañía que contrató a Chonillo no se pronunció sobre lo sucedido, mientras que un vocero de la firma Tishman Construction, que maneja la obra donde murió el segundo empleado, lamentó el hecho y dijo que “estamos cooperando con lasagencias que están investigando el hecho”.

Puntos de la nueva ley de protección a los trabajadores de construcción

  • Establece requisitos de entrenamiento de seguridad en el sitio para los trabajadores en la mayoría de los sitios de construcción (excluyendo los edificios con solo 1-3 unidades de vivienda o trabajo menor).
  • Requiere que los trabajadores reciban entrenamientos de entre 40 a 55 horas sobre temas de seguridad. Estas horas serán especificadas por el Departamento de Edificios (DOB) y serán introducidas gradualmente.
  • Permite a los trabajadores cumplir con su requisito de capacitación completando un programa de capacitación alternativo, como un programa de aprendizaje, pero sólo si el DOB determina que ese programa es equivalente o más extenso que los requisitos estándares de capacitación de seguridad.
  • Permite a los trabajadores continuar trabajando mientras completan la capacitación. Después de completar 10 horas de entrenamiento inicial, los trabajadores serán elegibles para recibir tarjetas temporales que les autorizarán trabajar en sitios de construcción mientras completan el resto de la capacitación requerida.
  • El Departamento de Servicios de Pequeñas Empresas también desarrollará un programa de capacitación para asegurar que todos los trabajadores tengan igual acceso a los recursos de capacitación, en particular a los trabajadores que pueden tener más dificultades para cubrir los costos de capacitación de sus empleadores trabajadores de pequeños contratistas.
  • $4 millones de dólares costará el plan de entrenamientos en el 2018
  • $1 millón sera reservado por la Ciudad para los costos administrativos

Cifras de trabajadores muertos

  • 8 trabajadores de construcción han muerto en NY en lo que va del 2017, la mayoría hispanos.
  • 12 trabajadores perdieron la vida en el 2015, aunque OSHA afirma que la cifra llegó a 18.
  • 12 trabajadores perdieron la vida en el 2016.
  • 55 trabajadores perdieron la vida en NY entre el 2011 y el 2015.
  • 464 muertes han ocurrido en los últimos 10 años.
  • 435 trabajadores resultaron heridos por estar expuestos a situaciones riesgosas el año pasado.
  • 250% ha aumentado los accidentes de trabajadores en los últimos años.
  • 90% de los accidentes han ocurrido entre trabajadores que no pertenecen a uniones sindicales.
  • 57% de los trabajadores muertos por caídas son latinos.
  • 59% de las fatalidades en la Gran Manzana son causadas por caídas, la causa más común de la muerte de obreros.

Datos del DOE sobre la muerte ocurrida en el 161 Maiden Lane:

  • El DOB confirmó la muerte del trabajador ecuatoriano Juan Chonillo tras sufrir una severa caída.
  • Al momento del incidente los trabajadores estaban reposicionando una plataforma para adelantar labores de colado de concreto.
  • El trabajador tenía un arnés de seguridad al momento de la caída, pero no estaba abrochado
  • El contratista del edificio es la firma Pizzarotti IBC.
  • El DOB emitió una orden completa de suspensión de todos los trabajos allí mientras investiga el hecho.
  • El miércoles pasado en DOB había emitido una orden parcial de suspensión de labores en la obra por posibles operaciones inseguras relacionadas con las grúas. Asimismo se determinó que el lugar tiene nueve violaciones de normas de construcción y multas de $24,000, al igual que cinco violaciones pendientes, entre ellas algunas de seguridad.

Datos sobre la muerte del trabajador ocurrida en el 400 West de la calle 33 

  • El DOB acudió a la escena tras la caída de dos trabajadores de un elevador mecánico, en el que uno murió.
  • Los trabajadores, quienes eran electricistas, usaban arnés de seguridad al momento de la caída, pero no estaban abrochados apropiadamente y los dos empleados cayeron al pavimento.
  • El contratista de la obra es la firma Tishman Construction y los electricistas fueron contratados por la firma EJ Electric.
  • El DOB emitió una orden de suspensión total de las obras mientras adelanta la investigación.