Lee esto antes de hacerte un tatuaje

Una infección podría costarte hasta la vida
Lee esto antes de hacerte un tatuaje
Un tatuaje es una marca que llevarás de por vida
Foto: Archivo

Al rededor del mundo los tatuajes se han convertido en un excelente negocio. En algunos países tienen un sentido religioso, en otros existen solo por cuestión de gustos. Sea cual sea la causa por la que vayas a hacerlo es bueno que tengas en cuentas ciertas precauciones.

A menos que tu tatuaje sea temporal o de gena, lo que te vas a hacer es una herida, con estilo, pero una herida. El riesgo de infección siempre existe, cuando tomas precauciones lo reduces, aunque nunca se está excepto a que algo pase. Enfermedades como la hepatitis c pueden ser causada por un procedimiento no cuidadoso. Si la aguja utilizada en ti, estuvo previamente en la epidermis de otra persona, la posibilidad de contagio es importantemente alta.

Hay precauciones básicas que puedes tomar para minimizar los riesgos.

1. Revisa que la zona de trabajo del tatuador se encuentre limpia. Que haya bebidas o alimentos cerca al área de trabajo no es un buen indicio. En algunos lugares del mundo es considerado un área quirúrgica, por lo tanto se exigen cuidados específicos.

2. Algunos lugares de tatuajes se caracterizan por estar “a oscuras”. ¡Cuidado! Asegúrate de que por lo menos el área de trabajo del tatuador esté bien iluminada. Recuerda que de una u otra forma lo que estás haciendo es crear una herida en tu cuerpo la cual es irreversible. Una marca que quedará por vida, no querrás que tenga errores.

3. La esterilización es muy importante, hay líquidos especiales que deben utilizarse en este proceso. La esterilización debe ser tanto para los elementos quirúrgicos, como para la silla del paciente, la bandeja en la que reposan los materiales y todo aquello que pueda tener contacto contigo. Las agujas tienen una esterilización extensa y cuidadosa, no te contentes con ver que hacen una limpieza con una trapo empapado en alcohol.

4. El área de desechos y limpieza debe estar delimitada. No confíes en un sitio que tenga agujas regadas por todas partes. Cuánto tiempo le dedican a la organización incluye cuánto tiempo le ponen a la limpieza del lugar.

5. Si no cuentas con los recursos suficientes para hacerte un tatuaje es mejor que esperes, ahorra y ponte una meta. No entres a un lugar barato por el afán de querer tener un tatuaje ya. Lo barato sale caro, una infección podría costarte lo vida o causarte grandes enfermedades. La hepatitis C es una de las enfermedades crónicas que puede ser transmitida en este proceso de tatuar.

Y por último, pero no menos importante, asegúrate de que tu tatuador está en sus cinco sentidos. Si notas algo extraño en su forma de actuar es mejor que no lo dejes trabajar en ti. Esto se trata de un servicio que nunca olvidarás, garantiza tener una buena experiencia.