Aumentan violaciones en NYC pero hay miedo a denunciar

Instan a las víctimas a realizar reportes de casos de abuso sexual, un crimen que volvió a registrar un alza el pasado mes

Un suspiro profundo rompe el prolongado silencio de Yaiza. Su voz suena tensa al teléfono, es posible percibir el miedo que aún siente al recordar la agresión sexual que sufrió en diciembre de 2014, a pocas cuadras de su apartamento en Jackson Heights, Queens.

La joven hondureña salió a divertirse con amigos a un bar del área, pero decidió marcharse a casa poco antes de la medianoche.

“Tenía que llegar temprano al trabajo y no podía desvelarme más de la cuenta. Mis amigos se quedaron, me fui sola. El bar no estaba tan lejos del apartamento que compartía con mi hermano”, dijo Yaiza, de 27 años. “Enseguida noté que alguien me seguía, me sentí amenazada. El hombre dijo que quería hablar, que quería invitarme un trago. Le dije que se fuera o que llamaría a la Policía”.

Pero el individuo no se marchó. Yaiza intentó caminar más aprisa cuando el agresor se acercó violentamente a ella y la tocó inapropiadamente antes de escapar.

“Le conté a mi hermano lo que pasó y él se molestó conmigo, dijo que era culpa mía por andar sola de noche con ropa apretada y que me lo había buscado. No llamé a la Policía, nunca reporté. Me sentí vulnerable, todavía me siento así”, expresó.

Yaiza admitió que para entonces no estaba segura de haber sido víctima de agresión sexual, algo que ocurre con frecuencia en la ciudad, según Sonia Ossorio, presidenta de National Organization for Women NY, una organización que se enfoca en la defensa de los derechos de las mujeres y proveer servicios a víctimas de abuso sexual y violación.

“El índice de casos en la ciudad podría ser más alto de lo que se cree. Tenemos víctimas que no denunciaron por muchos factores, entre ellos el temor a ser condenadas por sus familias y comunidades”, dijo Ossorio. “La violación y el abuso sexual no es culpa de la víctima”.

Un crimen que va en aumento

Según el reporte mensual de criminalidad del Departamento de Policía de la Nueva York (NYPD), el índice de violaciones registró un ligero aumento en septiembre en contraste con la disminución significativa de otros crímenes, incluyendo homicidios y tiroteos. Es una realidad que se había repetido en meses anteriores.

La Uniformada reveló que en septiembre pasado se reportaron 117 violaciones, en comparación con las 113 registradas para el mismo periodo del 2016. Se trata de un aumento de 4 delitos, lo que representa el 3.5%.

En total en lo que va del 2017, el NYPD ha registrado 455 violaciones, una ligera disminución del 2.6% en contraste con el mismo periodo del año pasado, cuando se reportaron 467 casos. Sin embargo, los delitos sexuales (como tocar inapropiadamente a una persona o pasajeros que se masturban en el transporte público) registraron un aumento del 13.3%. En lo que va del año se han reportado 1,190 incidentes de este tipo.  

Uno de los casos más recientes ocurrió el 14 se septiembre en Washington Park, en el apacible vecindario de Park Slope, Brooklyn. El sospechoso, de unos 30 años, tocó inapropiadamente a una niña autista de 12. Los afiches que la Uniformada colocó en el sector ofreciendo una recompensa por el individuo han generado consternación entre los residentes.

“Park Slope es seguro, aunque no tanto como para dejar a los niños sin supervisión en un parque. Cualquiera puede acercarse y lastimar a nuestros hijos”, dijo Melanie Gutiérrez, quien frecuenta el parque con sus niños pequeños. “Las mismas madres podemos ser víctimas. Me estremece saber que un pervertido estuvo en el parque en el que juegan mis hijos”.

Miedo a denunciar

Muchas víctimas han “normalizado o interiorizado” el abuso sexual en calles, parques y transporte público, especialmente aquellas que proceden de países con alta incidencia de este delito, según activistas. Ossorio explicó que las víctimas indocumentadas son mayormente vulnerables y menos propensas a reportar, “porque no saben cómo navegar en el sistema penal, no tienen acceso a la denuncia en su idioma o no están conscientes de que son víctimas de agresión sexual”.

Teri Rosenberg, directora de comunicaciones de NYC Alliance Against Sexual Assault, enfatizó que la violencia sexual es a menudo subestimada debido a una confluencia de factores, incluyendo condena social de la víctima, falta de acceso oportuno a servicios, complejos procesos de oficiales de policía y fiscales, además del estatus socioeconómico y de inmigración.

“Generalmente la disminución en la tasa de delitos reportados se entiende como un indicador de la reducción de la delincuencia”, indicó Rosenberg, pero ese no es el caso de la Gran Manzana, ya que a pesar de la baja en las denuncias el indice de abusos sexuales sigue en aumento.

Maureen Curtis, vicepresidenta de Justicia Penal y Programas de Corte de Safe Horizon, considera que una de las razones por las que hay menos reportes es porque los procesos de los oficiales de policía y fiscales pueden ser “intimidantes y demasiado rudos” para las víctimas y sobrevivientes.

“La Policía debe entrenar y sensibilizar a los oficiales que responden a estos casos, especialmente aquellos que conforman la Unidad de Víctimas Especiales (…) muchas víctimas no quieren reportar o colaborar porque se sienten atemorizadas con los procesos complejos y los informes”, dijo Curtis. “Es por eso por lo que organizaciones como Safe Horizon ayudan a las víctimas a navegar por el sistema penal de la ciudad, estamos ahí para asegurarnos de que serán tratadas dignamente y de que obtendrán justicia”.

Rosenberg destacó que la prevención primaria ayudará a evitar que continúen ocurriendo incidentes de violencia sexual y delitos sexuales.

Los esfuerzos de prevención primaria están destinados a enseñar habilidades y crear un entorno protector que previene la violencia sexual, explicó Rosenberg.

“La verdadera prevención no está enfocada en la víctima, pues muchas veces los mensajes se refieren a su comportamiento, como ‘no caminar sola por la noche'”, recalcó. “Tienen que definirse mejor los factores de riesgo. Algunos esfuerzos eficaces de prevención primaria incluyen enseñar a los jóvenes desde temprana edad acerca de relaciones saludables y proactivas y la práctica del consentimiento”.

Rosenberg dijo que la prevención primaria no es el trabajo de una sola agencia, como el Departamento de Policía.

“Se necesita un esfuerzo de colaboración de varias agencias para asegurar que la prevención primaria esté integrada en el tejido de nuestra sociedad”, agregó.

¿Dónde buscar ayuda?

“Creo que fui víctima de un asalto sexual pero no tengo certeza.  ¿Qué debo hacer?”, es una pregunta frecuente que la Fiscalía de Manhattan responde en español en su sitio web: http://manhattanda.org/es/recursos-para-victimas-de-crimenes-sexuales. Allí puede encontrar programas, hospitales y organizaciones.

Puedes llamar al a la línea de la Policía Sex Crimes Report al (212) 267-RAPE, a la Unidad de Coordinación con Víctimas Especiales al (646) 610-7272 o al Escuadrón de Manhattan para Víctimas Especiales al (212) 694-3010.

También puedes llamar a la línea directa de Safe Horizon al (212) 267-3000, en donde encontrarás servicios y programas en español.

El estado de Nueva York también cuenta con varios recursos y acceso al idioma. Pulsa aquí para más información.