Su misión es crear el hábito del ahorro

Carlos García ha puesto en marcha Finhabits, con los latinos en mente, para animarles a invertir y crear patrimonio
Su misión es crear el hábito del ahorro
Carlos Garcia, Fundador de Finhabits.com en su oficina en Manhattan.
Foto: Mariela Lombard / El Diario NY

Carlos García dice que disfruta siendo emprendedor y resolviendo problemas. Nacido hace 37 años en la frontera, el Paso-Juarez, García dice que siempre tuvo curiosidad “por entender cómo la gente crece de forma personal y financiera”.

Su origen latino, sus padres son inmigrantes mexicanos, y en su vida estadounidense le dieron las claves para entender muchos puntos de vista y todo ello ha cristalizado en la creación de una empresa, Finhabits .

Se trata de una compañía fintech, tecnología de las finanzas, que se lanzó a finales del año pasado con la idea de facilitar y crear el hábito de invertir en unos ahorros que permitan que el dinero crezca. Al invertirse el dinero en los mercados, también hay un riesgo a corto plazo del que se habla al cliente.

Todo se hace en la red, a través del celular si así lo quiere el cliente, y Finhabits “se creó y desarrolló con los latinos en mente”, explica García.

Este empresario dice que los latinos trabajan muy duro y tienen una elevada ética laboral — “es algo que vemos en nuestros papás”– “pero nos falta aprender planificación financiera, no sabemos cómo hacer crecer el dinero”.

García dice que cuando nació su primera hija su padre le llamó para decirle que se jubilaba y que iba a necesitar el apoyo de sus hijos. Era un momento en el que crecían por ambos lados sus gastos y es cuando vivió en primera persona lo importante que es prepararse para la jubilación.

Este emprendedor afirma que aunque hay más oportunidades y mejores salarios para muchos latinos, no se están creando patrimonios. En su página web explica que muchas familias han crecido desconfiando de las instituciones financieras y por tanto se han alejados de ellas y de la posibilidad de contar con rendimiento de su dinero.

García recuerda con humor que los intereses que se ofrecen en las cuentas de ahorro son tan bajos que se los come la inflación (o el aumento de precios) por lo que el dinero no trabaja para el ahorrador.

Su convicción es que cuando el hábito de invertir se establezca y empiecen a crecer los patrimonios, la comunidad latina va a ver crecer su impacto.

Para ello, en Finhabits se ayuda al cliente a entender las propuestas de inversión, se proporciona material educativo y se recuerda cómo planificar para el objetivo que se tenga en mente cuando se quiere ahorrar. Y no se necesita tener mucho dinero para invertir.

Se puede empezar con $5 a la semana y las tarifas son mucho más bajas que las de otros servicios financieros tradicionales por que no se usa un cadena  intermediarios, $1 al mes en cuentas con saldos menores a $2.500 y un 0.5% si está por encima de esta cantidad. “Empezar con cantidades pequeñas hace todo más fácil, se puede asimilar mejor el ahorro y entender con claridad que a veces el dinero sube y otras veces baja porque se puede perder dinero a veces y eso es importante que se sepa”, aclara.

Esta información y otras accesorias además de una demostración del costo dependiendo de cantidades que se encuentra a primera vista en la página de la empresa porque García cree que es necesaria transparencia y evitar costos ocultos en este sector.

Carlos Garcia, Fundador de Finhabits.com en su oficina en Manhattan.
Carlos Garcia, Fundador de Finhabits.com en su oficina en Manhattan.

La empresa, que ofrece asesoría de inversión, permite abrir cuentas de ahorro para la jubilación IRA tradicional o Roth y se han creado carteras que valoran el perfil de riesgo del inversor. Una de las cosas que diferencia a esta empresa de otras es que puede invertir de forma individual pero también se apela a los empleadores a tender esta red financiera a los trabajadores.

En Finhabits trabajan siete personas y el propio García diseñó los algoritmos para las carteras de inversión.Es algo en lo que tiene una larga experiencia porque aunque este hijo de mexicanos trabajó durante años en Wall Street. Aunque se graduó en ingeniería eléctrica y ciencias computacionales en la prestigiosa universidad MIT de Boston, trabajó en el banco de inversión Merril Lynch y tras cuatro años, explica “me dediqué a ser emprendedor”.

“Esta es mi tercera empresa”, explica. “Me ha ido bastante bien, mi primera empresa era una compañía digital que se enfocaba en finanzas  y tecnología y hacíamos análisis de riesgos para instituciones y despues de tres años la vendimos con mucho éxito”. “Después de esa empresa empecé un hedge fund quantitativo y era una empresa de inversiones que solo usaba algortimos para decidir inversiones en todo el mundo”.

Estuvo en ese negocio tres años y hubo mucho interés de inversores institucionales pero se dio cuenta que ese conocimiento que había adquirido en los últimos años de finanzas y tecnología lo podía poner a prueba y a resolver un problema más grande que era hacer crecer con el tiempo el dinero que ganamos.

Finhabits está registrado como asesor financiero y es una empresa regulada como el resto de las formas de inversión.

Desde que empezó a funcionar completamente, el pasado febrero, se han abierto unas 13,000 cuentas y se está creciendo. García no revela la cifra pero dice que las carteras ya están manejando millones. No puede decir que la mayoría de sus clientes sean latinos pero ha enfocado la publicidad a través de medios digitales en zonas del país donde hay mayor concentración de esta comunidad.

Para lanzar Finhabits, García ha contado con una ronda del llamado capital semilla (inversión) por parte de inversionistas ángeles, pero de nuevo prefiere no hablar de cifras concretas.

Él cree que su empresa tienen un brillante futuro por delante entre otras cosas porque las empresas establecidas no entienden el potencial latino. “En unos años vamos a ser el JP Morgan de los latinos”, dice.

Barreras

El servicio de inversión siempre se ha visto como exclusivo y para personas adineradas. Carlos García quiere acabar con esta percepción pero reconoce que lo que más le ha costado al poner en marcha Finhabits es simplificar el mensaje de una industria, la de inversión, que durante muchos años “ha sido compleja sin necesidad”. Este empresario se queja de que hasta el nombre de las cuentas de jubilación, 401k, suenan mal.

De otro lado, lo que reconoce que le ayuda la necesidad que hay entre los latinos algo de lo que todos son conscientes. La gente no necesita muchas explicaciones para saber que necesitan este tipo de estrategias con su dinero.